Julius Evola. Septentrionis Lux


LOS HÉROES: MITAD DIOSES MITAD HOMBRES
marzo 19, 2017, 10:13 pm
Filed under: Eduard Alcántara, Espiritualidad, Metafísica, Tradición

Todas las tradiciones sapienciales han sabido ver en el hombre ese potencial espiritual que anida en su fuero interno, como formando parte de su misma esencia. Por mor de ese entender el cosmos como el resultado de la manifestación del Principio Primero Inmanifestado y Eterno esas tradiciones sacras han concebido siempre que esa figura clave de la dicha manifestación cual es el hombre es portadora de la esencia misma de ese Principio Supremo e Imperecedero. Por ello han sostenido que el ser humano la alberga cual si se tratase de una especie de semilla que no ha germinado pero que podría hacerlo si así su portador se lo propusiese. Hemos, pues, de considerar que se halla en estado latente, cual si de una larva se tratase. Que pase de potencia a acto depende del uso que haga el hombre de su libertad; de esa libertad que lo puede Liberar (en sentido Absoluto) o que, por el contrario, lo perpetúa en la rueda del devenir.

El Primer Principio o -acordándonos de la tradición hinduista- Brahman se manifestó, decíamos, formando el cosmos y lo hizo, señalábamos, alargando su misma esencia como Atman en el hombre, pero también se manifestó como fuerzas sutiles que armonizan el mundo manifestado y armonizan ese microcosmos que es el hombre mismo, así como dando lugar a otras formas de vida -animal, vegetal,…- y materializándose, asimismo, en el reino mineral y en el mundo, en definitiva, físico …plano físico que, junto al psíquico, también es constitutivo del hombre.

Del uso que haga el ser humano de su libertad dependerá, decíamos líneas más arriba, que consiga despertar de su letargo ese -al decir de los rosacruces- ‘átomo crístico’ Eterno haciéndolo, así, desasirse de la ignorancia (avidja) que esa semilla divina padece desde que periclitó la Edad de Oro propia de la Tradición Primordial o, por el contrario, que perpetúe ese sueño y no le quede, al hombre, otra que vivir sumido en el único plano de la existencia que le queda: el físico-mental.

Los mitos de todas los ciclos tradicionales han hablado siempre de seres semidivinos que lo eran por ser hijos de un dios y una humana o de una diosa y de un humano. Seres que ignoraban su ascendencia divina y tan sólo conocían su filiación humana. Si eran capaces de descubrir su lado divino poniéndose a prueba en situaciones límite su camino quedaba, en ese momento, trazado hacia la Conquista de la Inmortalidad y pasaban, así, a convertirse en Héroes.

El mito nos ofrece la figura del semidiós para que el hombre mejor entienda que él mismo también comparte esa doble naturaleza: por un lado la mortal y caduca (la físico-psíquica) y, por otro lado, la perenne e incorruptible. En su mano estará, pues, que su alma su suma en el psiquismo y, en parte, perezca tras el óbito, y, en parte, no le quede otra opción que perpetuarse en ‘el ciclo de la generación’ o que ella, por el contrario, opte -como los Héroes mitológicos- por el camino de su Espiritualización y, tras el fallecimiento, pueda apuntar hacia el camino que le lleve a su total Liberalización.

 

eduard_alcantara@hotmail.com

Eduard Alcántara

Anuncios

Dejar un comentario so far
Deja un comentario



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: