Julius Evola. Septentrionis Lux


El centro europeo de documentación e información
febrero 8, 2009, 11:16 am
Filed under: Cultura y pensamiento, Janus Montsalvat, Política y tradición

Aquel gran intelectual tradicionalista y ex-ministro de Obras Públicas durante el franquismo, que fue González Fernández de la Mora -fallecido ya hace algunos años-, a principios de los años cincuenta, junto con otros miembros de la “Generación del 48” -de la que ya escribimos no hace mucho- colaboró en la creación de una especie de Internacional de Derecha Contrarrevolucionaria denominada “Centro Europeo de Documentación e Información”, bajo la presidencia del Príncipe Otto de Habsburgo; que por entonces, según parece, gozaba de las simpatías de algunos sectores del carlismo español e incluso del mismísimo Francisco Franco.

Dicho Centro se definía como “de carácter político al servicio de lo que se ha llamado el Orden Tradicional” (José Ignacio Escobar, Marqués de Valdeiglesias) y se oponía a las cuatro Internacionales que, según dicho Centro, tenían aprisionada a Europa: la Internacional marxista, la Internacional masónica, la Internacional liberal y capitalista y, finalmente, la Internacional demócrata-cristiana que era comparada a Judas el traidor. Este Centro celebraba una reunión anual en el Monasterio de El Escorial a la que asistían personalidades de Derecha contrarrevolucionaria de toda Europa. Otro dato curioso es que uno de los “padres espirituales” de esta nueva Idea Europea era nada más ni nada menos que el gran jurista alemán y representante de la Revolución Conservadora Carl Schmitt; el cual también fue considerado como uno de los grandes inspiradores del III Reich. Carl Schmitt fue recibido en la España de Franco en 1962 con todos los honores y condecorado por el Instituto de Estudios Políticos del Movimiento -entonces dirigido por un falangista aspirante luego a demócrata llamado Manuel Fraga- considerándolo también como uno de los padres espirituales del Estado del 18 de Julio, además de cómo uno de los más grandes pensadores de la Europa contemporánea. Carl Schmitt , en su discurso en el Instituto ante la flor y la nata del franquismo, comparó a España con una especie de oasis en medio del desierto… ¡Quién lo diría hoy!.

A volandas de lo que acabamos de explicar sería bueno reflexionar sobre hasta qué punto desconocemos la historia de nuestra España más reciente y ello no sólo por culpa de una escoria democrático-progresista muy interesada en aborregarnos e idiotizarnos con sus anti-valores, sino también por culpa de tanto pseudo-revolucionario y plebeyizante que corretea por nuestros ambientes inflándonos la cabeza con sus ideales telúricos y economicistas para luego cambiarse de chaqueta -después de hacer mucho ruido- y acabar en el PP o en otros sitios peores. Ejemplos conocemos a montones. Estos pseudos-revolucionarios buscan con denuedo, a menudo, acrecentar su fama “revolucionaria” a costa de denigrar y menospreciar la obra mayúscula que nos dejó nuestro extenso elenco de pensadores tradicionalistas.

En otro orden e cosas, sería interesante saber si, teniendo en cuenta que dicho Centro empezó a funcionar a principios de los ´50 -en la época que apareció el monumental “Los Hombres y las Ruinas”-, Julius Evola tuvo algún tipo de contacto o de relación con ellos. No sería de extrañar teniendo en cuenta que Evola en esa obra se identifica con el monarquismo y la Derecha contrarrevolucionaria. Por otro lado, Fernández de la Mora era un hombre de una vastísima cultura que dominaba, además, varios idiomas como el italiano, francés, inglés, alemán y griego, además del latín. Su biblioteca particular pasaba de los veinte mil volúmenes… Tampoco sería de extrañar que hubiera conocido la obra, o parte de ella, de Evola.

Es imperdonable, por otro lado, esa especie de “censura” o de odio casi teológico que determinados “nacional-revolucionarios” tienen hacia todo lo que venga del tradicionalismo o de la Derecha contrarrevolucionaria y todo ello tiene la causa en su aberrante cosmovisión telúrico-ginecocrática, que más que luchar por traer un Nuevo Orden europeo, llevaría, con sus ideas demónicas, a Europa, de nuevo, a lo más hondo del precipicio. Un “nacional-revolucionario” se extasía con Ramiro Ledesma (bien, por otro lado, está), incluso por algún fantoche criminal de la extrema izquierda “políticamente correcto” como Che Guevara, Lenin, Fidel Castro, etc., pero publicar y/o dar a conocer obras de tradicionalistas como Donoso Cortés, Vázquez de Mella, Jaime Balmes, etc., es poco menos que un crimen imperdonable para esta gente cuya “alternativa” al Sistema a penas excede del nivel de lo meramete socioeconómico.

Anuncios

Dejar un comentario so far
Deja un comentario



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: