Julius Evola. Septentrionis Lux


MUNDO MODERNO Y SABIDURÍA ANTIGUA, Arnaud Desjardins.
julio 11, 2021, 9:47 am
Filed under: Sin categoría
Mundo Moderno y Sabiduría Antigua Arnaud Desjardins| | - AliExpress

“El hombre moderno ha roto con ambas religaciones; la que lo unía con lo alto, porque ha hecho la experiencia de que es posible vivir prescindiendo de DIOS, y la que lo relacionaba con lo bajo, porque se ha alejado de la tierra… instalándose en el utopismo (las ideologías modernas y postmodernas). Quizás la mejor figura de este hombre sea la planta artificial. Ésta carece de raíces. No hacia lo alto, ya que ignora la luz del sol. No hacia lo bajo, ya que no recibe la humedad de la tierra.” (ALFREDO SÁENZ)

TITULO Y AUTOR: 

MUNDO MODERNO Y SABIDURÍA ANTIGUA, Arnaud Desjardins.

1 ¿Qué tipo de libro es? 

   Fundamentalmente un libro de crítica a la actual civilización (más bien parodia grotesca de la misma) que el autor inicia con el surgimiento del Humanismo, camuflado de “Renacimiento” (no precisamente en términos espirituales éste, como diría Evola desde un punto de vista tradicional el verdadero RENACIMIENTO fue el alto Medievo gibelino). Ya indicaron varios autores tradicionales algo muy característico de la subversión moderna, hoy tan actual pero que viene de centurias atrás como es el de la manipulación del lenguaje, la inversión diabólica del significado de las palabras… 

   En base a la Sabiduría Antigua y a la Tradición Sapiencial, el autor enumera y analiza las contradicciones intrínsecas de esta civilización, las amenazas que ella misma hace nacer y que cada vez son más numerosas, los graves peligros, materiales y psicológicos (no digamos espirituales) que corre la humanidad, la insatisfacción, la inquietud y la oposición creciente, el nivel de locura, necedad, imbecilidad y maldad generalizadas, todos “signos de estos tiempos” (donde cada vez más “el desierto crece y avanza…), “nos autorizan a poner en duda la solidez y el valor de los cimientos sobre los que los hombres hemos construido el mundo moderno” (A. Desjardins); aunque más justo sería decir CONSTRUIDO por los que realmente han conspirado contra la Tradición para preparar el advenimiento de un “mundo gobernado por personajes que no pueden ni imaginar aquellos cuyos ojos no penetran entre los bastidores”, como dijera un personaje nefasto y abiertamente antitradicional como era Benjamín Disraeli (judío, para más señas…) 

   Un poco a modo de simplificación, una de las características fundamentales de la Modernidad en general y de esta Edad Crepuscular en particular -y muy típico de los actuales sistemas demoplutocráticos-, es el de la charlatanería zafia, vacía e insustancial, el odio, la suciedad, el ruido, un activismo contra natura, enfermizo y envilecedor, la repugnancia por la estabilidad, la belleza, el orden, el culto del mero ESTAR sobre el SER, el predominio del PATHOS sobre el ETHOS, la pseudocivilización del Yo Egótico sobre la verdadera civilización del Sí Interior, la carencia absoluta de valores y de referentes verdaderamente elevados en un odioso mundo donde todo es relativo, sometido a duda y discutible; como decía José Antonio estamos ya inmersos en un mundo donde ya no existen entidades de valor permanente. El mismo Antonio Medrano distingue a aquellos en que sus “vidas” se limitan a un mero EXISTIR, es decir aquellos que viven completamente descentrados, sin principios ni valores ni referentes verdaderamente elevados; luego están aquellos que su vida -férrea, ardorosa y auténticamente vivida-, es un continuo INSISTIR, es decir vivir hacia dentro de uno mismo, en torno a un Centro espiritual y metafísico, con una Norma y Guía existenciales. Es la diferencia fundamental que hay entre el moderno subhumano democrático con respecto al Hombre de la Tradición, es la diferencia esencial que hay entre una Civilización del Estar y una Civilización del Ser: mientras aquella vive sobre arenas movedizas y sobre la Mentira, ésta última sobre la Verdad, sobre lo que es Eterno e Inmutable. MUNDO MODERNO O SABIDURÍA ANTIGUA. El Hombre de la Subversión o el Hombre de la Tradición, no hay más… 

   “Ser” es la palabra clave, y más en nuestros días donde en las sociedades se ha implantado un infernal sistema de vida puramente vegetativo o todo lo más, animalesco. Un mundo que renuncia al Ser y a la Sabiduría está fatalmente condenado a perecer bajo indescriptibles sufrimientos y destrucciones, es un mundo ya espiritualmente muerto y pronto los gusanos y las ratas devorarán ese cadáver: “Los hombres, en el mundo moderno, se arremolinan angustiados, como ratas en un laberinto de laboratorio” (N. G. Dávila). Las sociedades tradicionales se basaban en la certeza de que el verdadero sentido de la vida humana “en este mundo” se basaba en el Ser y no en el Tener, un camino preparatorio para el acceso a la Patria celeste o en otros casos, la conquista de la verdadera Inmortalidad. 

   Evidentemente es cierto que se necesita un mínimo de tener para poder ser. Ese tener puede ser material, intelectual o emocional: ropa, un hogar, alimento, amigos, camaradas, cónyuge, hijos, conocimientos, etc. Pero no hay que confundir lo que es necesario para poder desenvolverse en este mundo con lo que es verdaderamente fundamental y esencial. La verdadera Liberación (con mayúscula), al contrario de lo que proclama la chusma democrática y demoburguesa, no es cuando “más se tiene” sino cuando “más se es”, cuando uno consigue forjarse una verdadera personalidad en torno a una sagrada Visión del Mundo. “El mundo moderno no reconoce ninguna base metafísica; alardea, por el contrario, de haber hecho de la realidad aparente, la del hombre y la del universo, el suelo firme sobre el que ha edificado su civilización hoy vacilante” (A. Desjardins). La LEY DEL TENER y la LEY DEL SER, son las dos formas categóricas y paradigmáticas existenciales que separan espiritualmente a la subhumanidad de la verdadera humanidad; las “Dos Razas” -entendidas desde un punto de vista ontológico y metafísico-, tal como expusieron en uno de sus manifiestos allá por los años 60 del pasado siglo un interesante grupo de carácter neofascista y evoliano en Italia (Grupo los Dioscuros). 

   Formarse, leer constantemente, meditación y oración, Sabiduría Activa frente al activismo desenfrenado y diabólico de la Modernidad, montaña, deporte, unión de la Acción y de la Contemplación en una síntesis superior, estas son las formas de heroísmo que desde aquí invitamos a abrazar a todo aquel que existencial y espiritualmente se considere enemigo o esté al margen “de un mundo donde lo ideal es hacerse gregario” (Henry de Montherlant). CONOCER ES SER… 

   “Desde el momento en el cual el Hombre ha aparecido sobre la tierra en su forma actual, se han manifestado en él dos instintos profundos, dos almas, dos razas permanentemente en lucha entre sí en una guerra única cuyos opuestos objetivos tienen por nombre ESPÍRITU  y MATERIA, INTEGRACIÓN y DISOLUCIÓN. 

   “Dos instintos profundos, pero significando en realidad, una clara y luminosa vocación espiritual contrapuesta a un oscuro perderse de la forma y de las sensaciones; dos almas, pero una de ellas de origen divino y la otra tendiente a convertirse en subhumana; dos razas, pero una es la raza por excelencia puesto que el Espíritu tiende a unirse a la Materia en una armonía perfecta y la otra, la raza de la horda y del caos que brama ansiosamente por perderse en las dimensiones ilusorias del tiempo y del espacio”.

Los Dioscuros. Las Dos Razas, 1969 (¿?)

2.-  Resume su temática 

   En líneas generales una total negación de la Modernidad y de todos los pseudo-valores que de ella han emanado. Por contra, la Tradición Sapiencial es la Norma y el Eje, el germen imperecedero de todo lo sagrado, de todo el Universo manifestado -Macrocosmos y Microcosmos-, el fundamento de todas las tradiciones secundarias, el depósito Eterno de la Doctrina y del Conocimiento divinos, en una palabra, el Templo de la Verdad eterna e imperecedera, la IDEA siempre fresca y joven (nuestra verdadera Patria como dijo Evola). “La Primavera que por Cielo, Tierra y Mar se espera” en un mundo que se consume, llora y gime devorado por la Maldad y las Tinieblas. 

3.-  ¿Quién es su autor? 

   Arnaud Desjardins (18 de junio de 1925 – 10 de agosto de 2011) es uno de los primeros occidentales en descubrir y hacer descubrir, mediante documentales televisados, las grandes tradiciones espirituales ignoradas por los europeos: el hinduismo, el budismo (tibetano y zen) y el sufismo de Afganistán. Nacido en Francia dentro de la herejía protestante, su fuerte espiritualidad le hizo alejarse de la misma llegando a ingresar en un monasterio católico cisterciense. Más tarde se interesó por el Hinduismo y el Budismo. 

4 ¿Es parcial o imparcial en el tema que trata?

   Totalmente parcial. 

5.- Detalles de la edición 

  EDICIONES DE LA TABLA REDONDA, Editorial Sirio,1987. 

6.- Desacuerdos, anécdotas a su alrededor y relación personal con el mismo. 

   No lo conocía antes de leer este libro. Ciertos desacuerdos con el excesivo orientalismo del autor, muy en la línea de René Guénon. A este respecto ya Julius Evola en su “Cabalgar el Tigre” criticaba a los que en esta fase final del Kali-Yuga buscaban presuntos “paraísos espirituales” en Oriente: “el desierto avanza”,  y además a una velocidad cada vez más arrolladora y global. Además deja claro Evola que en cuanto a doctrinas espirituales y sapienciales, Occidente tampoco tiene nada que envidiar a Oriente. Por otro lado recalca que si la aberración moderna conquistó primeramente a Occidente para luego extender sus errores mundialmente, tampoco quiere decir que en un mañana más o menos próximo seamos los primeros en desembarazarnos de esa monstruosidad (aunque difícil lo vemos hoy en estos tiempos que corren…) 

7.- ¿Por qué lo elegiste para leer? 

   El título del libro de por sí ya es altamente sugestivo, y su temática aún más. 

8.- ¿Cuál es tu valoración del libro como tal?, ¿y su temática? 

   Altamente positivos ambos.

9.- ¿Para quién está enfocado este libro? 

   Para todo aquel que vea la Modernidad como una auténtica anomalía y subversión, una calamidad que nos ha conducido a la actual “Gran Parodia” (René Guénon), es decir a la ruptura con la Tradición y a la instauración de la civilización más enteramente materialista y titánico-demoníaca de la Historia. 

10.- A quién lo recomendarías? 

   A todo Hombre de la Tradición.

Joan Montcau



BARCINO IDENTITARIO: El Gorgoneion de L’Hospitalet
junio 5, 2021, 9:08 am
Filed under: Sin categoría
La Medusa de L'Hospitalet - Villa Es Raig
ARXIU HISTORIC SANTA EULALIA PROVENÇANA: VADEMECUM “PROVENÇANA, BRESSOL DE  L'HOSPITALET”. (III)
Museu de l'Hospitalet - Museu d'Historia de l'Hospitalet. Museo |  ARTEINFORMADO
Museu de Arqueologia de Cataluña - Barcelona · Visitmuseum · Catalonia  museums

BARCINO IDENTITARIO: El Gorgoneion de L’Hospitalet

“Roma, antigua señora del mundo, en nombre de nuestros muertos gloriosos que dieron su vida para hacer posible este día maravilloso, te saludamos”.

Benito Mussolini

“Desde aquí hasta Tarraco se encuentran las poblaciones de Blande, Iluro, Baetulo, Barcino, Subur, Tolobi; los pequeños ríos Baetulo, el Rubricatus, al costado del Monte de Júpiter, en la costa de Barcino, y el Maius, entre Subur y Tolobi”.

Pomponio Mela

“Dichoso aquél que recuerda con agrado a sus Antepasados, que gustosamente habla de sus acciones y de su grandeza, y que serenamente se alegra viéndose al final de tan hermosa fila”.

Goethe

En la mitología griega, Medusa (“guardiana”, “protectora” en griego antiguo), era un ser originariamente telúrico-demoníaco de carácter femenino (1); según la leyenda transformaba en piedra a todo aquel que la mirara fijamente a los ojos por el espanto y horror que causaba, y que fue decapitada por el Héroe Solar Perseo para luego utilizar su cabeza como arma, ello hasta que se la dio a la diosa Atenea para que la pusiera en su escudo: la égida; según Homero se trataba del escudo o la armadura de Zeus en cuyo centro portaba precisamente la cabeza de Medusa para infundir terror a sus enemigos. La égida fue considerada en la antigüedad como el símbolo de invulnerabilidad e invencibilidad emanada de los Dioses. Se sabe que incluso los emperadores romanos eran representados con un amuleto colocado en su pecho, un pequeño escudo adornado con la cabeza de Medusa. Así pues, desde la Grecia clásica la cabeza de Medusa es considerada como un símbolo icónico contra el Mal, los malos augurios y espíritus -así como su utilización para fines bélicos-, conocido como Gorgoneion. Dado el carácter ambivalente de los símbolos tradicionales, nuevamente vemos que un símbolo inicialmente negativo ligado al elemento telúrico y ctónico (perteneciente al elemento tierra), acaba transformándose en un símbolo de carácter cultual ligado a la ascesis guerrera y de combate contra las potencias subversivas y de la oscuridad. Todo símbolo tradicional tiene dos aspectos, uno positivo y de carácter aristocrático-solar, y otro, como si se tratara de la imagen invertida en un espejo, de carácter negativo y telúrico-lunar.

En torno a la segunda mitad del Siglo XIX, concretamente en la localidad barcelonesa de Hospitalet de Llobregat (Provençana como se conocía en el Medievo, “villa Provençana” en el año 908), un labrador descubrió mientras araba la tierra, un bloque redondo de mármol amarillento (procedente al parecer de la montaña sagrada de Mons Iovis), de 52 x 54 x 30 cm que presenta esculpida la cara de Medusa, ello muy cerca de la ermita de Santa Eulalia de Provençana (Siglos XI-XII); a nivel simbólico, recordemos la práctica y el rito de la fundación de ciudades de la antigua Roma, rememorando al primitivo núcleo urbano que delimitó el mítico fundador de Roma -Rómulo- con el arado… Dicha Cabeza de Medusa está fechada entre los Siglos I-II después de Cristo, y se cree que debió de pertenecer a un gran complejo funerario que había en la zona, el mismo dentro de una villa romana aún más extensa que existía mucho antes, en torno a los Siglos II-I antes de Cristo; desde entonces dicho hallazgo arqueológico tan valioso es conocido como la “Medusa de Provençana”; Provençana era, como hemos dicho, el nombre medieval de Hospitalet de Llobregat. Concretamente la parte de Hospitalet donde apareció esta joya arqueológica de origen romano, nos muestra pues la preservación del nombre romano de dicha zona: Villa de Provius o Proventius, muy probablemente éste fuera el héroe epónimo fundador y posterior propietario del lugar que incluso hoy conserva el nombre originario, lugar o zona de poder sin duda hoy presidido por la bella ermita románica (S. XI-XII) que lleva el nombre de Santa Eulalia de Provençana (2). Cuando se construyó la rectoría de dicha ermita, cerca se encontraron unos restos arqueológicos romanos, haciendo pensar por tanto en la existencia previa de un asentamiento o villa romana en la zona, restos que hoy pueden verse en el Museo de Historia de la ciudad; la localización de dicha villa romana aún tomó más fuerza tras el hallazgo de la Cabeza de Medusa y que hoy en día está expuesta en el Museo Arqueológico de Cataluña, ya en la ciudad de Barcelona y ubicado el mismo precisamente en la falda de la montaña de Montjüic, bautizada por los romanos como Mons Iovis (Monte de Júpiter), montaña de resonancias míticas y metahistóricas ya que según la leyenda el Héroe Solar Hércules fundó la ciudad de Barcelona sobre la cima de ese cerro sagrado. El arqueólogo y filólogo J. Morán, que afirma tajantemente de la existencia entre los Siglos II y I antes de Cristo de un lugar poblado y cuya vida del mismo continuó a lo largo del Alto imperio, dice: “En este caso se trata de una evolución de nombre propio: Provius o Proventius. De acuerdo con la evolución lingüística, los antropónimos latinos que han evolucionado a topónimos catalanes acabados en –à (por ejemplo, Quinçà, topónimo situado en el núcleo de Hospitalet), indican que se tratan del nombre del fundus o praedium, es decir, el terreno del propietario donde se encuentra; mientras que los que presentan el sufijo –ana (por ejemplo, Provençana), designarían la correspondiente villa, estación, mansión, etc… es decir, el edificio como lugar físico. Por tanto, en este lugar existía una villa o mansión Proventiana, ateniendo al nombre del propietario del edificio” (3).

Tuvo que tratarse, pues, de un lugar muy importante durante la época romana, ya que precisamente muy cerca pasaba el ramal costero del antaño eje viario sagrado conocido como Vía Augusta (4), cuyo curso hospitalense corresponde al actual trazado de las actuales calles de Santa Eulalia, Prat de la Riba y Major. En cierto modo la Vía Augusta delimitaba las dos zonas de Hospitalet conocidas como el Samontà (montaña) y la Marina (zona de humedales del Delta del río Llobregat, “Rubricatus”). Las zonas de “montaña” propiamente dichas, se tratarían de pequeños cerros de no más de 25 metros de altitud, hoy desaparecidos bajo el gigantismo masificador plutocrático y la salvaje especulación urbanística y patrimonicida que

ha sufrido la ciudad a lo largo del Siglo pasado, sobre todo en su segunda mitad, ya que hasta la primera mitad del mismo fue básicamente una localidad agraria y ganadera (fue en 1925 cuando se le concedió el estatus de ciudad); según el sistema de organización y de división del territorio romano (centuratio o limitatio), corresponderían a los actuales barrios de la Torrassa, la Riera Blanca, Las Planas, La Florida, Collblanc, Pubilla Casas, Sanfeliu, Can Serra (5); por otro lado hay que recordar que hasta bien entrado el Siglo XX, la Marina fue uno de los deltas fluviales mundialmente más fértiles superando incluso al Delta del río Nilo, siendo considerado por muchos como el granero de la Europa de entonces (¡¡¡quién lo diría hoy!!!). Se sabe que la línea de costa en torno a los Siglos VII-VIII dC, por ejemplo, estaba situada aproximadamente en el actual trazado de la carretera del Mig, es decir a poco más de un Km del emplazamiento de la ermita de Santa Eulalia de Provençana… En definitiva, según palabras del historiador y arqueólogo Josep Maria Solias i Arís sobre el emplazamiento indicado: “Por tanto, hemos de concluir que se trata de un yacimento al pie de una vía de comunicación estratégica y cerca de la línea de costa, que presenta un monumento funerario que muestra una cierta riqueza, perteneciente probablemente al poseedor del lugar, en una zona relativamente próxima a la colonia Barcino, cosa la cual nos inclina a pensar en un asentamiento importante” (6).

Como decía José Antonio Primo de Rivera, hay que escarbar y quitar esa “capa falsa, chabacana, decadente”, esa roña putrefacta que recubre a nuestras ciudades hoy convertidas en odiosas y monstruosas máquinas plutocráticas productoras de odio, cretinez, basura, fealdad y barbarie (entre las que hoy Hospitalet es paradigma como megalópolis ultramasificada que es hoy…), para reencontrarnos nuevamente con la otra España, «la exacta, la difícil»; reencontrarnos nuevamente con el Mito y con el Símbolo hoy tan relegados y denostados por la tiranía democrática y el moderno demonismo del hombre-masa sin alma ni conciencia. Reivindicamos pues uno de nuestros grandes símbolos identitarios de Iulia Augusta Faventia Paterna Barcino, hija de la divina Roma. Así pues, la Hermandad Totalitaria Barcino-Rubricatus rehabilita uno de los grandes símbolos icónicos de la ciudad, prácticamente relegado hoy al olvido o desconocido por la gran mayoría de los barceloneses (y no digamos de los hospitalenses). “Pueblo que no mira atrás hacia sus Antecesores, tampoco mirará hacia la posteridad” (Edmund Burke).

FUERZA HONOR Y TRADICIÓN

Joan Montcau

NOTAS:

(1)- En la mitología griega, hija de Forcis y Ceto, o a veces de Tifón y Equidna, en ambos casos monstruos ctónicos del mundo arcaico; una de las tres Gorgonas, la única que era mortal y

visible a los hombres. Poseidón se transformó en pájaro para poseerla, y profanó el Templo de Atenea (Diosa de la Sapiencia, hija de Zeus), que, irritada, transformó los cabellos de Medusa en serpientes. De la unión de Poseidón y Medusa nacieron Crisaor y el Caballo Pegaso (símbolos de la aristocracia guerrera y de la espiritual respectivamente, representados ambos como un jabalí y como un caballo blanco alados). Perseo la mató, ofreciendo la cabeza a Atenea, que la usó como ornamento de su escudo.

(2)- Dicha Iglesia se encuentra situada tocando la banda sur del trazado litoral de la Vía Augusta, en la Calle de Santa Eulalia, equidistante en unos dos kilómetros aproximadamente del núcleo de Hospitalet y de la montaña de Montjüic (Mons Iovis).

(3)- Josep Moran i Ocerinjauregui (1994) “Toponímia romana del Baix Llobregat”. Ed. Ajuntament del Prat de Llobregat, Columna – El Pont de Pedra, El Prat.

(4)- La Vía Augusta es la calzada romana más larga de Hispania con una longitud aproximada de 1.500 km que discurrían desde los Pirineos hasta Cádiz, bordeando el Mediterráneo, constituyendo el eje principal de la red viaria en la Hispania romana. También se la conoció como Vía Hercúlea o Vía Heráclea. El Emperador Augusto le daría nombre, a raíz de las reparaciones y reconstrucciones que se llevaron a cabo bajo su divino mandato, sobre los años 8 y 2 A. C.

(5)- La centuriación (en latín centuriatio o, más generalmente, limitatio), también conocida como cuadrícula romana, era un método de división de la tierra en partes iguales, equivalente a una cuadrícula sobre un plano.

(6) -SOLIAS, J.M. “El Baix Llobregat romà” II Jornades Arqueològiques del Baix Llobregat, Sant Boi de Llobregat, Novembre 2003.



MARCHA POR BAIX PENEDÈS (12-05-2021)
mayo 22, 2021, 9:37 am
Filed under: Sin categoría
Cal Palau de Torregassa - Sant Jaume dels Domenys - Pobles de Catalunya
Església de Sant Llorenç - Llorenç del Penedès - Pobles de Catalunya
El castillo de Llorenç del Penedès, a la venta por 1,5 millones de euros
El castillo de Llorenç del Penedès, en venta por 1,5 millones | Diari de  Tarragona
Centenari del Celler de l'Agrícola i Secció de Crèdit de Llorenç del  Penedès | Federació de Cooperatives Agràries de Catalunya
Ermita de l'Estrella - Llorenç del Penedès - Pobles de Catalunya
Castillo de Santa Oliva en Santa Oliva, Tarragona | CastillosNet
Castillos de España: Torre del Puig (El Vendrell, Tarragona)

MARCHA POR BAIX PENEDÈS (12-05-2021)

  “La vida de cada hombre es un camino hacia sí mismo, el ensayo de un camino, el boceto de un sendero”.

Hermann Hesse

“De mi oscuridad surgió una luz e iluminó mi sendero”.

Gibran Jalil Gibran

“Caminar es la mejor medicina de un hombre.”

Hipócrates

   El Bajo Penedés (oficialmente en catalán, Baix Penedès) es una comarca catalana situada en la provincia de Tarragona, teniendo como capital El Vendrell. El pasado día 12 del presente mes, camaradas de la Hermandad Totalitaria Barcino efectuamos una nueva ruta de aproximadamente unos 15 km entre los municipios de La Torregassa y El Vendrell, pasando por Sant Llorenç del Penedès, Banyeres del Penedès y Santa Oliva.

   Partimos de La Torregassa, antiguo pueblo hoy muy urbanizado perteneciente al municipio de Sant Jaume dels Domenys, lo que aquí nos interesa precisamente es su núcleo antiguo, entre lo que se destaca principalmente una masía del Siglo XVIII (Cal Pau), que presenta un bonito portal adobellado datado del 1771; la misma tiene adosaba la capilla de San Antonio Abad construida en 1813 como aparece inscrito en la piedra de su entrada principal. Desde la glorieta que hay en forma de pequeña balconada frente a dicha capilla, las vistas de los bosques, prados y sembrados del Penedés son verdaderamente espectaculares; nos internamos por los mismos a buen ritmo hasta llegar a la localidad de Sant Llorenç del Penedés, donde se encuentran varios elementos arquitectónicos de gran interés; destacamos principalmente la Iglesia de Sant Llorenç, inicialmente del Siglo XIV pero íntegramente restaurada por el Estado del 18 de Julio a principios de los años 50 del Siglo pasado, de estilo neorrománico su fachada. De dicha Iglesia destacamos principalmente su pica bautismal de inmersión del Siglo VIII, de estilo prerrománico. Destacar también el Castillo de Llorenç, inicialmente del Siglo XIV, pero restaurado entre los Siglos XVIII y XIX. De gran interés arquitectónico igualmente el Celler Cooperatiu, edificio de estilo modernista datado en 1918, al parecer uno de los primeros de la comarca y hoy catalogado como Bien Cultural de Interés Local; la Ermita de la Virgen de la Estrella -patrona de la juventud del pueblo-, construida inicialmente en 1940, aunque reconstruida a principios de los 70, y también de estilo neorrománico; es curioso como toda aquella religiosidad y devoción populares que entonces existían no sólo en Cataluña sino en todo el conjunto patrio hacia todo lo sacro, -calificadas, por cierto, de forma despectiva por la chusma post-conciliar como “paganas”-, hoy en estos tiempos terminales de postmodernidad nihilista, idiotizante y apocalíptica brillan por su ausencia; los destrozos y las perversiones que emanaron de la anti-tradicional y contra-iniciática Iglesia de Judas (1) nacida con el satánico CVII, en el caso de la antaño ultracatólica España han sido verdaderamente destructivos y corrosivos… En fin, sin poder visionar la totalidad de los elementos de interés arquitectónico y artístico del pueblo, ya que el tiempo nos apremiaba, decidimos continuar la marcha hacia el siguiente objetivo, la localidad de Banyeres del Penedés.

   Nos adentramos en la localidad de Banyeres del Penedés, zona donde se descubrió hace unos años (2018) por georadar una ciudad ibérica, de nombre desconocido, que debió ser habitada entre los siglos VI y III A.C, de una importancia comparable a la de Ullastret (Girona), el mayor núcleo urbano de los íberos descubierto en Catalunya. En total dos hectáreas y media de calles y murallas, con cerca de 200 viviendas y quizás un foso defensivo, y posiblemente el doble de esa superficie debajo de las construcciones modernas; según el catedrático de Arqueología de la Universidad de Barcelona Joan Sanmartí, “el asentamiento de Banyeres del Penedès debió ser una ciudad de segundo nivel de la vieja Cessetania íbera –con capital en Kesse, luego la Tarraco romana-, al nivel de otras como las de El Vilar (en Valls) o Darró (en Vilanova i la Geltrú)… Posiblemente estas ciudades funcionaban como pequeños estados, recaudando impuestos y controlando su territorio, con dependencia de la capital, Kesse en este caso”. Precisamente en un promontorio que hay a la entrada del pueblo, muy cerca del polígono industrial, se hayan los restos de una necrópolis también de origen ibérico (Siglos VI-V A.C.) descubiertos en 1960, y que por supuesto también visitamos, al igual que el campo de silos que está situado entre El Pujol, Can Canyís y Masies de Sant Miquel, una serie de estructuras excavadas posiblemente utilizadas en época ibérica para almacenar grano. El siguiente objetivo de la ruta que nos habíamos marcado era la bella localidad de Santa Oliva.

   El recorrido entre las localidades de Banyeres del Penedés y de Santa Oliva en gran parte fue por carretera, no muy agradable dada la estrechez del arcén, aunque alguna vez conseguimos entrar campo a través intentando buscar algún sendero alternativo lejos del asfalto y de los vehículos; además dado que nos habíamos saltado y pasado literalmente por el arco del triunfo el maldito y dictatorial confinamiento comarcal plandémico -impuesto de forma tiránica por la inmundicia plutocrática-, no era muy recomendable estar a la vista de su odiosa guardia de la porra sistémica y así evitar posibles sanciones de la hez policial y político-separatista.

   Llegamos al pueblo de Santa Oliva, nos dirigimos primeramente hacia el impresionante Monasterio con la iglesia adyacente de Santa María, conjunto monumental del Siglo XII construido sobre un antiguo asentamiento romano según algunas prospecciones arqueológicas efectuadas durante la rehabilitación de dicho Monasterio. Durante el Siglo XII Santa Oliva sufrió una razzia por parte de las hordas sarracenas que finalmente fue felizmente aplastada. Nos encaminamos seguidamente a la parte alta del pueblo donde se haya ubicado el Castillo de la Virgen del Remedio, construido entre los Siglos XI y XII y que pasó a manos de la Orden Benedictina a partir del Siglo XIII. En 1610 la Sala de Armas del Castillo se convirtió en el Santuario de la Mare de Déu del Remei, advocación que mantiene en la actualidad. Como dijo José Antonio, lo religioso y lo militar son los dos modos más enteros y serios de entender la vida, y así se escribieron las páginas más bellas, nobles, épicas y gloriosas de esta tierra sagrada de España, la divina Tierra de nuestros Padres y Ancestros, desgraciadamente hoy en sus horas bajas y en manos de una caterva de canallas y de rufianes de la peor especie: SOLVE ET COAGULA!!! … Por otro lado, señalar también que entre los municipios de Santa Oliva, Banyeres y Albinyana, aún se pueden observar entre los llanos, campos de cultivo y descampados, algunos restos de lo que durante la Cruzada fue un extenso Campo de Aviación de las hordas rojas, construido en 1938, y en el que aún se conservan varios refugios antiaéreos de esa época; dicho Campo de Aviación dejó de estar operativo en 1940 tras la Victoria del Ejército Nacional y del Nuevo Estado. De hecho, hay una ruta guiada y muy bien señalizada de la zona que harían las delicias de todos aquellos que les apasione todo lo relacionado con el turismo o la arqueología militar.

   Nuevamente nos introducimos en la carretera comarcal de camino hacia El Vendrell, capital de la comarca del Baix Penedés. Nuestro siguiente y ya último objetivo fue la Torre del Puig (S. XIX), ubicada a unos 70 metros de altitud sobre la cima de un cerro y que fue construida durante la III Guerra Carlista (1872-76). Hoy catalogada como Bien Cultural de Interés Nacional, sobre la cima y explanada del cerro hay una vistas y unas panorámicas inmejorables de la ciudad y de la riera que pasa sobre sus frondosas faldas; a unos metros de la torre en ruinas, hay una gran Cruz de Hierro frente a la que oramos y recordamos a aquellos gloriosos héroes carlistas que hicieron frente, que lucharon y que cayeron frente a la barbarie liberal y en defensa de la sagrada Tradición Hispánica, y a los que la Hermandad Totalitaria Barcino presentó y rindió todos los honores: “Ningún pueblo se ha levantado de su postración maldiciendo los días lejanos y grandes de su Historia …”, decía nuestro gran Juan Vázquez de Mella. ¡¡¡SEMPER FIDELIS!!!.

FUERZA HONOR Y TRADICIÓN

Joan Montcau

NOTAS:

(1)- “La audaz idea de la libertad de pensamiento… ―aquí se puede hablar de una revolución que viene de nuestras logias masónicas― ha expandido magníficamente sus alas sobre la cúpula de San Pedro”, esto decía el masón Yves Marsaudon en 1965, más claro agua… El Concilio Vaticano II fue un concilio que se celebró entre los años 1962 a 1965. El Vaticano II fue un concilio que constituyó una verdadera revolución, o mejor dicho ataque y subversión, contra los 2000 años de enseñanza y tradición católica. Como vimos posteriormente, el Vaticano II contenía varias herejías que fueron directamente condenadas por los Papas y Concilios incluso del más inmediato pasado. El Vaticano II se propuso dar a los católicos una nueva religión, una parodia grotesca, caricaturesca y diabólica de la misma más bien. En el período siguiente al Vaticano II, se impulsaron masivos cambios en todos los ámbitos de la fe católica, incluyendo la implementación de una nueva misa, el camino hacia un caos desastroso como denunciara Julius Evola. Era el nacimiento de la Iglesia de Judas, de la Contraiglesia del Anticristo con su falso, cínico e hipócrita ecumenismo mundialista y multicultural.



UNA VOZ QUE CLAMA EN EL DESIERTO
mayo 8, 2021, 7:56 am
Filed under: Sin categoría
Conozca el origen de la moreneta, la Virgen de Monserrate – El Visitante
Parroquia de la Concepción - Actividades Semana Santa

«Sin la comunidad de Tradición no hay Patria».

JUAN VÁZQUEZ DE MELLA

“Una sociedad sin religión, no es más que un conjunto monstruoso de hombres, que sólo saben gritar, aborrecerse y despedazarse.”

ANTONIO APARISI Y GUIJARRO
  

   Con motivo de la conmemoración de Nuestra Señora de Montserrat, más popularmente conocida como La Moreneta, el pasado sábado 24 de Abril asistimos a la Santa Misa según el rito tradicional oficiada por el Padre Javier Utrilla. Tal celebración se adelantó tres días ya que realmente la Iglesia Católica homenajea a la Patrona de Cataluña el 27 de Abril.

   Dice la tradición, que unos niños pastores encontraron en la montaña la imagen de la Virgen de Montserrat en el año 880. Al enterarse de la noticia, el obispo de Manresa intentó trasladar la imagen hasta la ciudad, pero fue imposible. Aquello se interpretó como el deseo de la Virgen de permanecer en el lugar, por lo que ordenó la construcción de la ermita de Santa María, origen del actual monasterio. Ciertamente la montaña por su carácter ascendente, axial y vertical, punto de unión o de conexión entre el Cielo y la Tierra, es uno de los símbolos fundamentales de la ciencia sagrada. El simbolismo de la montaña aparece repetidamente en el Evangelio: recordemos el Sermón de la Montaña, el episodio de las tentaciones a las que Satanás sometió a Nuestro Señor Jesucristo en la cima de un monte, la elección de los 12 discípulos también sobre un monte, sus retiros espirituales en el Monte de los Olivos, la Crucifixión misma de Nuestro Señor sobre el Monte Gólgota, la aparición a los apóstoles también sobre un monte tras la Resurrección, etc. “Las montañas constituyen un mundo aparte: son menos una parte del planeta que un reino independiente, insólito y misterioso, en el que las únicas armas para aventurarse son la voluntad y el amor» (Gaston Rebuffat). En la montaña uno se siente más cerca de la Divinidad al mismo tiempo que uno se aleja de la masa, de la mundanidad y de lo indiferenciado, y más en estos tiempos apocalípticos en los que vivimos. La reconquista de la Unidad y de lo Absoluto sobre la dispersión, el caos y la desintegración tan característicos del repugnante demonismo moderno que tan arrolladoramente avanza desde el advenimiento triunfante de las subversiones humanista y protestante, las dos primeras grandes revoluciones neta y totalmente anticristianas y de las que emanarían en adelante todas las aberraciones habidas y por haber: absolutismo, liberalismo, evolucionismo, existencialismo, psicoanálisis, anarquismo, pseudoespiritualismo, marxismo, democracia, nacionalismos centralistas o periféricos, materialismo biológico, relativismo, cientifismo, etc; cuando el hombre rompe todo vínculo con lo sagrado y con la Tradición, se abren las puertas del Infierno en el mundo…

   La capilla de la Inmaculada Concepción viene a ser como un oasis de paz y de espiritualidad en medio del inmenso detritus que es hoy la putrefacta Barcelona plutocrática, mundialista y progresista, hoy un verdadero desierto espiritual y una grotesca parodia de lo que fue la verdadera Barcelona tradicional y católica. Cuando penetramos en el interior de la capilla, nos vino a la memoria unas palabras del Evangelio: “Entren por la puerta estrecha, porque es ancha la puerta y espacioso el camino que lleva a la perdición, y son muchos los que van por allí. Pero es angosta la puerta y estrecho el camino que lleva a la Vida, y son pocos los que lo encuentran”… Es la diferencia de vivir y de desenvolverse en un espacio sagrado o un espacio profano (profanado y profanador más bien, “el mundanal ruido” del que hablaba nuestro Fray Luis de León).

   Extraordinario responso del Padre Utrilla, hizo un balance en líneas generales del proceso de decadencia que ha sufrido el pueblo español desde hace ya varios siglos, proceso de decadencia y de degeneración paralelo a la pérdida de la fe y de su unidad de destino y de misión, ello hasta llegar al siglo XIX -el siglo del materialismo burgués por excelencia- con la descomposición de la Catolicidad debido a la penetración de las satánicas ideas de la Ilustración que hicieron estragos en nuestra Patria, así como todas las ideologías disolventes y antidivinas que surgieron tras la descomposición de la ecúmene de la Cristiandad europea y del Sacro Imperio, así como también del Imperio Español (que en sí constituyó un auténtico milagro histórico). En España, en pleno proceso disgregador y de caída por la pendiente, sólo el Tradicionalismo Carlista mantuvo con valentía y brío las llamas de la Fe y de la Tradición, de la verdadera España en definitiva. Una auténtica Hermandad sagrada y heroico-militar en lucha contra los eternos enemigos de Las Españas, cosa que demostró en tres Cruzadas contra la canalla liberal en aquel infausto S. XIX, y que culminó con la Santa Cruzada de Liberación Nacional de 1936-39 que aportó miles y miles de mártires a la Catolicidad; batalla mítica y legendaria entre las Dos Ciudades de San Agustín -la Ciudad de Dios y la Ciudad del Hombre-: “dos amores fundaron dos ciudades, es a saber: la terrena el amor propio hasta llegar a menospreciar a Dios, la celestial el amor a Dios hasta llegar al desprecio del sí propio. La primera puso su gloria en sí misma, y la segunda, en el Señor; porque la una busca el honor y la gloria de los hombres, y la otra estima por suma gloria a Dios” (San Agustín). Guerra sagrada la de 1936-39 donde precisamente el Tercio de Requetés de Nuestra Señora de Montserrat constituyó una de las unidades militares de la España Nacional más famosas y condecoradas de la contienda, destacando por su participación en el Frente de Aragón y en la batalla del Ebro. El Tercio de Nuestra Señora de Montserrat es reconocido en la historiografía como la unidad del bando nacional que durante la contienda sufrió un mayor número de bajas en porcentaje o en términos comparativos. El número total de efectivos que lucharon en el Tercio está estimado en torno a unos 1600 oficiales y requetés. Una verdadera aristocracia religioso-miitar al servicio de la Patrona de Cataluña, Nuestra Señora la Virgen de Montserrat. ¡¡¡Qué diferencia la de aquellos valientes y creyentes catalanes con el nauseabundo panorama de la Cataluña actual!!!

   Por desgracia, a la corta o a la larga como hemos visto, y tal como está hoy la situación de nuestra Patria, forzoso es decir que aquella fue una de tantas “victoria sin alas”, quizás porque sus frutos no fueron o no quisieron ser bien aprovechados por los encargados en mantener el espíritu y la gestión de aquella Victoria sin parangón contra la peste masónico-liberal y marxista, aunque  preciso es reconocer que el nefasto Concilio Vaticano II (1962-65), vendría a agravarlo aún más todo con el verdadero proceso de apostasía generalizada que sufrirían la sociedad española en general y  la Iglesia en particular desde entonces en adelante, ello hasta convertirnos en la actualidad -como muy certeramente señaló el Padre Utrilla-, en una especie de “laboratorio” o de “campo de pruebas” con vistas a instaurar una verdadera tiranía perversa y totalitaria de la que hoy empezamos a ver sus negros frutos iniciales, ya no sólo en Cataluña y por ende en todo el conjunto de nuestra Patria, sino en toda Europa, la que otrora fuera el baluarte de la Cristiandad y de la Verdad. En el caso de Cataluña, se da la tremenda paradoja de que en poco más de un siglo haya pasado de ser la abanderada y el último reducto de la verdadera España tradicional, a ser hoy en día una verdadera avanzadilla de la subversión separatista, antitradicional y anticatólica, exactamente igual a lo que ocurre en Vascongadas. España mismo pasó de ser considerada como la “Centinela de Occidente” a convertirse en unas cuantas décadas en el prostíbulo, estercolero y vomitorio de la despreciable y criminal Europa de los Mercaderes con sus nauseabundas plutocracias mundialistas y multikulturetas; sin duda nos encontramos ya en esos tiempos terminales anunciados por Nuestro Señor Jesucristo: “Entonces, si alguno os dijere: Mirad, aquí está el Cristo, o mirad, allí está, no lo creáis. Porque se levantarán falsos Cristos, y falsos profetas, y harán grandes señales y prodigios, de tal manera que engañarán, si fuere posible, aun a los escogidos. Ya os lo he dicho antes. Así que si os dijeren: Mirad está en el desierto, no salgáis; o mirad, está en los aposentos, no lo creáis” (Mateo 24:23-26).  Pero como nos dice el Evangelio al final la Verdad triunfará, porque ésta viene de Dios y es la que conduce a la verdadera Libertad y la Salvación, mientras que las distintas ideologías del mundo provienen de la Mentira y del Diablo, y que sólo conducen a la esclavitud, la locura, la demencia homicida y a la barbarie más absolutas, como hoy muy bien estamos viendo a la perfección día a día.

   Finalizada la Santa Misa, un refrigerio entre todos los asistentes -con el Padre Utrilla incluido que bendijo la mesa-, en un entrañable, alegre y relajado ambiente en perfectas armonía, hermandad y camaradería.




¡¡¡VIVA ESPAÑA!!!  ¡¡¡VIVA CRISTO REY!!!
¡¡¡VIVA NUESTRA SEÑORA LA VIRGEN DE MONTSERRAT!!! 

Joan Montcau



MARCHA MEGALÍTICA POR EL LITORAL (04-IV-2021)
abril 24, 2021, 6:35 pm
Filed under: Sin categoría
Dolmen de Can Gurri - Wikipedia, la enciclopedia libre
Poblado Ibérico de Castellruf (Turó de Castellruf)
Menhir de Castellruf - Wikipedia, la enciclopedia libre
Parroquia De Sant Pere (Premià de Dalt) | ✚ Horario de Misas

MARCHA MEGALÍTICA POR EL LITORAL (04-IV-2021)

“Los Monumentos Megalíticos son fundamentalmente expresiones de un sistema de ideología-poder».

M. Larsson

“El megalitismo representa el inicio de la victoria del tiempo sobre el espacio” (1).

Bermejo Barrera

   La unión de las palabras griegas “mega” (grande) y “lithos” (piedra), dieron vida al término megalitismo; si bien hubo construcciones megalíticas en todo el orbe (Japón, Egipto, Isla de Pascua, en América, China, etc.), es concretamente en la Europa mediterráneo-occidental y atlántica donde se suele hablar con propiedad de una “Cultura o Civilización Megalítica” (2), un período extenso que comprende el Neolítico y la Edad de Bronce, es decir aproximadamente entre la segunda mitad del VI milenio antes de Cristo y la llegada de la Edad de Bronce, aunque las cifras que comprenden tal periodo suelen bailar, ya que por ejemplo el periodo más extenso de construcciones megalíticas se localiza precisamente en España, concretamente en el sudoeste ibérico donde abarca aproximadamente desde 4800 a. C. hasta 1300 a. C. Se encuentran grandes monumentos megalíticos diseminados por buena parte de la Europa occidental, pero los focos más importantes se hallan en Bretaña, sur de Inglaterra e Irlanda y sur (principal aunque no solamente como veremos más adelante) de España y Portugal. Los pueblos megalíticos eran pueblos ya muy alejados con la espiritualidad de los orígenes del presente Manvantara o Ciclo Humano, con cultos predominantemente matriarcales (culto a la “Gran Diosa” o “Gran Madre”), con sociedades donde al parecer predominaba el elemento ginecocrático y telúrico, un tipo de religiosidad y espiritualidad de carácter más bien pasivo y lunar (femenina), ello frente a las sociedades y civilizaciones propiamente indoeuropeas que acabarían desplazándolas o en algunos casos asimilándolas, mezclándose o conjuntándose con las precedentes -tal caso pudiera ser el de los íberos, un pueblo que algunos definen como proto-celta- (3); pueblos -los indoeuropeos- fuertemente jerarquizados, verticales, portadores de un tipo de espiritualidad viril, guerrera, heroica y activa, claramente solar y patriarcal.

   Existen varios tipos de megalitos, a saber: el Dolmen, el Menhir, el Crómlech, los Tholos, los falsos dólmenes y las Cuevas Artificiales. Cada construcción megalítica tenía una utilización o finalidad distinta; mientras el Dolmen era un monumento funerario, el Menhir era un monolito hincado en el suelo en posición vertical a modo de “antena telúrica”, un Axis Mundi punto de unión entre lo terreno y lo celeste, además de tratarse también, al igual que otros monumentos similares de la época, de construcciones funerarias, ya que a sus pies se han hallado tumbas con restos o cenizas de difuntos, cerámicas, etc. Los grandes conjuntos megalíticos serían Necrópolis y los Menhires habrían desempeñado el papel de lápidas vinculadas a la conmemoración a la vez ritual y cultual de los Antepasados; el Crómlech era el círculo de piedras -más o menos grandes- que rodeaban el túmulo de un dolmen; en cuanto a los Tholos se tratarían también de construcciones inicialmente funerarias de planta circular, como los usados, por ejemplo, en la cultura micénica; aunque con posterioridad se convertirían en templos circulares, siendo el más conocido el Tholos de Delfos. En España los Tholos más importantes son los de Los Millares (Almería) o el tholos de El Romeral, en Antequera (Málaga). En cuanto a las Cuevas Artificiales, parece bastante demostrada su finalidad fundamentalmente iniciática donde los clanes o sociedades de hombres efectuaban sus ritos de paso, que tras alcanzar el “segundo nacimiento” (el espiritual, por encima y más allá del puramente físico) eran considerados “Nacidos de la Piedra”; lugar por tanto de simbolismo cósmico y de nacimiento de Dioses Solares como Zeus, Mitra, Horus, Krishna, Cristo, etc. Como decía René Guénon, ya desde tiempos prehistóricos (o metahistóricos), “la Cueva simboliza el seno materno donde se gesta la vida. Es el lugar oscuro e interior que protege y protegido de las inclemencias exteriores. Fue también el primer Templo, la morada sagrada que los hombres compartieron con los espíritus protectores del clan o la tribu. Las pinturas paleolíticas se situaban en los lugares recónditos de las cuevas y también los más sagrados puesto que allí se realizaban los ritos mágicos para la supervivencia del grupo (sobre todo en relación a la caza o la guerra)”. Precisamente René Guénon recalca el carácter complementario de la Cueva con respecto a la Montaña, teniendo la primera un carácter y simbolismo femenino y lunar, masculino y solar la segunda.

   Parece claro que hay una conexión astronómica en muchos o casi todos los monumentos megalíticos, alineados en su mayoría hacia el Solsticio de Invierno. El hombre antiguo estaba conectado íntima y claramente con el Cosmos y con la Naturaleza como decía el gran Maestro Félix Rodríguez de la Fuente (aunque él siempre se centró y prefirió al hombre del Paleolítico, viendo en el hombre del Neolítico un principio de “ruptura” o de “desconexión” con aquellos), su visión simbólica (en griego “Symbolon”, lo que une…) y sagrada del mundo no creía en dualismos separativos, el hombre era un Microcosmos dentro del gran Macrocosmos, conexión que la Modernidad ha roto por completo convirtiendo al moderno subhumano progresista y democrático en una siniestra parodia diabólica del primero (en griego “Diabolo”, lo que separa, lo que desune, divide o dispersa…). Toda verdadera REVOLUCIÓN que se precie pasa por tanto en buscar esa íntima y sagrada unidad y correlación entre el hombre verdadero y su entorno, con la Naturaleza, con el Cosmos; recuperar esa dimensión de la trascendencia y de la sacralidad que la barbarie moderna ha hecho trizas. Citando de nuevo al gran Félix: “La cultura tecnológica está obligando al hombre a vivir en cárceles confortables, en inmensos laberintos sin horizontes, hechos de cemento, hierro y cristal”. La Centuria Pateadora Montañas Nevadas nuevamente en busca de esa Unidad perdida (más bien escondida, “subterránea” u “oculta” para el hombre-masa), en busca de esa España Ancestral de la que hoy sólo quedan sus ruinas, y son precisamente éstas las que hacen conectarnos simbólicamente con el espíritu de nuestros gloriosos Ancestros y Antepasados.

    Pues bien, precisamente todo este tipo de megalitos a los que hemos hecho mención más arriba, se encuentran un poco desperdigados por todo lo ancho y largo del Parque Natural de la Sierra del Litoral que engloba más de 4000 hectáreas entre las comarcas del Vallés Oriental y el Maresme, en la provincia de Barcelona. En esta ocasión la ruta efectuada fue entre los municipios de Premiá de Dalt y Martorelles, en total entre la ida y la vuelta cerca de 40 km con fuertes desniveles y barranqueras, aunque las montañas que forman esta cordillera apenas sobrepasan los 600 metros de altitud sobre el nivel del mar, pero el desnivel acumulado a lo largo de la extenuante travesía -tanto el desnivel positivo como el negativo-, fue más que considerable. En sus bosques predomina la encina y el pino, aunque en los valles más sombríos abunda también el roble.

   A lo largo de la marcha visitamos el Dolmen de Can Gurri, el Dolmen y Poblado Ibérico de Castellruf, el Menhir de Castellruf y la Cueva del Ca, iniciando la caminata desde la localidad de Premiá de Dalt siendo tres los camaradas participantes en esta fascinante ruta totalitaria y megalítica. Una vez llegados al pueblo de Santa María de Martorelles, un saludable y reconstituyente refrigerio en uno de los pocos bares que había abiertos, debido ello, sin duda, a la ola de estupidización y de cretinización covidiotil reinantes (¡¡¡lo que faltaba después del agilipollante “procés” separatista!!!). Finalizada la marcha, ya de vuelta en Premiá de Dalt, visita a la bella Iglesia de San Pedro, inicialmente de estilo románico (Siglo X) aunque reconstruida en el Siglo XVI; para variar también sufrió destrozos por parte de la canalla roja durante nuestra Cruzada como tantísimos otros monumentos arquitectónicos o edificios sagrados, concretamente en 1936, siendo nuevamente reconstruida por el Estado del 18 de Julio (también para variar…) Seguidamente se visitó el bello oratorio con la figura del Cristo crucificado que hay unos metros más abajo: “Jesucristo: Hijo, no te pese si vieres honrar y ensalzar a otros, y tú ser despreciado y abatido. Levanta tu corazón a Mí en el Cielo, y no te entristecerá el desprecio humano en la Tierra.” (Tomás de Kempis). Una vez dada por finalizada la larga ruta, buenas carnes y vinos nos esperaban gracias a la hospitalidad de uno de los camaradas participantes y residente de la zona. Como reza el dicho popular “pan, vino y carne, quitan el hambre”.

REVOLUTIO ET TRADITIO

Joan Montcau

(1)- “La oposición entre las civilizaciones modernas y las civilizaciones tradicionales puede expresarse del siguiente modo: las civilizaciones modernas son devoradoras del espacio, mientras que las civilizaciones tradicionales fueron devoradoras del tiempo” (Julius Evola). Mientras las primeras se caracterizan por el frenesí, lo orgiástico, lo cambiante, lo voluble, el deseo de posesión puramente material, la constante profanación de un espacio cada vez más desacralizado, la tendencia a la masificación y a la despersonalización del hombre en el caos de lo colectivo y telúrico-demoníaco, etc.; en cambio las segundas se caracterizan por su impresionante estabilidad, su “quietud”, su cosmovisión simbólica y sagrada del mundo, su identitarismo frente a la vorágine arrolladora del tiempo, del devenir y de la corriente involutiva y descendente de la historia (eso que la chusma califica de “progreso”). Nuevamente citando al Maestro romano, “ellas (las civilizaciones tradicionales) fueron islas, relámpagos en el tiempo; en ellas actuaban fuerzas que consumían el tiempo y la historia. Por ese mismo carácter que les es propio, es inexacto decir que “fueron”. Se debería decir, más justa y simplemente, que son”.

(2)- Oswald Spengler en su obra “La Decadencia de Occidente” expone en su análisis una dicotomía diferenciando los términos Cultura y Civilización propiamente dichos. Para Spengler la Cultura sería la primavera, el origen, la fase áurea y auténtica, por contra la Civilización sería el otoño-invierno, la decadencia, el anquilosamiento y la petrificación. Desde un punto de vista espiritual está claro que cuando hablamos de los pueblos megalíticos, lo hacemos de unos pueblos muy alejados ya con respecto a la espiritualidad de los orígenes (Edad de Oro) y del Hombre Primordial. Estaríamos pues hablando de pueblos, para utilizar una terminología evoliana, bañados por la “Luz del Sur”. Luego llegarían los pueblos indoeuropeos (bañados por la “Luz del Norte”) con un tipo de espiritualidad netamente superior -apolínea, viril, uránica-, ya más cercana o conectada con los orígenes solares y áureos del presente Ciclo Humano que ya toca a su fin, y que acabarían desplazando a los primeros. Desde un punto de vista spengleriano pues, los pueblos megalíticos estarían ya en su fase regresiva y decadente de “Civilización”, mientras, los pueblos conquistadores arios o indoeuropeos se encontrarían en la fase de “Cultura”.

(3)- Los pueblos íberos eran guerreros y sus sociedades aristocráticas, fuertemente jerarquizadas y organizadas en castas. La casta guerrera y noble era la que contaba con más prestigio y poder dentro de dicha jerarquía social; además practicaban también la cremación de los cadáveres al igual que la mayoría de los pueblos indoeuropeos, y dentro de la casta guerrera también se constituían Fratrías o Hermandades ascético-militares (Männerbunde) con cultos al furor y a la guerra sagrada, así como a la muerte triunfal (también exactamente igual que en otros pueblos indoeuropeos como los celtas o los vikingos). Sin embargo al parecer sus cultos y su espiritualidad eran predominantemente matriarcales; de hecho tanto Julius Evola como René Guénon también vieron en los celtas a un pueblo con un tipo de espiritualidad “mezclada”, es decir una espiritualidad con elementos claramente solares, uránico-viriles y apolíneos, con elementos de tipo lunar o matriarcal: “la tradición celta podría considerarse probablemente como uno de los ‘puntos de unión’ de la tradición atlante con la hiperbórea, después del final del período secundario en que la tradición atlante representó la forma predominante y como el sustituto del centro original ya inaccesible para la humanidad ordinaria” (René Guénon). Según algunas teorías los íberos surgieron de un mismo sustrato o matriz genética indoeuropea de la que surgiría también lo céltico, pero que estaban en maridaje o simbiosis con el sustrato de los pueblos megalíticos del Neolítico que rendían culto a Damas de poder o a la Gran Madre. Al respecto nuestro frater y Doctor en Historia Sr. Gonzalo Rodríguez García nos dice: “Las culturas europeas de la Edad del Hierro generaron un universo ritual que vinculado a las cofradías guerreras, hacía de la magia y la licantropía un elemento esencial de su tradición. Dicha magia del “Guerrero Lobo” siendo conocida mayormente a través de la cultura vikinga, será sin embargo también rastreable en la antigua Hispania prerromana. Celtas, Iberos y Celtíberos parecerán conocer así de los ritos del “furor berserk”, si bien muchos siglos antes de que éstos se recogieran en las sagas escandinavas…

   Concretamente el mundo ibérico nos legará en este sentido un fascinante vaso litúrgico de alrededor del siglo II a.C. que directamente, parecerá apuntar al ceremonial del “Guerrero Lobo”: enmarcado en un paraje de naturaleza salvaje señalado con árboles y centauros, dentro de un círculo alrededor del cual parece darse una danza ritual, una cabeza de lobo surgida como de un nido de serpientes, devora o quizás encapucha una cabeza humana. Todo un mensaje para aquel que apurase el vaso hasta la última gota y contemplara desde el fondo del mismo, aquello que quizás había venido a buscar…

Una pieza casi única en el registro arqueológico europeo, conservada hoy día en el Museo Arqueológico Nacional, y que parecerá indicarnos en las raíces ibéricas de España, la llamada a la magia guerrera de la licantropía…” Su tesis doctoral “LA TRADICIÓN GUERRERA EN LA HISPANIA CÉLTICA” es una auténtica joya que todo camarada y disidente debería de leer y de tener en su biblioteca particular. 



EL SIMBOLISMO DE LOS COLORES (En la Antigüedad, la Edad Media y los Tiempos Modernos); Fréderic Portal.
marzo 21, 2021, 11:14 am
Filed under: Sin categoría
El simbolismo de los colores – José J. de Olañeta, Editor
El simbolismo de los colores. frédéric portal. - Vendido en Venta Directa -  114771283

«El poder del símbolo es más grande que el de los hombres»

 Olimpiodoro

“Nosotros creemos que debe ser llevado a cabo un esfuerzo por el triunfo de la Verdad y la elevación del hombre empobrecido y decaído, esclavo y orgulloso a un tiempo de sus mismas cadenas, olvidado de su verdadera potencia que es la conquista de la eternidad y el retorno al Señor, Principio Supremo y fuente absoluta de Beatitud”.

Guido De Giorgio


TITULO Y AUTOR:

EL SIMBOLISMO DE LOS COLORES (En la Antigüedad, la Edad Media y los Tiempos Modernos); Fréderic Portal.


1 ¿Qué tipo de libro es?

En palabras de René Guénon, “se trata de una obra del mayor interés, e incluso indispensable, para todo aquel que se interese por el tema, pues no hay libro alguno que pueda sustituirlo”. El autor hace un recorrido sobre la simbología de los colores que hubo en todas las grandes civilizaciones tradicionales de la historia de la humanidad. Partiendo de la “Revelación Primordial” que tuvo lugar según todos los textos sagrados en un tiempo mítico y metahistórico de la presente -y ya terminal- humanidad, en la Edad de Oro del presente Manvantara o Ciclo Humano, el autor va desgranando el significado que los colores tuvieron en civilizaciones como las de Egipto, la India, China, Japón, Grecia, Roma, etc, hasta llegar al actual demoníaco mundo de la subversión anti y contradicional donde todo es pura parodia y farsa caricaturesca (etapa -la Modernidad- que dicho autor inicia con el Renacimiento). El autor se centra principalmente en nuestra Edad Media gibelina con el esplendor del impresionante y apasionante arte gótico, etapa de gran intelectualidad, espiritualidad y simbolismo hoy tan incomprendida y vilipendiada por la chusma democrática y moderna, considerando tal época como la “Edad Oscura” por excelencia, envenenados como están por la superchería progresista y cientifista que han conducido a toda la humanidad a una disoluta y antidivina “aldea global” de locos y de majaderos sin alma.

Partiendo de los 7 colores divididos en primarios o puros (amarillo, rojo y azul), y derivados o secundarios (verde, naranja y violeta) -además de los múltiples tonos intermedios-, el blanco sería la quintaesencia de todos ellos, símbolo de la Divinidad o de la Luz Increada. Cogiendo el símbolo tradicional del Círculo (símbolo del Cosmos), el color blanco sería su centro metafísico, el Principio Supremo del que emanan o se manifiestan el resto de los colores que se encuentran dentro de dicho círculo, símbolo del Orden. El color negro se encontraría en el exterior de dicho círculo: el Caos, las Tinieblas; símbolo de esta “Edad Oscura” descentrada y desprincipiada por la que deambulamos en esta era terminal de pesadilla…

El autor señala para la exégesis de los colores tres niveles de interpretación: la “lengua divina” (interpretación metafísica), la “lengua sagrada” (interpretación religiosa), y la “lengua profana” (interpretación puramente exotérica, más materialista digamos…); así mismo también señala que en cuanto a la interpretación simbólica de los colores hay una “Regla de las Combinaciones” y una “Regla de las Oposiciones”; por poner un ejemplo en cuanto a la primera Regla, el amarillo sería la mezcla del rojo y del blanco, simbolizando por tanto la Revelación y la Sabiduría Divina; en cuanto a la segunda Regla, tendríamos al color blanco como símbolo de la pureza y de la espiritualidad primordial, siendo el color negro como su perfecta antítesis, como símbolo del Mal y de lo falso, de la Mentira (Mundo Moderno, Kali-Yuga: la Edad Oscura).

2.- Resume su temática

Un estudio del color en las diversas tradiciones espirituales, pero partiendo desde una ortodoxia católica. Según René Guénon dicha obra escrita en la primera mitad del siglo XIX, vino a poner un poco de orden y de ortodoxia entre todo aquel marasmo de infinidad de sectas subversivas y antitradicionales que con “pretensiones esotéricas” e “iniciáticas” surgieron a lo largo de aquel maldito siglo, casi como una especie de contrapartida pseudoespiritual al odioso racionalismo y materialismo emanados del espíritu infernal de la Enciclopedia y de su vomitivo “Siglo de las Luces” (s. XVIII); etapa esta del siglo XIX en la que se instauró según Julius Evola la segunda fase de la subversión antitradicional: la Era Demoníaca (en la que estamos ya plenamente…) Por poner otro ejemplo muy actual en esta fase final del Kali-Yuga, tenemos el símbolo universal del Arcoíris, que en el simbolismo tradicional era el puente simbólico y metafísico que unía lo divino con lo humano, el Cielo con la Tierra; en la Edad Oscura se ha convertido por inversión diabólica en el símbolo paradigmático de la actual subhumanidad depravada, y también de la llamada “Agenda 2030” en estos tiempos plandémicos que estamos viviendo (“curiosamente” un Arcoíris en forma de círculo, pero sin el punto central, convirtiéndose por tanto en el símbolo del Anticristo cósmico)…

3.- ¿Quién es su autor?

El Barón Fréderic Portal, un gran erudito católico de saberes verdaderamente enciclopédicos. Conocía el Avesta, el Ramayana, el Visnú-Purana, el Tao Te King, el Bhagavad Gita, los Edda, los clásicos de Grecia y Roma, por supuesto la Biblia, etc, hasta el punto de afirmar que “el Cristianismo, esperado o revelado, fue el Centro de todos los cultos, tanto antes como después de la aparición de Dios sobre la Tierra”, coincidiendo en ello con otro tradicionalista católico también contemporáneo y compatriota suyo: Joseph de Maistre; éste hablaba de un “Cristianismo anterior a la Historia”, algo que también llegó a afirmar San Agustín, uno de grandes Padres de la Iglesia. Fréderic Portal fue además un gran devoto de la mística y visionaria alemana Anne Catherinne Emmerich, que vivió a caballo entre los siglos XVIII y XIX.


4.- ¿Es parcial o imparcial en el tema que trata?

Totalmente parcial. El autor remarca lo que supusieron el humanismo renacentista y el protestantismo para el simbolismo tradicional por lo nefasto de ambos movimientos subversivos que orientaron al hombre hacia el empirismo y el racionalismo, alejándolo por tanto de las realidades profundas y del pensamiento analógico (simbólico), también de la Belleza y de la Verdad. Se remarca la ampulosidad y lo cargante del arte barroco en tal sentido, un arte fundamentalmente falso, artificioso y superficial desde el punto de vista tradicional (comparemos las representaciones del Cristo triunfante y victorioso del Medievo en actitud mayestática -el Pantocrátor-, con las representaciones de un Cristo humillado, vencido, doliente y sangrante del Barroco y con el que tanto disfruta la plebe). Por supuesto del antiarte y de las profanaciones de la postmodernidad nihilista en la que estamos inmersos hoy, mejor ya ni hablar (que por suerte su autor no llegó a conocer)…

5.- Detalles de la edición

Editorial Olañeta, colección SOPHIA PERENNIS, año 2005.

6.- Desacuerdos, anécdotas a su alrededor y relación personal con el mismo.

Desacuerdos prácticamente ninguno. Desconocía a dicho autor hasta la lectura de esta gran obra que tenemos entre manos.

7.- ¿Por qué lo elegiste para leer?

Hay pocos estudios de dicha temática desde la cosmovisión tradicional.

8.- ¿Cuál es tu valoración del libro como tal?, ¿y su temática?

Altamente positiva la valoración de la obra, y su temática más que recomendable


9.- ¿Para quién está enfocado este libro?

En el momento en que apareció (1839), el objetivo fue recuperar para las mentes adormecidas de los católicos principalmente, el rico simbolismo de los colores especialmente en el entonces tan denostado como incomprendido arte gótico. Denunciar por un lado el materialismo y racionalismo cientifista emanados de la criminal y genocida Revolución burguesa y liberal de 1789, por el otro a las diversas corrientes ya no sólo anti sino descaradamente contratradicionales que buscaban conjuntamente tanto la una como la otra destruir los últimos cimientos de una Europa cada vez más subvertida desde la Paz de Westfalia de 1648 tras la Guerra de los Treinta Años.

10.- A quién lo recomendarias?

Generalmente a todos los amantes del simbolismo tradicional, y del arte gótico en particular.


Joan Montcau



EL CAMINO HERCÚLEO DE LA TRADICIÓN
marzo 6, 2021, 11:26 am
Filed under: Sin categoría
Letras Inquietas (@let_inquietas) | Twitter

Hemos tenido a bien prologar este muy interesante ensayo, sobre Evola, de Georges Feltrin-Tracol y traducido al castellano por Robert Steuckers:

El camino hercúleo de la Tradición



La lutte intérieure
marzo 6, 2021, 11:21 am
Filed under: Sin categoría

par Eduard Alcántara

NUESTRA LUCHA INTERIOR? ¿O LA LUCHA CONSTANTE DEL ESPÍRITU SANTO CONTRA LA  CARNE? – Iglesia Plenitud en Cristo – Asambleas de Dios, Panamá
La lucha interior: sabiduría del Bhagavad Gita - Nueva Acrópolis España

http://euro-synergies.hautetfort.com/archive/2021/02/24/la-lutte-interieure-6299752.html



MARCHA POR LOS TRES CERROS (20-II-2021)
marzo 2, 2021, 10:08 pm
Filed under: Sin categoría
Parque de la Creueta del Coll - Wikiwand
Parque de la Creueta del Coll - Wikipedia, la enciclopedia libre
Santuario de Nuestra Señora del Monte Carmelo - Wikipedia, la enciclopedia  libre
MUHBA Turó de la Rovira | MUHBA
Mare de Déu del Coll - Monasterios de Catalunya

MARCHA POR LOS TRES CERROS (20-II-2021)

«En la montaña el turista viene a buscar un panorama, el pensador encuentra un libro inmenso».

Víctor Hugo

«No es más quién más alto llega, sino aquel que influido por la belleza que le envuelve, más intensamente siente».

Maurice Herzog

“El hombre teme todas las soledades, con un temor extraño y profundo del cual no sabe darse cuenta; pero a menudo encuentra también en la soledad algo inefable que lo fascina y que algunas veces, misteriosamente, lo exalta”

Domenico Rudatis

   Camaradas de la Centuria Pateadora Montañas Nevadas, esta vez elegimos como ruta uno de los escenarios más boscosos y montañosos -y con más duende- del interior de la Barcelona Mágica; concretamente la zona hoy conocida como Parque de los Tres Cerros (en catalán, Parc dels Tres Turons), ubicado entre los distritos de Gracia y Horta-Guinardó de Barcelona. Se trata de tres cerros pertenecientes a la Sierra del Litoral que se adelantan en la llanura de Barcelona desde la Sierra de Collserola, constituyendo algo así como la avanzadilla de la misma, y que forman un privilegiado balcón natural con unas magníficas vistas de la ciudad: son el Turó de la Creueta del Coll (249 m), el Turó del Carmel (267 m) -conocido también como la Montaña Pelada, uno de los lugares favoritos de Antoni Gaudí en sus peregrinaciones místicas-, y el Turó de la Rovira (261 m). El primero pertenece administrativamente al distrito de Gracia, mientras que los otros dos al de Horta-Guinardó. Se trata en realidad de partes fragmentadas de lo que hoy en día es el Parque Natural de Collserola -uno de los parques metropolitanos más grandes del mundo con cerca de 9000 hectáreas repartidas entre nueve municipios-; tres cerros que a lo largo de los siglos han tenido distintas utilidades, principalmente como canteras donde se extrajo la piedra con la que se construyeron gran parte de los edificios históricos de la ciudad. Para los romanos la Sierra de Collserola, dada la gran frondosidad de la vegetación y de sus bosques por entonces, era conocida como la “Sierra Oscura”.Dice un proverbio indio que los árboles son las columnas del mundo, cuando se hayan cortado los últimos árboles, el cielo caerá sobre nosotros… Y este es uno de los grandes crímenes contra natura de las modernas ciudades plutocráticas carentes de belleza, de estética y encerradas en sus horrendos caparazones de hormigón, hierro y asfalto, tremendamente alérgicas además a todo lo verde; ciudades donde todo es “racional” y “funcional” hasta la náusea, fundamentalmente falso y artificioso; verdadero Infierno en la Tierra al que se encamina decididamente y a marchas forzadas la antaño sagrada Barcino cada vez más envilecida, maltratada y mancillada por los modernos demonios de la barbarie progresista, separatista, democrática y multikultureta, esa basura que hace varias décadas se conocía pura y simplemente -y con toda justicia- como la Antiespaña. Tolkien definió a la perfección lo que la actual pseudo-civilización profana y profanadora que es la Modernidad, ha significado para el hombre (hoy su parodia grotesca y diabólica más bien): “El que rompe una cosa para descubrir qué es lo que ha dejado, ha dejado el camino de la Sabiduría”. Los Sabios, los Santos y Ascetas, los Mártires, los Héroes, así como los bosques y lugares mágicos y recónditos con sus seres elementales, hoy han sido sustituidos, aniquilados, prostituidos y/o invadidos por la ruidosa chusma democrática y todo tipo de excrecencias que de ella emanan. 

   Pocos saben hoy que el Parque de los Tres Cerros es un viejo proyecto francofalangista, en la denominada “fase alta” del Estado del 18 de Julio. El Plan Comarcal de 1953 reservaba dicho espacio como zona verde, aunque finalmente dicho proyecto fue “aparcado” por razones obvias y que ahora veremos. Con el ascenso a grandes cotas de poder de una nueva y oscura clase política que ya nada tenía que ver con la mística de la Cruzada y del 18 de Julio, ello a finales de los años 50, la dictadura desarrollista y tecnoburocrática que se instauró, mejor dicho, que instauraron; iba a dar al traste con todo lo que hasta entonces se había conquistado y conseguido política y socialmente. Los meapilas vaticanistas del Opus (Ju)Dei ejecutaron a la perfección la táctica del “borrón y cuenta nueva”. Digamos que el “aggiornamento” que sufrió la Catolicidad con el maldito Concilio Vaticano II de 1962-65, se inició en España con casi una década de antelación; con razón el Opus ha sido considerado como un surgimiento tardío de la mentalidad protestante en España: culto al “éxito”, a la riqueza, al lujo, al ego (la búsqueda constante del propio triunfo fundamentalmente material en la vida personal), pompa, boato, providencialismo, plutocracia, arrogancia y orgullo casi satánicos, sacralización del negocio (tiranía del dinero, de la industria, de las finanzas, del mercado, de una “eficacia” puramente material), y un largo etcétera. Normal, pues, que su época fuera la del triunfo de la especulación salvaje, la rapiña y de destrucción de la naturaleza (paralelas a la desacralización, desvertebramiento y desmedulamiento del Estado Nacional), aunque evidentemente sin llegar a los demenciales límites actuales con la putrefacta democracia progre-mundialista y antiespañola. “Es el cuidado el que hace prosperar la Obra” decía Hesíodo, precisamente lo que no hizo o no supo hacer el Estado de la Victoria…

   Se inicio la peregrinación a las 07:00 horas de la mañana siendo el primer objetivo el Turó de la Rovira. Parece ser que su nombre deriva de un antiguo bosque de robles que había en dicha zona; además a principios de los años 30 -antes del estallido de nuestra Cruzada-, se descubrió un asentamiento íbero-layetano fechado entre los Siglos IV y I antes de Cristo; se descubrió parte de una muralla y de las puertas de acceso a la misma, así como 44 silos con material arqueológico de bastante interés, pero por desgracia con la construcción de casas y con la instalación de las defensas antiaéreas -que aún hoy perduran-, hicieron desaparecer esa verdadera joya histórica. Continuamos la marcha hacia el segundo gran objetivo, el Monte Carmelo, también conocido como la Montaña Pelada, ello por carecer de vegetación en su cima. Bajando de la cima, concretamente en su ladera occidental nos encontramos con el Santuario de Nuestra Señora del Monte Carmelo, un conjunto arquitectónico compuesto por Ermita e Iglesia, inicialmente fundado en 1860 por el ermitaño Miquel Viladoms. Evidentemente a destacar la parte antigua y más primitiva de dicho Santuario (de tipo neogótico), construida entre 1860 y 1864; la parte adosada a la misma ya es de 1985-88 -en plena etapa demoplutocrática-, y desde el punto de vista artístico es una completa basura moderna y funcional, parece ser más una nave industrial que una construcción sagrada, todo un símbolo subversivo y demoníaco de lo que supuso para el catolicismo el infausto Concilio Vaticano II. 

   El tercer y último objetivo fue el Turó de la Creueta de Coll, una antigua cantera transformada en un bello parque público con una gran y exuberante vegetación: palmeras, cipreses, plataneros, encinas, árboles del amor, diversas especies de flores, etc; además en la entrada del parque hay un gran estanque. Ascendimos por un pronunciado sendero que nos condujo a la cima de la montaña donde hay un extraordinario mirador con magníficas vistas de esta parte de la Barcelona más, digamos, “tradicional”, coronado por una gran cruz férrea sobre un conjunto rocoso. Después de disfrutar de las vistas y de un breve refrigerio, iniciamos el descenso en dirección al viaducto de Vallcarca; sobre el mismo se encuentra la Parroquia de San Jorge de Vallcarca -construida entre 1965 y 1973-, donde se asistió a la bella misa en latín oficiada por el camarada Páter A. G.

   Finalizado el oficio sagrado nos dirigimos a la Iglesia de la Anunciación, una antigua capilla católica de tipo neo-románico construida en 1910, y dedicada también al santo guerrero San Jorge. Dicha capilla fue cedida en el año 2012 a la Iglesia Ortodoxa Rusa. Finalmente nos dirigimos a la Iglesia de Nuestra Señora del Coll (S. XI), donde según la tradición en esta zona se encontró una imagen de la Virgen María, por lo que se construyó un santuario en su honor, que inicialmente recibiría el nombre de Nuestra Señora de la Font Rubia. Dicha Iglesia está situada al pie del Monte Carmelo, y cuyo interior fue quemado por la chusma roja (para variar…) durante nuestra Santa Cruzada de Liberación Nacional, siendo restaurada en el año 1948 por el Nuevo Estado. 

   Llegamos a un rincón mágico situado dentro del distrito municipal de Horta-Guinardó: la Fuente de Fargas, una fuente de estilo modernista construida el año 1900. Esta fuente era conocida hace más de una centuria por la calidad de sus aguas y por las propiedades medicinales que tenía, aunque hoy en esta sociedad blandengue y eunocoide de débiles mentales y físicos, las autoridades la consideren como “no potable”. Llama la atención el gran simbolismo de esta fuente, introducida dentro de una especie de cueva artificial de piedra sin desbastar (1). Desde la noche de los tiempos, la cueva ha simbolizado el seno materno donde se gesta la vida, y precisamente el agua es el símbolo por excelencia de la vida. La cueva es el lugar oscuro e interior que protege y a la vez protegido de las inclemencias exteriores. Fue también el primer Templo, la morada sagrada que los hombres compartieron con los espíritus protectores del clan o de la tribu; lugar de iniciación de las Sociedades de Hombres (Männerbünde). René Guénon manifestó que la cueva es el símbolo complementario a la montaña, pues mientras ésta representa el triángulo masculino -de orden ascendente-, la cueva es el femenino -de orden descendente-; la perfecta unión metafísica de los contrarios. Por ello en las ceremonias iniciáticas que se efectuaban en el interior de las cuevas o grutas, en las antiguas sociedades guerreras los hombres renacidos eran consideradas “Nacidos de la Piedra”,a la vez que “nacidos dos veces” tras recibir el bautismo espiritual e iniciación ascético-guerrera. La cueva es el Atanor filosofal por excelencia donde surge el Hombre Renovado tras la transmutación, el alumbramiento del “átamo crístico” como decían los verdaderos Rosacruces, dignos herederos espirituales y continuadores del templarismo gibelino y sacro-imperial. 

   «La Patria es espíritu. Ello dice que el ser de la Patria se funda en un valor o en una acumulación de valores, con los que se enlaza a los hijos de un territorio en el suelo que habitan»; nuestra cofradía hace suyas estas palabras que pronunciara el gran Ramiro de Maeztu, por ello rinde constante honor y homenaje a todos nuestros héroes, santos, ascetas y mártires que entregaron sus vidas sagradas en el cumplimiento de una misión trascendental, así como también a todos los monumentos, edificaciones sacras, fechas, símbolos y lugares de poder de nuestra divina Patria. Como dice Antonio Medrano, en un mundo rebelde y enemigo de las Leyes de Dios y del Cosmos, caracterizado por el más brutal despotismo egolátrico, narcisista y nihilista hasta la demencia más absoluta, fundamentalmente luciferino y demoníaco donde se impone el fatídico y potencialmente criminal NON SERVIAM (“No serviré”), nosotros reivindicamos uno de los grandes y más acertados lemas de la Falange más pura y del Frente de Juventudes: VALE QUIEN SIRVE!!!

   A modo de finalización, esta cita del gran Maestro Antonio Medrano“Haciéndonos eco de la Sabiduría que encierra la sentencia evangélica, podemos decir que estamos en el INMUNDO, no podemos evitarlo, ese es nuestro destino; PERO NO SOMOS DEL INMUNDO. Estamos, por el contrario, frente a él, en sus antípodas. Frente al INMUNDUS alzamos la bandera limpia, clara y radiante del MUNDUS. En medio del caos mundanal del inmundo hemos de constituir el Ejército o la Orden militante de la Luz, de la Libertad, de la Paz y del Orden, que luche sin descanso por la creación de un mundo nuevo que sea realmente MUNDO, una lucha que empieza por uno mismo” (2).

DE LA ENTRAÑA DEL PASADO, NACE NUESTRA REVOLUCIÓN… SEMPER FIDELIS

FUERZA HONOR Y TRADICIÓN

Joan Montcau

NOTAS:

(1) En la metafísica y simbolismo tradicional, la Piedra en bruto indica la situación del Cosmos anterior a la Creación. Porta en su interior todas las potencialidades de la Piedra una vez trabajada, desbastada por el iniciado; de ahí que en todas las sociedades tradicionales el trabajo de la Piedra y el arte constructivo tuvieran un valor eminentemente sagrado, espiritual y hermético. La búsqueda de la “obra bien hecha” era paralela a la conquista y superación espiritual del que la trabajada, algo así como la consecución del “Oro Filosofal” para el verdadero alquimista.

(2) “El Inmundo Moderno”, extraordinario artículo de Antonio Medrano cuya lectura aconsejamos.



“ORA ET LABORA” (06-II-2021)
febrero 14, 2021, 10:12 am
Filed under: Sin categoría
Resultado de imagen de Iglesia de Santa María de Montserrat de Pedralbes. monolito genocidio armenio
Vista previa de imagen
Resultado de imagen de Iglesia de Santa María de Montserrat de Pedralbes. monolito genocidio armenio
Vista previa de imagen
Vista previa de imagen
Vista previa de imagen

“ORA ET LABORA” (06-II-2021)


“Para poder vivir en el mundo hay que erigirlo”.

Mircea Eliade

“La acción antitradicional debía necesariamente tender a la vez a cambiar la mentalidad general y a destruir todas las instituciones tradicionales de Occidente”.

(El reino de la cantidad y los signos de los tiempos)

   La iglesia de Santa María Reina se encuentra en el barrio de Pedralbes, en el Distrito de Les Corts de Barcelona, hoy catalogada de Bien Cultural de Interés Local. Fue obra del arquitecto y paisajista Nicolás María Rubió Tudurí, que la diseñó en estilo neoclásico o novecentista. Se inició su construcción a partir de 1922 como una filial del Monasterio de Montserrat, por lo que inicialmente se llamó Iglesia de Santa María de Montserrat de Pedralbes. Las obras se interrumpieron durante nuestra Santa Cruzada de Liberación Nacional de 1936-39. Tras la Victoria, concretamente a partir de 1950, continuaron las obras interrumpidas casi tres lustros atrás, finalizándose en 1964 en que fue oficialmente inaugurada.

   Esta Iglesia depende de la Orden Benedictina, fundada dicha Orden en Siglo VI por San Benito de Nursia, un hombre providencial que, junto con sus discípulos, consiguió plasmar un espíritu nuevo, renovador y verdaderamente revolucionario que iba a sentar las bases y la cimentación de un Orden Nuevo como fue la Catolicidad Medieval, uno de los grandes Ciclos Heroicos que ha conocido Europa y que en gran medida fue la continuación metafísica y espiritual de la Romanitas. San Benito tuvo como lema propio -que se convirtió en la principal Idea/Fuerza de la Orden- la consigna “Ora et Labora” (Oración y Trabajo), una consigna que hoy causaría espanto y pavor en la actual profana y profanadora pseudocivilización demoníaca de eunucos, inútiles, vagos existenciales y criminales de toda laya. Los monasterios benedictinos contribuyeron sin duda en la forja de la Cristiandad Europea medieval. San Benito escribió la “Regla de los Monjes”, un verdadero clásico de la espiritualidad cristiana y donde se expone el espíritu de la vida benedictina: ESPÍRITU DE SERVICIO Y DE SACRIFICIO, MONACATO, JERARQUÍA, AUTORIDAD, TOTALIDAD, ORDEN. Por algo se ha considerado a este fascinante Santo “PATRÓN DE EUROPA”; levadura espiritual del Medievo y en cierto modo semilla de lo que siglos después sería la mítica Orden del Temple (1), los verdaderos Caballeros del Santo Grial durante la Edad Media gibelina. “Haz lo que puedas, con lo que tengas, en donde estés … Pero siempre llévanos a la gloria…” (lema templario).

   El motivo de la visita que la Centuria Pateadora Montañas Nevadas ha efectuado a este sensacional complejo religioso, ha sido el de rendir un encendido homenaje en memoria de los centenares de miles (se han barajado cifras de hasta un millón y medio a casi dos millones), de cristianos armenios salvajemente asesinados por los turcos, sobre todo entre 1915 y 1923 principalmente; un verdadero genocidio hoy “curiosamente” silenciado por el Sistema. Estamos ante un verdadero Holocausto perpetrado por los “Jóvenes Turcos”, monstruosos asesinatos y deportaciones masivas perfectamente planificados con el objetivo último de exterminar la cultura armenia, la primera civilización cristiana de la historia (quizás esta sea la verdadera causa de este infame muro y cerco de silencio en plena pseudocivilización de la Mentira en la que estamos inmersos). En el año 301, Armenia se convirtió en el primer país del mundo en adoptar el Cristianismo como religión oficial del Estado, por influencia de Gregorio I el Iluminador considerado hoy en día Santo Patrón de la Iglesia Apostólica Armenia.  Armenia, cultural, racial, histórica y políticamente es parte de Europa, sin embargo, su localización en el Cáucaso meridional la sitúa en la frontera entre Europa y Asia.

   A pocos metros de la entrada principal del recinto sagrado, hay un monolito con la Cruz Armenia levantado en recuerdo de las víctimas de aquella atrocidad hoy olvidada por la tiranía mundialista y plutocrática, esta pérfida chusma que nos bombardea constantemente con su odiosa y diabólica propaganda disfrazada de “derechos humanos”. Para los esbirros del “pensamiento único”, de lo “políticamente correcto” y de la “memoria histórica”, simplemente este verdadero exterminio no existió, pero nosotros con este humilde y sencillo homenaje nos negamos a que el mismo se mantenga en el olvido, la manipulación y la tergiversación, aunque hoy seamos una minoría predicando en el desierto. Turquía fue un peligro para Europa tanto entonces como lo es hoy…

   Después de rezar un Padrenuestro en homenaje y recuerdo por todos estos centenares de miles de Mártires masacrados por los sarracenos, gritamos un eterno PRESENTE por su sagrada memoria; memoria hoy silenciada, orillada, manipulada, vejada, tergiversada y falsificada por el moderno Anticristo mundialista (2). Decía el Padre Pío que la sociedad de hoy no ora, por ello se está desmoronando; Pedro Varela por otro lado dijo que en esta podrida sociedad del postmodernismo nihilista ya ni siquiera se canta: Occidente hoy amenaza pura ruina, pero nosotros aún luchamos por mantenemos en pie portando la llama en pos de la Verdad, del Orden, de la Belleza, de la Rectitud, del Arte, de la Alegría…. SEMPER FIDELIS!!!

FUERZA HONOR TRADICIÓN

Joan Montcau


NOTAS:

(1) Entre las principales reformas de la Orden de San Benito se encuentran las dos reformas medievales de Cluny (S. X) y la de Císter (finales S. XI); concretamente de esta última surgiría la gigantesca figura de San Bernardo de Clavaral, hombre de una personalidad y de un carisma excepcionales. Su influencia y su prestigio personal hicieron que se convirtiera en el cisterciense más importante del siglo XII, pues, aun no siendo el fundador, sigue siendo todavía hoy el Maestro Espiritual de la Orden. A lo largo de su fascinante vida fundó 68 monasterios, fue firme y apasionado defensor de la Segunda Cruzada contra los sarracenos; gran representante y exponente de la mística católica, contribuyó al canto gregoriano, a la vida monástica y a la expansión de la arquitectura gótica. Así, tuvo gran influencia en la creación y expansión de las Órdenes ascético-militares, en especial la Orden del Temple, de la cual redactó sus estatutos e hizo reconocerla en el Concilio de Troyes, en 1128: “Más los soldados de Cristo combaten confiados en las batallas del Señor, sin temor alguno a pecar por ponerse en peligro de muerte y por matar al enemigo. Para ellos, morir o matar por Cristo ¿o implica criminalidad alguna y reporta una gran gloria. Además, consiguen dos cosas: muriendo sirven a Cristo, y matando, Cristo mismo se les entrega como premio. Él acepta gustosamente como una venganza la muerte del enemigo y más gustosamente aún se da como consuelo al soldado que muere por su causa. Es decir, el soldado de Cristo mata con seguridad de conciencia y muere con mayor seguridad aún” (‘Loa a la Nueva Milicia’. San Bernardo de Clavaral). Nada que ver, pues, el Cristianismo medieval -sobre todo en la etapa del alto gibelinismo-, con la basura sentimentaloide, progre y humanitario-pacifista que alumbró el odioso Concilio Vaticano II (1962-65).

(2) Hoy poco o nada se habla de otros verdaderos genocidios y holocaustos perpetrados también a lo largo del Siglo XX por el mismo tipo de chusma criminal, perversa y demoníaca: Dresde, Hamburgo, Colonia, Nagasaki, Hiroshima, Katyn, los millones de salvajes asesinatos en masa cometidos durante el bolchevismo de Lenin-Stalin, las atrocidades rojas en la España de 1931-39, etc, etc, etc…