Julius Evola. Septentrionis Lux


LITERATURA FANTÁSTICA Y LA RESURRECCIÓN DEL MITO
diciembre 7, 2018, 3:41 pm
Filed under: Ética y valores, Cultura y pensamiento, Espiritualidad

Resultado de imagen de lovecraft,Resultado de imagen de Edgar Allan PoeResultado de imagen de TolkienResultado de imagen de Robert E. Howard

LITERATURA FANTÁSTICA Y LA RESURRECCIÓN DEL MITO

“Dicen que los seres inmundos de los Viejos Tiempos acechan en los oscuros rincones olvidados de la Tierra, y que aún se abren las Puertas que liberan, ciertas noches, a unas formas prisioneras del Infierno”.

Howard, “La Piedra Negra”.

“Los que sueñan de día son conscientes de muchas cosas que escapan a los que sueñan sólo de noche.”

 

Edgar Allan Poe

“Después de que la tierra hubo escondido esta generación, Zeus Cronida suscitó otra divina raza de héroes más justos y mejores, que fueron llamados Semidioses o Inmortales en toda la tierra por la generación presente. Pero la guerra lamentable y la refriega terrible los destruyeron a todos, a unos en la tierra Cadmeida, delante de Tebas la de las siete puertas, en tanto combatían por los rebaños de Edipo; y a los otros, cuando en sus naves fueron a Troya, surcando las grandes olas del mar, a causa de Helena la de hermosos cabellos, Ios envolvió allí la sombra de la muerte. Y el Padre Zeus les dio un sustento y una morada desconocidos de los hombres, en las extremidades de la tierra. Y estos héroes habitan apaciblemente las islas de los Bienaventurados, allende el profundo Océano. Y allí, tres veces por año, les da la tierra sus frutos.

¡Oh, si no viviera yo en esta quinta generación de hombres, o más bien, si hubiera muerto antes o nacido después! Porque ahora es la Edad de Hierro. Los hombres no cesarán de estar abrumados de trabajos y de miserias durante el día, ni de ser corrompidos durante la noche, y los Dioses les prodigarán amargas inquietudes”.

Hesíodo, “Los Trabajos y los Días”.

 

Edgar Allan Poe junto con Lovecraft, Howard -el genial creador de “Conan el Bárbaro”- y Tolkien –su extraordinaria trilogía “El Señor de los Anillos”-, sin lugar a dudas, han sido los cuatro literatos fantásticos más grandes que ha habido. Los cuatro coincidieron en su rechazo y desprecio hacia la democracia y la moral burguesa, hacia la repugnante vida odiosamente cuantificada, racionalizada y tecnificada, de la Modernidad en definitiva. Se da el hecho curioso de que en esa nación maldita, caricaturesca, pseudocivilización prototípica de la modernidad mezcla a la vez de infantilismo y senilidad -aunque ella presuma de ser “joven”- que es EEUU (Poe, Howard y Lovecraft eran norteamericanos), pseudocivilización groseramente materialista donde los “buscadores de oro” eran elevados prácticamente a la categoría de héroes nacionales, esta serie de literatos brillantes y solitarios (y también marginados y odiados por la bienpensante mediocridad burguesa), al contrario, eran “BUSCADORES DE TRADICIÓN”. Ellos amaban lo remoto, lo mítico, lo legendario y misterioso, soñadores e idealistas de una Era que fue y ya no es. Eran verdaderos europeos, extranjeros en un mundo y en un país en ruinas (espirituales más que físicas), poetas y trovadores mágicos de un mundo que pugnaba por nacer sobre los escombros de una era ya crepuscular y terminal. Como dato curioso señalar que precisamente es en esa avanzadilla de la subversión mundial y quintaesencia de la modernidad que es Yanquilandia, de donde parten la mayoría de aberraciones pseudo-espirituales y claramente contra-tradicionales: New Age, Veganismo, Contactismo, Rosacrucianismo, Espiritismo, chiflados que ven OVNIS hasta en la sopa, etc, todos ellos en sí son la contrapartida “espiritual” y “religiosa” del actual Nuevo Orden Mundial plutocrático-sionista que aspira a implantar e imponer una “religión única y global” (ya no se esconden en decirlo), triturando a su paso a pueblos, razas, estados, naciones, religiones, tradiciones, culturas… La Modernidad y su cosmovisión telúrico-demoníaca del mundo es antimítica por definición, odia y rechaza el pasado en busca de un futuro siempre incierto, es el fantasma del “progreso indefinido” que sólo conduce a la barbarie primero -lo estamos viendo y presenciando hoy en día- y finalmente al abismo. “El pasado está muerto”, se nos repite hasta la saciedad, cuando, en realidad, todo lo que somos es pasado….
En todo caso, decir que ni la Modernidad es el Mal absoluto, ni las culturas premodernas son el Bien absoluto. La cuestión de todo es que el progreso nos ha arrebatado un mundo que, con todas sus limitaciones, era cien veces preferible a éste con todos sus «avances» tecnológicos y materiales, y que en el fondo no ha hecho nada más que alumbrar a una sociedad de eunucos mentales y espirituales, un mundo de tarados de la peor especie. De hecho, aquel mundo permitía o hacía posible el acceso al sentido, a la plenitud espiritual, a la ascesis guerrera, a la formación integral del hombre en todos los sentidos, y el que ahora vivimos parece empeñado en impedirlo, como decía René Guénon “encerrar al hombre en un caparazón para impedirle así el acceso a lo Alto, a la trascendencia”. Ésa es la gran diferencia. En definitiva, la Modernidad contra el Mito, ya que éste es el único que puede volver a redimensionar y a despertar de nuevo a un hombre hoy adormecido y aletargado.

Decía René Alleau que “el ‘tiempo mítico’ transcurre paralelamente al ‘tiempo histórico’, pero con otro ritmo. Lo que llamamos ‘acontecimientos’ no son quizá más que múltiples advenimientos, internos y oscuros, que se vierten a la luz del día, cristalizados y formando de pronto una masa”. Sólo así se explicaría cómo en pleno siglo XX, en plena fase final o etapa más oscura del Kali-Yuga, la Edad Oscura y Crepuscular, hayan surgido en Occidente (“El Extremo Occidente” en el caso de EEUU como decían René Guénon y Evola) tal cantidad de genialidades en todos los órdenes del Arte -con mayúscula, ya que el otro “arte”, el del Sistema, no es nada más que la emanación de la sub-humanidad y de las Fuerzas del Caos-, ello después de tantos siglos de decadencia generalizada: en la política, en la pintura, la arquitectura, la literatura, etc. Estábamos viviendo en la primera mitad del Siglo XX un verdadero intento de restauración heroica, una nueva Edad de los Héroes, raza esta última Inmortal al decir de Hesíodo, presta en cualquier momento a reaparecer para restablecer el Orden y la Ley perdidos. Cuando la Modernidad creía que lo había matado y expulsado definitivamente de este mundo, ahí lo tenemos otra vez con más fuerza que nunca: LA RESURRECCCIÓN DEL MITO. POE, HOWARD, LOVECRAFT, TOLKIEN, VERDADEROS ARISTÓCRATAS DE LA INTELECTUALIDAD: ¡¡¡PRESENTES!!!

Joan Montcau

 


1 comentario so far
Deja un comentario




Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: