Julius Evola. Septentrionis Lux


ASCENSO AL PUIG D’OLORDA, VISITA A LA PEDRERA Y A LA CRUZ (10-II-2020).
febrero 18, 2020, 8:46 pm
Filed under: Sin categoría

Resultado de imagen de Puig d'OlordaResultado de imagen de ermita de Santa Cruz de OlordaResultado de imagen de ermita de Santa Cruz de OlordaResultado de imagen de del Turó d'en CorsResultado de imagen de Pedrera dels Ocells

ASCENSO AL PUIG D’OLORDA, VISITA A LA PEDRERA Y A LA CRUZ (10-II-2020).

“Lo que antes era un sendero ahora es camino real”.

MARCIAL

“No pido otra cosa: el cielo sobre mí y el camino bajo mis pies”.

ROBERT LOUIS BALFOUR STEVENSON

El Puig d’Olorda es una cima de 450 metros ubicado entre los municipios de Barcelona , Molins de Rei y Sant Feliu de Llobregat, en la Sierra de Collserola .

La cima lo coronan una torre de vigilancia de incendios y una inmensa cruz, que ha dado el nombre de la Cruz con la que a menudo se designa esta montaña en los pueblos de alrededor. Al lado oriental de la cima se encuentran la ermita de Santa Cruz de Olorda y la Pedrera de los Pájaros, al lado hay un restaurante con terrazas, extraordinarias vistas las que tenemos en los alrededores. Buen lugar sin duda para un buen almuerzo o refrigerio después de la caminata de marras o simplemente para hacer un breve intermedio en la misma.

Iniciamos la marcha desde la localidad de Hospitalet de Llobregat; cuando llegamos a Pedralbes ascendemos hacia la montaña de Sant Pere Mártir por un sendero que hay muy cerca del Cuartel del Bruc, el mismo de fuerte subida que inicialmente nos lleva directos hacia un viejo y gran depósito de agua en forma alargada situado sobre el Coll de Finestrelles, bautizado por la Hermandad Totalitaria como “El Arca” precisamente por la apariencia que tiene de embarcación; una metáfora teniendo en cuenta que según la mitología dicho artilugio tuvo la misión sagrada de “embarcar” a los elegidos y salvarlos del diluvio apocalíptico que arrasó a antiguas humanidades ya degradadas y corrompidas, con la función divina de fundar un Orden Nuevo o un nuevo Ciclo Ascensional, nuevas civilizaciones: ahí estás los mitos de Noé, de Gilgamesh, Viracocha, Horus y sus Shemsu Hor, etc. Dichas Arcas o Barcos Celestes siempre acababan embarrancando en montañas sagradas a la espera de la retirada de las aguas para así fundar e iniciar un nuevo ciclo civilizatorio. Todo un símil que deja bien claro la opinión que la Hermandad Totalitaria tiene de la megalópolis plutocrática (símbolo de las aguas caóticas y apocalípticas) que está a los pies de todas estas montañas sagradas por las que marchamos.

Muy cerca de esta zona se encuentra el precioso barrio de la Mercè, casi a los pies del depósito de agua. La sensación que da cuando paseas por el barrio de la Mercè es que estás en un pueblo, con sus casitas blancas de planta baja y piso. Nosotros dado su apariencia lo llamamos “el pueblo romano”. El barrio de la Mercè se construyó en los años 40 tras la finalización de nuestra Cruzada por iniciativa de la Obra Sindical del Hogar, durante aquella gigantesca Obra de Estado sin parangón en toda la Europa contemporánea que fue la Era de Franco. Se levantaron 123 casitas blancas protegidas, aunque hoy en día son algunas más. Estamos pues ante una preciosa obra de factura totalitaria que combinan a la perfección arte, belleza, equilibrio, simplicidad y estética.

Una vez superado el collado donde se encuentra “El Arca”, nos dirigimos hacia la tartera que nos conduce a un mirador, el ascenso es algo dificultoso debido a la irregularidad del terreno y lo pedregoso del mismo, no faltando algún que otro trompazo debido a los resbalones. Llegados a dicho mirador ya nos dirigimos hacia la otra tartera que ya nos lleva hacia la cima de Sant Pere Mártir, fuerte ascenso también pero algo más sombreado, ya que en este sendero hay varios árboles que en ciertos momentos y durante el ascenso nos protegen de la solana.

Llegamos a la cima de Sant Pere Mártir y nos detuvimos ante las ruinas de una antigua ermita, rezamos un Padrenuestro por todos nuestros gloriosos y divinos Ancestros y Antepasados, gritamos un ETERNO PRESENTE por todos los Mártires y Caídos por Dios, por España y por la Tradición sapiencial, su recuerdo es hoy el mejor alimento existencial en medio como estamos de una desalmada pseudo-civilización demoníaca e intrínsecamente perversa.

Vamos cresteando hasta llegar a otro mirador situado en la falda del Turó d’en Cors, colindante a la localidad de Vallvidrera; estaba lleno de porquería, normal teniendo en cuenta que suele ser lugar de reuniones nocturnas (y a veces no tanto,) y terreno de pasto de subhumanidad varia que no sabe distinguir un espacio natural de una pocilga…. Asqueados ante tanta inmundicia apenas nos paramos en tan degradada zona, una pena teniendo en cuenta las extraordinarias vistas que hay en dicho mirador del Valle de San Justo, en fin…

Descendemos por una zona muy boscosa en dirección a Molins de Rei, concretamente hacia el paraje de Santa Creu d’Olorda, zona donde además de un restaurante y merendero hay varios puntos de interés: los restos de una antigua iglesia románica, además de la “Pedrera dels Ocells”. La citada iglesia corresponde a la antigua parroquia de Santa Creu d’Olorda documentada ya en el Siglo XI y modificada en los siglos XVI y XVII. Según los paneles (des)informativos todo el conjunto “fue incendiado” (como por arte de magia como suele ser costumbre en estos casos…) en 1936 durante la Cruzada, siendo luego restaurado por el Estado del 18 de Julio (para variar…)

La “Pedrera dels Ocells” es un mirador situado cerca del Puig d’Olorda -nuestro objetivo final- y la ya citada Ermita de Santa Creu d’Olorda. Fue construida a partir de una antigua mina de pizarras negras a principios de los años 90 del pasado Siglo. Tras haber sido cerrada durante años por motivos de seguridad, se reabrió al público como humedal para la observación de aves. Se trata de un espacio naturalista, curioso y estético, con unas paredes de pizarra que llaman bastante la atención y unos charcos de aguas de color rojizo, lugar donde podemos oír el canto de diversos pájaros si no hacemos ruido y prestamos atención. Claro que estos pájaros sin duda son más bellos que los “pajarracos rojos” (valga la redundancia y el símil siniestro) que asolaron la zona durante la Cruzada, aunque según la demencial propaganda democrática el paraje al parecer sufrió una misteriosa combustión espontánea, sin comentarios…

En lugar de coger el sendero ascendente que nos lleva directamente a la cima del Puig d’Olorda, escogemos la pista forestal que va bordeando hasta llegar a la pedrera del mismo nombre, en la falda de la citada montaña. El lugar es espectacular y muy solitario, además de poco transitado al parecer por los riesgos de desprendimiento que hay y que ya advierten varias señales de peligro. La pedrera de roca calcárea fue intensamente explotada por una fábrica de cemento hasta en año 2006, aunque la misma siguiera funcionando hasta el 2014. Es curioso todo el conjunto, las formas caprichosas y fantasmales de muchos de sus montículos y collados debido a la explotación minera, pero también los restos ruinosos de dicha fábrica ya abandonada y en muchas zonas comida por la maleza. ¡Da la apariencia de una especie de Chernobil caricaturesco y en miniatura!

Después de visitar la pedrera y algunos lugares del complejo minero, nos encaminamos hacia la cima del Puig d’Olorda. Es la montaña más grande, por extensión, de la Sierra de Collserola y también la menos poblada y/o construida como hemos dicho, de ahí el aspecto de soledad y de tranquilidad extrema del lugar, con tan sólo 1,4 hectáreas de terreno construido, y eso que según la información del Parque Natural la montaña está poblada desde el Siglo V… Esta cima está incluida en el listado de las 100 cimas de la FEEC.

El ascenso a la cima desde la pedrera es muy empinado, trayecto corto pero intenso. Una vez llegados a la citada cima, los gritos rituales de rigor por nuestros Caídos ante la gran Cruz que la corona, de imponente estética y aspecto totalitarios, construida en la década 1920-30. Hay también una enorme torre de observación y de vigilancia, un vértice geodésico sobre un verdadero “castillo roquero” además de un enorme panorama y unas vistas de fábula, sin duda una zona de gran belleza y encanto.

Una vez alcanzados y superados con creces todos nuestros objetivos en tan instructiva y alegre marcha, emprendemos el descenso dirigiéndonos hacia la estación de Renfe de Molins de Rei, estación construida según los parámetros estéticos totalistas de la época (año 1941), un tipo de arte constructivo de carácter monumentalista, calificado hoy por la chusma progre y democrática con ironía de “arte colosalista e imperialista”, ello muy entendible, por otra parte, por el tipo de basura y de bazofia que esta gentuza tarada considera hoy como “arte”.

Nos olvidábamos, un pequeño inciso: muy poco antes de salir de los límites del Parque Natural y de adentrarnos en el casco urbano de la parte alta del pueblo de Molins, nos encontramos con las ruinas de otra joya del Medievo: Castellciuró, un castillo documentado en el Siglo XI y que parece ser fue construido sobre los restos de una torre de origen visigótico del Siglo VIII, destruida por las hordas sarracenas de Almanzor. El castillo fue concedido a la Orden de los Hospitalarios en el Siglo XII según consta en ciertas crónicas. En 1202 era propiedad de la Orden del Temple, aunque parece ser que pasó nuevamente a la Orden de los Hospitalarios tras la destrucción de la Orden del Temple a principios del Siglo XIV, villanía y crimen nefando que abriría las puertas de Occidente al triunfo de la subversión güelfa y poco a poco a la descomposición interna y posterior derrumbamiento de Sacro Imperio Romano-Germánico.

FUERZA HONOR Y TRADICIÓN

Joan Montcau



RUTA TOTALITARIA POR LA “OTRA BARCELONA” (11-I-2020).
febrero 9, 2020, 3:33 pm
Filed under: Espiritualidad, Julius Evola, Tradición

Vista previa de imagenResultado de imagen de Montjuich altar de HérculesResultado de imagen de museu MarèsVista previa de imagenVista previa de imagenResultado de imagen de unicornio en CatedralResultado de imagen de unicornio en Catedral

RUTA TOTALITARIA POR LA “OTRA BARCELONA” (11-I-2020).

 

“Veo mi camino, pero no sé adónde conduce. Es no saber adónde voy lo que me inspira para recorrerlo”.

 

Rosalía de Castro

 

Gran jornada la del sábado 11 de Enero. Ruta por los alrededores de la catedral de Barcelona, admirando su rico simbolismo, sus estatuas y monumentos, escudos, etc. Se visitó también el precioso Belén ubicado en el Museu Marès y de corte totalmente tradicional, nada que ver con la basura satánica que la endemoniada y tortilleril verruga con patas (la “alcaldesa” de la Barcelona putrefacta) instaló en la Plaza de San Jaime, un verdadero y diabólico insulto a los barceloneses de bien (cada vez menos a medida que el Mal avanza) y a la Catolicidad. Otra manifestación más a imagen microcósmico de la eterna lucha entre las Fuerzas de la Luz y las de la Tinieblas en el plano macrocósmico.

Entre todas las leyendas fundacionales de nuestra ciudad, tal como nos relató magistralmente nuestro guía totalitario J.G., seguramente la que mejor ha llegado hasta nuestros días es la que atribuye la fundación de Barcelona a Hércules, el Héroe divino y solar de la Tradición Romana. Sin duda esta es la que más casa con nuestra Weltanschauung (Visión de Mundo) uránica y “nórdica”: la barca que se extravía, la nona, es en la que se encuentra el propio Héroe y la expedición de la cual formaba parte ésta en principio no era para fundar una nueva ciudad, si no que esta no era otra que la de Jasón y los Argonautas en busca del Vellocino de Oro. Hércules, tras embarrancar dicha barca en la costa, ascendió a la cima del Monte de Júpiter (el actual Montjuic) y se quedó maravillado de dicha colina y valles que la rodeaban, es entonces cuando decidió fundar una ciudad bautizándola como Barcanona, la barca novena y de aquí el nombre de Barcelona. De hecho muy cerca del actual cementerio de la Montaña Sagrada están los restos de un misterioso asentamiento, y en el mismo hay una gran roca con una inscultura o cazoleta conocida tradicionalmente como “El Altar de Hércules”…

Sea como sea, la popularidad de Hércules sigue siendo tal que aún hoy se pueden observar en las calles de la ciudad numerosas esculturas y fuentes, así como la existencia de una calle que lleva su nombre en el corazón de la ciudad. Esta popularidad no le debe de hacer mucha gracia a otro personaje que durante siglos compitió por ser el fundador de Barcelona, Aníbal Barca. Aquí estamos nuevamente ante un tema de “elección de tradiciones” como dijo Julius Evola en su inmortal obra “Los Hombres y Las Ruinas”: según la Tradición prototípica que se escoja como cosmovisión, así será el alma y la personalidad de un pueblo, sociedad o Estado determinados: mientras el mito “herculiano” es de carácter solar, ascético-guerrero, antidemocrático y aristocrático; el mito “anibaliano” (válgase la expresión) sería su antítesis, es decir lunar, ginecocrático, femenino-demoníaco y telúrico. La Luz del Norte contra la Luz del Sur, dos tipos de espiritualidad total e irreconciliablemente opuestas y antitéticas. La Aristocracia Sacral emanada de la Tradición Primordial en toda su pureza, y la promiscuidad materialista y panteísta antesala de la superstición progresista, igualitaria y democrática, la Modernidad en definitiva. La elección de la Hermandad Totalitaria está muy clara pues…

Finalmente visita al Museo de Historia de la ciudad, un viaje simbólico por la Barcelona ancestral, mítica y legendaria, la Barcelona anterior a la llegada del demonismo y de la peste modernista, progresista y democrática. La Barcelona layetana, la romana, la visigótica y la medieval, sucesión de tradiciones igualmente viriles y heroicas. Vale la pena visitar dicho Museo, una estancia que se nos antojó corta, todo ello en familia y con un guía de lujo. Para los más pequeños se efectuó una gincana cultural, aunque como suele ser costumbre en este tipo de eventos, los más mayores disfrutaron tanto o más que sus hijos, no faltando alguna que otra “trampa” para poder alzarse con la victoria final… Y es que el alma totalitaria no está exenta a veces de ese aire entre juvenil y pícaro que caracteriza a nuestra cosmovisión antidemocrática del mundo que hoy se bate casi en retirada ante el avance de las ruinas y de las tinieblas de la Edad Más Oscura. SEMPER FIDELIS!!!

FUERZA HONOR Y TRADICIÓN

Joan Montcau

 



VISITA A LA ROCA MEGALÍTICA DE SANT ANTONI (05-I-2010)
enero 8, 2020, 9:28 pm
Filed under: Sin categoría

Vista previa de imagenResultado de imagen de Montpedrós Sant Antoni roca megalíticaResultado de imagen de Montpedrós Sant Antoni roca megalíticaImagen relacionada

VISITA A LA ROCA MEGALÍTICA DE SANT ANTONI (05-I-2010)

“El Arte necesita soledad o miseria, o pasión. Es una flor de una roca, que requiere el viento áspero y el terreno duro”.

Alexandre Dumas

“Que nuestro ejército sean los árboles, las rocas y los pájaros del cielo”.

Alejandro Magno

La víspera de la Epifanía o Día de Reyes decidimos hacer una marcha con visita incluida a una de las zonas más misteriosas y enigmáticas de la comarca del Baix Llobregat. Estamos hablando del Montpedrós (348 m altitud), montaña popularmente conocida también como la Montaña de Sant Antoni, ya que en la cima de dicha montaña hay una ermita levantada en honor de dicho santo.

La cima del Montpedrós, vista desde el Este o el Oeste, tiene la apariencia de un volcán, de ahí su gran poder de atracción. Esto se debe a que en la antigüedad era una fortificación de vigilancia, ello para evitar la entrada de los sarracenos durante nuestra Reconquista, formando parte de la llamada Marca Hispánica; de hecho en toda ella hay restos de muralla y de torres de vigilancia. La torre que en mejor estado de conservación está, es una que hay junto un sendero de fuerte acceso que comienza varios km atrás en la misma estación del ferrocarril de la localidad de Sant Vicenç dels Horts, la zona en concreto es conocida por ello como La Torrassa, convertida hoy dicha torre de vigilancia medieval en un espectacular mirador. De hecho esta zona en concreto es conocida como ‘Serrat de la Torrassa’.

Seguimos subiendo hacia la cima alcanzando primero una zona rocosa que destaca sobre el conjunto pétreo por las formas afiladas de sus rocas, la zona es conocida como Les Agulles de Sant Antoni, para llegar a las mismas se puede ir por el sendero comentado o bien escalar una pared negra de unos 8 metros de altura pero con buenos salientes roqueros donde agarrarse. La panorámica una vez alcanzado el citado ‘castillo roquero’, como diría nuestro gran Félix Rodríguez de la Fuente, es verdaderamente espectacular. Desde aquí ya nos enfilamos hacia nuestro siguiente y principal objetivo: una roca megalítica con petroglifos de procedencia neolítica. Esta roca se conoce como Roca de Montpedrós; la misma se encuentra en un lugar de no muy fácil acceso -y no muy a la vista-, y en una bifurcación del sendero principal que lleva a la cima de la montaña, ya relativamente cerca de la cumbre, a unos 50 metros aproximadamente.

Una vez estamos ante dicha roca, observamos que en la cara Este de la misma destaca el grabado más importante, curioso y atrayente, una clara representación del Sol con don astas que, observando otros ejemplos conocidos, han sido interpretados como astas de ciervo, constituyendo, posiblemente, desde este punto de vista la representación del Carro del Sol, un elemento mitológico muy repetido entre muchos pueblos antiguos y que ha llegado hasta

nosotros de la mano de la cultura grecorromana a través de la figura de Apolo, el conductor del carro del Sol. Hay que citar también el grabado de la cara Norte el cual parece representar a un caracol, pero a un caracol con una especie de cabeza de dragón. Estamos ante dos símbolos ancestrales pertenecientes a la Tradición Primordial nórdico-polar; el círculo con el punto central, que simbolizaría al Sol, al Astro Rey, como también al Principio Supremo manifestado. Por otro lado la espiral del caracol es el símbolo de la Generación Cósmica. Curioso que el primero señale hacia el Este, el nacimiento del Sol Invicto, y el segundo hacia el Norte, lugar de origen de la Tradición Primordial y residencia de su Patria Sagrada: Hiperbórea. Por otro lado tanto el ciervo como las astas tenían connotaciones claramente solares en la todas las culturas y mitologías indoeuropeas.

Una vez alcanzada la cima nos encontramos con la ermita de San Antonio, además de los restos del castillo medieval de Castellnou de Cervelló (Siglo IX), más bien los restos de una fortificación de finales de dicho Siglo. Parece ser que previamente existió un poblado ibérico en esta zona, sucesión de tradiciones guerreras y heroico-viriles: Laie/Roma/Medievo…

Se cree que el castillo fue construido en tiempo de Guifré I, cuando conquistó esta zona a la canalla sarracena. En el lugar donde se levantaba el castillo, se construyó en época moderna una capilla dedicada a San Antonio, aunque desconocemos la historia de la misma, es muy posible que dicha ermita fuera construida hacia el Siglo XVIII, aunque haya sufrido a lo largo de su historia reconstrucciones varias (de pésimo gusto a nuestro juicio). Por este motivo como mencionamos anteriormente la montaña es conocida también con el nombre de este santo.

Rocas megalíticas, petroglifos, restos de fortificaciones de aquel gran Ciclo Heroico que fue el Medievo, restos de asentamientos ibéricos y romanos, una gran e instructiva marcha la de esta víspera de Fiesta de Reyes, sin duda el mejor regalo que nos pudieran traer los mismos.

FUERZA HONOR Y TRADICIÓN

Joan Montcau

  • Laie sería algo así como el centro espiritual de los pueblos íbero-layetanos, algunos los ubicarían en torno a la montaña sagrada de Mons Jovis o Monte de Júpiter, para los romanos, el actual Montjuïc. Según la leyenda Hércules fundó sobre la cima de dicha montaña la ciudad de Barcelona, Barkeno para los antiguos pueblos layetanos que se extendieron por las comarcas del Baix Llobregat, el Barcelonés, el Vallés Oriental y Occidental, el Maresme e incluso por el Bages.


LIBROS: ESCRITOS SOBRE LA MASONERÍA
enero 1, 2020, 4:26 pm
Filed under: Sin categoría

Resultado de imagen de julius evola scritti sulla masoneriaResultado de imagen de Julius Evola

 

LIBROS: ESCRITOS SOBRE LA MASONERÍA

 

“No existe en la Masonería una iniciación real y experimental, sino de vestigios decrépitos y de un ritualismo artificial e inoperante, por no decir, mucho peor”.

Julius Evola, “El Arco y La Maza”, 1968

 

“Se debe pues pensar que se trata aquí de un proceso de involución llegado a un punto tal, que tras la retirada del principio animador originario de estas organizaciones, pudo producirse, una verdadera inversión de polaridad… Todo sucede como si fuerzas habiendo escapado de manos de quienes les habían invocado, dando lugar a procesos que han conducido a direcciones muy diversas de las que perseguían los fines originarios, en un juego de acciones y reacciones, y de choques con retroceso”.

Julius Evola, “El Misterio del Grial y la Tradición Gibelina del imperio”, 1937

 

Estamos ante una recopilación de escritos que sin pretender ser exhaustiva, Julius Evola dedicó sobre el escabroso tema de la Masonería, organización subversiva y claramente disolutoria cuyos métodos, formas y maneras de actuar y de accionar sumamente corrosivos, nos han llevado a la actual locura mundialista y globalizada, a la actual pseudo-civilización materialista y sin alma, a lo que algunos plutócratas tan devotos y amantes de la atroz aberración liberal-capitalista de nuestros días han calificado como el “final de la Historia”, cuando realmente estamos en los momentos terminales y crepusculares de todo un Fin de Ciclo: LA EDAD MÁS OSCURA; algún autor incluso, quizás de forma un tanto exagerada, ha llegado a decir que la Masonería es el “motor de la historia” (de la moderna se entiende)…

La Masonería moderna inicialmente tuvo un carácter claramente reservado y secreto, y aunque hoy ya todo el mundo hable de ella como si se tratara de una especie de inofensiva ONG presuntamente “caritativa” y “altruista”, y que haya pasado a convertirse en una institución más (aunque muy importante e influyente) del actual Sistema tiránico pasando a ser su accionar en “discreto”, no por ello ha perdido su carácter SINIESTRO y claramente diabólico.

Históricamente hay que distinguir dos Masonerías, la operativa y la especulativa. La operativa tuvo un carácter tradicional y era una organización iniciática de artesanos y de constructores; fueron ellos los grandes inspiradores y representantes de la bella y fascinante arquitectura gótica del Medievo, además estuvieron muy ligados a las grandes Órdenes de Caballería, especialmente la de los Templarios. El carácter simbólico y sagrado que ellos daban al trabajo de la piedra, era similar al que los alquimistas efectuaban mediante el trabajo con los metales; el fin en ambos casos era la perfección, “la Obra Bien Hecha”. El carácter iniciático y reservado de sus ritos y estructura interna evidentemente despertaron el recelo, la incomprensión y hasta el odio de una Iglesia cada vez más ganada por la aberración güelfa y sus pretensiones puramente temporales (y eso que Cristo dijo “mi Reino no es de este mundo…”), como así ocurrió también con otros estamentos u organizaciones inspiradas en el gibelinismo imperial y metafísico. Las condenas de una Iglesia cada vez más corrompida por las pretensiones temporales de sus Papas y su oposición al carácter divino y sagrado del Sacro Imperio Romano-Germánico al que veía como gran rival en este mundo, hacia la poesía trovadoresca, de carácter fundamentalmente simbólico e iniciático (recordemos la condena eclesiástica hacia la obra del gran Dante), hacia las Órdenes de Caballería en general (recordar que antes de la condena y destrucción de la Orden del Temple en el Siglo XIV, ya en el Siglo XIII las Órdenes de San Juan y la de los Teutónicos fueron acusadas de “herejía”), hacia verdaderos místicos e inspirados de la propia Iglesia, etc, hicieron que el fabuloso edificio del Medievo Gibelino se viniera abajo en un momento en el que parecía que Europa se encaminaba a alumbrar a una de las más grandes civilizaciones de la Historia de la humanidad. Estamos pues ante una de las grandes revoluciones subversivas y anti-tradicionales que fueron génesis o semilla de la actual monstruosidad y anomalía moderna. Podríamos considerar al “teocratismo güelfo” y su lucha y oposición contra el Emperador Sagrado, es decir el que debería aunar en su persona los dos poderes -espiritual y temporal, la Contemplación y la Acción- como en todas las grandes civilizaciones indoeuropeas, como el antecedente directo del protestantismo, y con éste y su concepción liberal del “libre examen”, el inicio de la disgregación y disolución del Sacro Imperio así como del nacimiento del liberalismo burgués y capitalista (el “éxito” en este mundo, sobre todo en la vida material o en el mundo de los negocios como afirmaba la aberración protestante). Es aquí donde comienza el inicio de la otra Masonería, la especulativa. O mejor dicho, la subversión paródica y caricaturesca, la transformación o metamorfosis involutiva de la Masonería operativa en la puramente especulativa y moderna. En la Masonería moderna se seguía utilizando los mismos símbolos tradicionales ligados al arte constructivo, pero ya vacíos de verdadero significado metafísico y tradicional, los artesanos y constructores pasaron a ser poco a poco sustituidos por farsantes, “intelectuales” de diverso pelaje cuando no de meros maniobreros políticos con pretensiones revolucionarias y odio contra el orden tradicional -ya venido a menos- establecido: el Imperio y la Iglesia.

Aunque como hemos dicho la Masonería subversiva y anti-tradicional tuvo sus antecedentes, el nacimiento “oficial” de la misma se sitúa en Inglaterra (la gran enemiga tradicional de Europa por otro lado) en torno al primer cuarto del Siglo XVIII, concretamente la Gran Logia de Londres fundada en el 1717, y estamos ya ante una institución claramente burguesa y liberal (“librepensadora”), emanada o ligada a la herejía protestante que de hecho sirvió de caldo de cultivo de la misma. Las revoluciones modernas claramente subversivas y anti-tradicionales inglesa (1688), norteamericana (1776) y francesa (1789), hijas todas ellas del pensamiento protestante como dijera José Antonio Primo de Rivera, iniciaron definitivamente el proceso de descomposición, disgregación y desintegración de la ecúmene europea y su proceso de caída por la pendiente en el que estamos; sin duda en el origen y desarrollo de todas ellas estuvieron presentes o inspiraron e influyeron los mismos personajes o fuerzas disolutas que nos llevaron a todo esta espiral demónica de decadencia: Güelfismo/Protestantismo/Masonería especulativa, ello con todas las emanaciones de doctrinas, teorías, organizaciones o movimientos que dicha espiral infernal alimentó, sobre todo tras el derrumbe de los fundamentos reales y espirituales del Sacro Imperio que llevarían a la atomización y disgregación europea con la maldita “constitución de las nacionalidades” .

Como dijo Benjamín Disraelí , el que fuera Primer Ministro del Reino Unido en el Siglo XIX ( y judío por cierto), “el mundo está gobernado por personajes muy diferentes de los que imaginan los que no están entre bastidores”; y esto nos permite entrar en otro tema aunque con ello muy relacionado…

La historiografía oficial del Sistema y de su odiosa propaganda siempre cuando hacen alusión a los hechos históricos como tales, hacen referencia a los hechos en sí y a sus protagonistas, nunca a “LOS QUE ESTÁN DETRÁS”, inspirando, influyendo, maniobrando “entre bastidores” para así conducir determinado proceso hacia unas metas ya determinadas y prefijadas con anterioridad, condenando por otro lado de “conspiranoicos” a los pocos espíritus lúcidos que son capaces de entrever la Gran Estafa o la “Gran Parodia” (René Guénon) en la que nos encontramos ante la imbecilidad generalizada y masificada. Es la teoría de la TRIDIMENSIONALIDAD DE LA HISTORIA de la que ya nos hablaba Julius Evola, a saber: los hechos históricos, sus protagonistas y los que manejan los hilos, generalmente éstos ocultos para la gran mayoría de los mortales (“el totalitarismo sin rostro” como lo denominó el gran periodista falangista Ismael Herráiz ya en la década de los sesenta del pasado Siglo)…

Julius Evola en esta recopilación de escritos y de artículos suyos sobre el tema, tiene muy claro el carácter enormemente subversivo, satánico incluso, que la Masonería ha jugado (juega) en el desarrollo de la Modernidad y de la parodia caricaturesca y grotesca de civilización que se levantó sobre las ruinas del Medievo y de su Sacro Imperio, una auténtica pseudo-civilización de esclavos como él la denominó. Aparte de jugar un papel decisivo en las revoluciones anteriormente citadas, así como en las del Siglo XIX, también estuvo entre las principales fuerzas inspiradoras que alumbraron las grandes aberraciones del Siglo XX: de las partitocracias burguesas y liberales, las dos guerras mundiales, la caída de los Imperios centroeuropeos, la constitución de la Sociedad de Naciones primero y de la O.N.U. después, la Segunda República española, estaría en los orígenes incluso del sionismo y de la revolución marxista, de movimientos pseudo o contra-espirituales como el espiritismo, el teosofismo, el antroposofismo o mismamente la hoy tan desgraciadamente famosa “New Age”, etc., todo ello para llegar al actual Nuevo Orden Mundial, la famosa “República Universal” de la que ya hablaban los famosos -y prohibidos- Protocolos y cuya meta precisamente también era y es la de la Masonería especulativa. Como dato curioso señalar que para la Masonería moderna la “Era de la Luz” comienza precisamente en el hemistiquio de 1945-48, es decir la etapa que va desde la Derrota de Europa con el final de la II Guerra Mundial y consiguiente victoria de las fuerzas de la subversión mundial, hasta el engendro de la “Declaración Universal de los Derechos Humanos” de la O.N.U. Sin duda estamos ante otra inversión del simbolismo tradicional, ya que según los mitos y la teoría de los Ciclos Cósmicos actualmente estamos precisamente desde el punto de vista espiritual en el Kali-Yuga o Edad Más Oscura, en su fase más terminal, aterradora y apocalíptica para ser más concretos, no hay nada más que ver el ritmo cada vez más creciente y veloz del proceso de descomposición a nivel mundial de los hombres en general, de las sociedades, de los Estados, etc. Como dijo René Guénon en “La Crisis del mundo Moderno”: “el que desencadena las fuerzas brutales de la materia perecerá aplastado por esas mismas fuerzas, de las cuales ya no es dueño cuando las ha puesto imprudentemente en movimiento, y a las cuales no puede jactarse de retener indefinidamente en su marcha fatal; fuerzas de la naturaleza o masas humanas, o las unas y las otras todas jun-tas, poco importa, son siempre las leyes de la materia las que entran en juego y las que quiebran inexorablemente a aquel que ha creído poder dominarlas sin elevarse él mismo por encima de la materia”. El hombre moderno, una auténtica perversión del Hombre de la Tradición, es igual al hombre insensato (léase democrático…) del que habla el Evangelio, “que edificó su casa sobre arena. Cayeron las lluvias, se precipitaron los torrentes, soplaron los vientos y sacudieron la casa: ésta se derrumbó, y su ruina fue grande” (Mateo 7, 24-27), y el final catastrófico y entre terribles convulsiones de la Modernidad, está muy cerca, quizá más de lo que pensamos…

 

FUERZA HONOR Y TRADICIÓN

 

Joan Montcau

 



CAMINATA MONTE ORSA-LA SALUT (05-XI-2019)
diciembre 6, 2019, 10:56 am
Filed under: Tradición

Resultado de imagen de ermita La Salut de Sant BoiVista previa de imagen

 

CAMINATA MONTE ORSA-LA SALUT (05-XI-2019)

 

“El mundo está lleno de pequeñas alegrías: el arte consiste en saber distinguirlas”.

Li Tai-Po (701-762) Poeta chino.

 

“Los espejos se emplean para verse la cara; el arte para verse el alma”.

George Bernard Shaw (1856-1950) Escritor irlandés.

 

 

Iniciamos la ruta a las 07:00 horas desde nuestro punto de partida situado en Hospitalet de Llobregat, concretamente una calle que lleva el nombre de una montaña de resonancias míticas situada en el Prepirineo catalán: Pedraforca. De aquí ya nos dirigimos hacia nuestro primer objetivo, el Monte Orsa o Sierra de Orsa como era conocido antiguamente antes de su “cristianización”, y hoy oficial y popularmente denominado Sant Pere Mártir, una montaña cuya cima está a unos (casi) 400 metros sobre el nivel del mar. Algunos autores relacionan el nombre antiguo de la montaña con la presencia de osos por la zona, lo cierto que dicha montaña ya era conocida a finales del Siglo X como Puig d’Ossa. Esta montaña está a medio camino entre las comarcas del Barcelonés y del Baix Llobregat, alzándose imponente sobre gran parte de ellas, ya que destaca mucho más por su anchura que por su altura. De hecho toda la Sierra de Collserola es uno de los mayores parques metropolitanos del mundo con 11000 hectáreas, de las que cerca de 8.500 están catalogadas como Parque Natural repartidas entre tres comarcas (las ya comentadas del Barcelonés y del Baix Llobregat, además del Vallés Occidental). La Sierra Oscura como era denominada también antiguamente, es un verdadero lujo para los que vivimos a sus alrededores, aunque si para algunos es lugar de meditación, recogimiento, deporte incluso; para muchos otros sin embargo viene a ser algo así como una especie de desagüe de una bestialidad obtusa, no hay nada más que ver las grandes cantidades de basura arrojada por la chusma en los lugares más cercanos y colindantes a las junglas de asfalto o zonas urbanizadas…

Una vez llegados a Finestrelles, en Esplugues de Llobregat, nos empezamos a adentrar dentro de los límites de la Sierra Oscura. Nos dividimos en dos grupos, uno se encamina directamente hacia la cima del Monte Orsa, sobre ella se encuentran las ruinas de una antigua ermita del Siglo XVII; mientras que el otro grupo se introduce por el interior del bosque que nos encamina directamente hacia el siguiente punto de encuentro, un cerro en cuya cima hay una hornacina esculpida en forma triangular con una representación de la Santa Virgen, construida al parecer en el año 1969 por militares y que curiosamente mira hacia el majestuoso Templo Expiatorio de España del Tibidabo (‘Podium Aquilae’ como denominaban los romanos a dicha montaña). La Divina Madre mirando hacia su Divino Hijo Resurrecto, Triunfante y Victorioso que corona precisamente la cima de dicho Templo y de paso la ciudad de Barcelona. Ante este pequeño y sencillo monumento, sencillez y austeridad propios del laconismo militar del estilo de quienes lo erigieron en plena Era de Franco, las oraciones de rigor y un recuerdo de todos nuestros Caídos.

 

Ante el decadente arte religioso del Barroco donde predominaban las imágenes y las figuras de un Cristo humillado, vencido, doloroso, sufriente, llorón incluso, algo que tanto entusiasma a la plebe, preferimos la imagen de un Dios en señal de Triunfo y de Victoria, más propio del mundo indoeuropeo que del odioso y oscuro telurismo semita; además el color dorado de la estatua del Cristo que corona el Templo Expiatorio de España está simbolizando la Iluminación y el ‘Sol de Justicia’, tal como denominaban al Cristo durante el Medievo, uno de sus atributos más bien…

 

Una vez alcanzado el bello mirador del El Turó d’en Corts, una montaña de 390 metros que se encuentra entre los municipios de Sant Just Desvern, en la comarca del Baix Llobregat y de Barcelona, en la comarca del Barcelonés, cogemos un sendero de fuerte desnivel descendente que hay a mano izquierda y que nos lleva directamente hacia la localidad de Sant Feliu de Llobregat, concretamente hacia el objetivo fijado que era La Salut, no sin antes pasar por la llamada ‘Torre del Bisbe’, una masía de grandes dimensiones también conocida como la ‘Torre de Baix’, construida probablemente en el siglo XII sobre una antigua torre de defensa. En el siglo XII perteneció al Obispo de Barcelona Berenguer de Palou, y posteriormente pasó a manos de la familia Vives.

 

La Salud realmente es una ermita y área de ocio situada en el término municipal recientemente citado. Está dedicada a la Virgen de la Salud, patrona del obispado de Tarrasa. Junto a la ermita se alza una masía, la Casa Gran de la Gleva, que data del 1719 y que hoy acoge un restaurante. Señalar que cada Lunes de Pascua se celebra un aplec (reunión popular) de carácter religioso. El origen de dicha ermita data del Siglo XVIII, pero el culto a dicha Virgen es muy anterior. Vale la pena visitar todo este área y parajes, la citada ermita, la masía hoy transformada en restaurante (algo caro por cierto) y el área lúdica de barbacoas y con bar, donde los precios desde luego son mucho más asequibles para nuestras alborotadas economías, hoy algo tambaleantes en esta odiosa y tiránica plutocracia mundialista y multikultureta. Ah se nos olvidaba!!! Como “curiosidad” señalar que dicha ermita también fue quemada y sus imágenes destruidas durante la Cruzada de 1936-39 por la misma chusma y gentuza de siempre, ello como tantísimos miles de monumentos, esculturas e imágenes sagradas a lo largo y ancho de nuestra Patria. Y cómo no!!! como tantos y tantísimos otros monumentos o edificios, reconstruida durante el Estado del 18 de Julio…

 

Tras un breve refrigerio, los camaradas saliendo ya de esta puerta de entrada al Parque Natural de Collserola -una de tantas- que es La Salud, sin duda una de las más bellas, para dirigirnos al bonito cementerio del pueblo. Preciosas lápidas, lacónicas esculturas, símbolos religiosos y místicos por doquier, un bonito y sencillo altar en el interior de un templete. Rezamos unas oraciones por los Gloriosos Caídos por Dios y por España ante una lápida hoy tuneada por los farsantes y fantoches “políticamente correctos” (viles canallas en definitiva) de la perversa Desmemoria Histérica. Nuestros Caídos SIEMPRE presentes en nuestro afán como reza el Inmortal himno de amor y de guerra de los “camisas azules”, de nuestra Falange Eterna. Como decía Novalis: “Un espíritu histórico no puede tener dudas de que ha llegado el tiempo de la Resurrección y que precisamente los acontecimientos que parecieron haberse dirigido en contra de su activación y amenazaban con consumar su hundimiento, han sido los signos más favorables de su Regeneración”. La Hermandad Totalitaria cree en el Despertar, en el Renacimiento, en la Regeneración, en la Resurrección, en la Iluminación, y poner nuestra mente, nuestra visión, y hasta dedicar nuestra existencia terrena mirando y rindiendo incesante culto a la Memoria Sagrada de nuestros gloriosos Antepasados y Ancestros ayudarán sin duda a ello. Como dice el Evangelio, una casa siempre permanecerá firme si se edifica sobre una roca, al contrario si se edifica sobre arena, acabará por derrumbarse, y al fin y al cabo así son construidas todas las demoníacas pseudo-doctrinas de la Modernidad que hoy atenazan al mundo, están edificadas sobre lo frágil, lo voluble, sobre la Mentira en definitiva. Toda verdadera Cosmovisión ha de estar asentada sobre recios y viriles principios espirituales, de lo contrario jamás habrá un verdadero Renacimiento (nada que ver con la farsa humanista y antropocéntrica que se instauró a partir del Siglo XV sobre las ruinas del gibelinismo medieval, y uno de los grandes gérmenes de todos los males habidos y por haber en la actualidad), y una verdadera Regeneración.

 

Salimos del cementerio y ya nos encaminamos hacia el siguiente objetivo, el bonito Parque de Torreblanca de Sant Feliu, está considerado como uno de los espacios verdes más especiales y mágicos de toda la comarca del Baix Llobregat. La joya de este parque es su magnífico jardín romántico de finales del siglo XIX que otorga un toque de misterio al espacio. El parque está repleto de lagos, islas, cuevas, saltos de agua, grutas… además todo el conjunto está rodeado de una vegetación exuberante que le da un toque muy especial. Un parque que hará las delicias de todas aquellas familias que quieran visitarlo, especialmente de los más pequeños. En el interior de dicho parque hay multitud de senderos, juegos infantiles, zonas con máquinas de entrenamiento para los más mayores y varios espacios con vistas panorámicas donde contemplar el paisaje, además de un espectacular laberinto vegetal. Está considerado el mejor parque urbano de toda la provincia de Barcelona, tiene un total de 12 hectáreas y abarca realmente tres municipios: San Juan Despí, Sant Just Desvern, más el ya citado Sant Feliu de Llobregat. Aunque sobre gustos no hay nada escrito, el Parque del Laberinto de Horta en la capital o mismamente el Parque de Can Boixeres en Hospitalet de Llobregat, tampoco tienen mucho que envidiar del mismo, aunque quizás ambos algo menores en extensión. En fin, cuestión de gustos como hemos dicho. Por otro lado señalar que en el interior del Parque de Torreblanca hay un refugio antiaéreo de la época de la Cruzada, pero que no conseguimos localizar, dejándolo ya para otra ocasión.

 

Nueva ruta por tanto efectuada por la Hermandad Totalitaria ACIMJI/Barcino y que nuevamente aconsejamos hacer a todos los amantes del Arte, de la Montaña y fundamentalmente de la “otra Barcelona”, es decir la que generalmente nos es escamoteada y escondida por los medios de desinformación y/o idiotización del Sistema -y no digamos de la telebasura-, porque ello podría acercarnos o conectarnos peligrosamente con la Barcelona Ancestral, Mítica y Tradicional a la que tanto odian la modernidad progresista y plutocrática, y la basura separatista y antiespañola, todas ellas antimíticas por principio y en esencia. SEMPER FIDELIS!!!

 

FUERZA HONOR Y TRADICIÓN!!!

 

Joan Montcau

 



CODREANU
diciembre 1, 2019, 12:12 am
Filed under: Metapolítica, Política y tradición, Tradición

Resultado de imagen de CodreanuResultado de imagen de Codreanu

CODREANU

 

“Entre los diferentes jefes de los movimientos de reconstrucción nacional surgidos en el período comprendido entre las dos guerras mundiales a quienes tuve ocasión de conocer, recuerdo especialmente a Cornelio Codreanu, el jefe de la Guardia de Hierro rumana, como una de las figuras más puras rectas y nobles”.

 

Julius Evola

 

 

 

“Un legionario mira derecho a los ojos. Los ojos no mienten. Su rostro está lleno de esperanza.

Cuando habla y cuando escribe, debe ser breve, claro y preciso.

La charla larga y engañosa es la charlatanería de la democracia.

Vestirá modestamente. Despreciará el lujo, que considerará fundado en una inclinación espiritual hacia la deshonestidad. El hombre que hoy es amante del lujo, si no es un ladrón pertenece a una de las variadas categorías del bribón; en todo caso, es un hombre sin sentimientos que hace escarnio de la miseria infinita del país”.

 

Corneliu Zelea Codreanu

 

Corneliu Codreanu, Caudillo y Mártir rumano. Fundó y lideró hasta su muerte un Movimiento político cuyos miembros llevaban uniformes verdes, ya que dicho color es considerado símbolo de rejuvenecimiento y de renacimiento, por lo que esos camaradas unidos en Santa Hermandad, porque esto y mucho más fue la Legión de San Miguel Arcángel o Guardia de Hierro, recibieron el apodo de «camisas verdes». Como sabemos el nido es una estructura más o menos compleja utilizada por algunas especies animales, bien para procrear y criar a su descendencia, bien para refugiarse —para dormir, hibernar, etc—, es pues una estructura natural ligada al “verdor” de los bosques, de los parajes y de los campos. No hay que olvidar que este extraordinario Movimiento más Metapolítico que puramente político, inicial y fundamentalmente estaba formado por hombres procedentes del campesinado y del mundo del Agro. El Axis Mundi de la Guardia de Hierro era la “Casa Verde”, edificio construido por los propios legionarios y que como comentó un Evola fascinado “tenía la sensación de estar ante un verdadero Claustro.  La Casa Verde era el Nido Supremo de la Orden que se unía espiritualmente y conectaba alimentando existencialmente a la multitud de nidos menores que de Él dependían y se alimentaban.

 

La Guardia de Hierro tenía una estructura jerárquica autoritaria, una pirámide de caudillos con Codreanu en su vértice, en la cúspide. Su base la formaban células de unos 3 a 13 miembros llamadas con el simbólico nombre de “nidos”. Dichos nidos eran algo así como un “núcleo familiar sagrado y metapolítico”, una especie  de “reserva espiritual en medio de un mundo en ruinas” al que había (hay) que combatir sin tregua desde todos los frentes. Los nidos se agrupaban para formar «guarniciones» que, a su vez, se unían en «sectores», «condados» y «regiones». Los Jefes de los nidos y las guarniciones no eran elegidos por la dirección del partido, pero sí lo eran los jefes del resto de niveles. Estos eran directamente responsables ante el Jefe Supremo de esta auténtica Orden de Caballería del Siglo XX, cuya visión ascético-militar y sacra del mundo, su rechazo absoluto y en bloque hacia la Modernidad y sus pseudo-valores, el desprecio por la peste democrática, sus rituales y ceremonias de iniciación a la manera de las antiguas cofradías guerreras que surgieron en todo el mundo indoeuropeo, etc, hacen a este fascinante Movimiento único en su género. Así pues, no estábamos ante un simple partido político al uso, ya que la Guardia de Hierro, el legionarismo rumano fue el Mensaje y la Manifestación de lo más puro de la Tradición Primordial en una etapa avanzada de degeneración de Europa, y en unos momentos además en que parecía muy posible una rectificación o reactivación de nuestra Patria común después de siglos de decadencia. La “Otra Europa” en la que estaba incluida esa Santa Hermandad fundada por Codreanu, finalmente fue derrotada en 1945, pero su Doctrina y su concepto de un verdadero Despertar del Hombre no desaparecerán jamás, porque son una emanación de la “Sanatana Dharma”, en la tradición indoaria la Doctrina Universal y Perenne. CORNELIU ZELEA CODREANU PRESENTE!!!

 

FUERZA HONOR Y TRADICIÓN

 

Joan Montcau

 



FÉLIX, EL MAESTRO, EL HÉROE 
noviembre 27, 2019, 8:51 pm
Filed under: Ética y valores, Tradición

Imagen relacionada

FÉLIX, EL MAESTRO, EL HÉROE

 

“En cualquier caso, creo que la fusión de la actividad mental sobre todo la imaginativa con las experiencias directas, constituyen la base para poder no solo acercarnos a la comprensión de la realidad natural, sino también para poder describirla y, por tanto, hacer a todos partícipes de nuestra vivencia.”

 

Félix Rodríguez de la Fuente

 

“En las raras ocasiones en que los esfuerzos que vengo realizando en defensa de los animales salvajes han llegado a fatigarme, me ha bastado pensar que la Naturaleza pertenece a los niños para reanudar mi batalla encaminada a la conservación de la fauna”.

 

Félix Rodríguez de la Fuente

 

Dejó este mundo el mismo día en el que vino a él: un 14 de Marzo. Rara vez los Dioses conceden tal privilegio, aunque evidentemente no estamos hablando de un hombre común. Hablamos del gran Félix Rodríguez de la Fuente, Maestro y Héroe.

 

Decía el Maestro que la Revolución Neolítica sin duda trajo importantísimos avances al ser humano, pero como veremos más adelante también tuvo algunas contrapartidas negativas. Se denomina Revolución Neolítica a la primera transformación radical de la forma de vida de la humanidad, que pasa de ser nómada a sedentaria y de tener una economía recolectora, es decir de subsistencia (caza, pesca y recolección) a productora (agricultura y ganadería).

Es decir que en términos relacionados con la historia de la cultura, corresponde al paso del período Paleolítico (piedra tallada) al Neolítico (piedra nueva) y de ahí su nombre. Tal paso tan fundamental para la humanidad desde el punto vista religioso correspondería al mito bíblico de Caín y de Abel. Estos dos hermanos simbólicos y arquetípicos encarnaban en sí ambos tipos de civilización. El asesinato de Abel por su hermano Caín en términos ontológicos simbolizaría el triunfo del sedentarismo, y a la larga de la actual humanidad depredadora, desacralizadora, profana y profanadora, de la repugnante civilización (parodia más bien de la misma) burguesa e industrial. No es por casualidad que en alguna ocasión se haya calificado a la actual pseudo-civilización moderna como de “cainita”, y a los hombres-masa de la Modernidad como “los Hijos de Caín”; además se atribuye a Caín según el mito bíblico la fundación de la primera ciudad… Abel encarnaría la espiritualidad primordial, de los orígenes “in illo tempore”; por contra Caín encarnaba la dispersión espiritual propia del mundo de las ciudades y grandes urbes, a un ritmo cada vez más creciente a medida que avanza el Kali-Yuga. La exégesis tradicionalista por tanto ve en ese triunfo una verdadera involución desde el punto de vista metafísico.

 

Ahora bien, si la Revolución Neolítica trajo consigo indudables e importantes avances para el ser humano, no es menos cierto que éste último perdió la dimensión de la trascendencia, la visión sagrada de la Naturaleza y del Cosmos que caracterizaba al hombre del Paleolítico, la convicción de ser una parte de un Todo, de ser un Pequeño Cosmos dentro del Gran Cosmos. La mentalidad Neolítica en cierto modo y a la larga era la negación de todo ello; podríamos decir que la aberración moderna y su deletérea visión del mundo son como una especie de hijo bastardo de la misma. La Naturaleza ya no es respetada con devoción, puede ser violada, profanada sin ningún rubor ni cortapisa, cualquier atentado contra ella es justificable en aras de un “progreso” nadie a ciencia cierta sabe hacia dónde. La actual crisis ecológica es consecuencia directa de esa anómala y barbárica forma de pensar y concebir el mundo.

 

Nos venía a decir el Maestro Félix que el verdadero “progreso” de la humanidad, que una Verdadera Revolución sería aquella en la que, sin desechar los importantes logros y avances que sin duda vinieron con el Neolítico, el ser humano volviera a recuperar esa DIMENSIÓN DE LA TRASCENDENCIA y esa concepción sagrada del Cosmos, su respeto reverencial a la sacralidad y a la divinidad de la Naturaleza, a la GOTTELSWELTANSCHAUUNG (Visión Divina del Mundo), Patria ideal y Templo a la vez. Precisamente Félix nunca se cansó de criticar la vida urbana, el crecimiento ilimitado y la destrucción del medio ambiente.

 

Sin duda el Legado, la Obra, el Mensaje de Félix Rodríguez de la Fuente pertenece a lo mejor de la Tradición Primordial. Él consiguió en nuestra Patria que especies animales entonces amenazadas de extinción fueran protegidas por el Estado, muchas de dichas leyes de protección fueron modelo en la plutocrática y democrática Europa de entonces (tanto la capitalista como la comunista); leyes de protección de aves rapaces tanto diurnas como nocturnas, de las aves carroñeras, del lince, del ciervo, del lobo, nacieron gracias a su influencia e inspiración. También se lanzó a la defensa del oso ibérico, así como de zonas naturales como las dunas de El Saler, el Parque de Doñana, las Tablas de Daimiel y la laguna de Gallocanta. Su intervención fue decisiva para acabar con las odiosas Juntas de Extinción de Animales Dañinos y Protección a la Caza y se contó entre los impulsores del Fondo Mundial para la Naturaleza en nuestro Patria. Auspició la promulgación de Parques Naturales y Nacionales y logró la preservación por ley del halcón peregrino y del lobo como indicamos más arriba. De hecho según se dijo entre 1971 y 1974 en España se le consideró «el personaje más famoso después de Franco»…. Ni que decir tiene que la podrida democracia HEZ-pañola actual con un estadito corrupto, potencialmente criminal, atomizado y multifraccionado hasta la náusea, es una descomunal atrocidad contra la Naturaleza y la Fauna patrias. Las distintas y enloquecidas administraciones de ese estadito putrefacto se pasan por el forro cualquier ley protectora; a diario escuchamos y leemos la muerte de lobos, linces, halcones, zorros, etc a manos de canallas y de miserables sin escrúpulos, encima la mayoría de las veces gozando de amparo legal.

 

Félix Rodríguez de la Fuente fue uno de los activistas ecologistas más precoces en España, además del responsable de despertar la conciencia ecológica y el respeto a la naturaleza en buena parte de sus compatriotas, aunque sería un error si lo comparamos a los actuales ecologetas de risa que no sabrían distinguir un árbol de un arbusto. Él consiguió que cuando llegaran los viernes por la noche cientos de miles y de miles de los españoles de entonces se quedaran embobados ante el televisor -entonces no existía la inmunda telebasura de hoy- viendo las imágenes y oyendo la espléndida belleza narrativa del sobrio y castellano discurso de Félix en aquel inmortal programa que comenzaba con una melodía vibrante, viril, electrizante. Memorables sus programas dedicados al Lobo, al Lince, al Azor… “El Hombre y la Tierra” aún hoy, 40 años después, sigue siendo único en su género, una verdadera Poesía intemporal y en movimiento, un verdadero canto a la Belleza y al Arte que es (debería ser) la Naturaleza inviolada. Ya nos decía el gran Antonio Gaudí que el verdadero LIBRO por excelencia era el de la Naturaleza, obra divina y ante la cual los libros de los hombres apenas son pálidos reflejos.

FÉLIX RODRÍGUEZ DE LA FUENTE SIEMPRE PRESENTE!!!

 

FUERZA HONOR Y TRADICIÓN

 

Joan Montcau