Julius Evola. Septentrionis Lux


JOSÉ ANTONIO, ESPAÑA Y LA DUALIDAD DE CIVILIZACIONES
marzo 18, 2019, 1:41 pm
Filed under: Sin categoría

Resultado de imagen de José Antonio Primo de RiveraResultado de imagen de José Antonio Primo de RiveraResultado de imagen de José Antonio Primo de RiveraResultado de imagen de José Antonio Primo de Rivera

 

 

JOSÉ ANTONIO, ESPAÑA Y LA DUALIDAD DE CIVILIZACIONES

 

“¿Es esto España? ¿Es esto el pueblo de España? Si dijera que vivimos una pesadilla o que el antiguo pueblo español (sereno, valeroso, generoso) ha sido sustituido por una plebe frenética, degenerada, drogada con folletos de literatura comunista. Sólo en los peores momentos del Siglo XIX conoció nuestro pueblo horas parecidas, sin la intensidad de ahora… ¿A qué páginas de esperpento, a qué España pintada con chafarrinones de bermellón y de tizne hay que remontarse para hallar otra turba que preste acogida a semejante rumor de zoco?”.

JOSÉ ANTONIO (04-V-1936. “La España drogada”)

 

Estas palabras, aunque lo parezca, no se refieren a la España putrefacta y maloliente en la que hoy vivimos en este año de 2019; las mismas fueron pronunciadas por José Antonio hace ya la friolera de 83 años. Hoy nos parecen toda una profecía; es lo que diferencia a los politicastros de turno en las podridas democracias y plutocracias de aquellos que “ven grande”, de los que hablan, viven y se desenvuelven MÁS ALLÁ de la política (Metapolítica). Mientras los primeros son vulgares charlatanes más o menos “distinguidos” que se dirigen hacia un electorado envilecido e idiotizado hasta la náusea buscando su voto, los segundos piensan en las futuras generaciones. Como el dios solar de la mitología romana Jano Bifronte, mirando e inspirándose en el pasado, en la Voz de nuestros Ancestros (Tradición), viven el presente pero a su vez su voz y sus palabras tienen cierto carácter de intemporalidad, de “eterna juventud”; pasarán los años, los lustros, las décadas e inluso las centurias, pero dichas palabras siempre tendrán esa rabiosa actualidad que tanto fascina. Ya decía el Canciller de Hierro Bismarck que la diferencia fundamental entre un político y un estadista es que mientras el primero sólo piensa en las próximas elecciones, el estadista piensa en las generaciones del futuro, en las venideras. José Antonio Primo de Rivera sin duda, fue (es) una de las figuras más atrayentes y seductoras del nacionalismo revolucionario de la Europa de entreguerras, los fundamentos espirituales y heroico-viriles de su Ideal han contribuido ampliamente a la gloria de su aventura y a su ascenso al rango de Mártir del Genio Europeo. José Antonio, El Héroe, El Mártir, el Poeta:  “… la España que acaso no exista físicamente, pero que existe en lo Eterno, como las verdades matemáticas, y que volverá a proyectarse en la Historia (06-V-1934)”.

 

El gran historiador, arqueólogo y filólogo suizo J. J. Bachofen, ya habló en su día no de una “pluralidad de civilizaciones” como hace actualmente esa forma de cientifismo barato y aberrante que es el “historicismo”, sino de DUALIDAD de civilizaciones: las de carácter apolíneo, solar, viril, regidas por principios y valores aristocráticos, patriarcales, anti-igualitarios, ideales de AUTORIDAD, TOLALIDAD Y JERARQUÍA; y por otro lado las de carácter femenino-lunar, materialista, ginecocrático-matriarcales, regidas éstas por principios y valores que son la absoluta antítesis de los primeros, es decir igualitarismo, odio a la diferencia y a la grandeza, nivelación cada vez más por lo bajo, plebeyización, masificación, materialismo extremo mezclado con pseudo-espiritualidades de carácter involutivo, femenino-demoníaco, paródico, anti-solar, finalmente democracia, plutocracia, mundialismo que son los extremos más diabólicos de dicho tipo de civilizaciones decadentes (momento en el que estamos…)

El historiador de religiones y simbología el holandés-alemán Herman Wirth, cofundador de la organización SS Ahnenerbe, también apoyaba dicha filosofía de la Historia (al mismo tiempo que teorizó sobre el origen nórdico y boreal de la raza indo-europea así como del verdadero monoteísmo religioso, del que las “religiones del desierto” son pura parodia del mismo…). Como señaló Julius Evola, apodado “El Último Gibelino”, el error de ambos fue anteponer, metahistóricamente hablando, el matriarcado sobre el patriarcado, cuando realmente el primero empieza con la decadencia y degeneración del segundo, con el Götterdämmerung (oscurecimiento de lo divino, final de la Civilización de los Héroes). Apoyando la teoría de ambos sobre la “dualidad de civilizaciones”, Evola habló de la lucha entre las civilizaciones bañadas por la LUZ DEL NORTE y las bañadas por la LUZ DEL SUR: “En unas, como Principio Supremo del Universo, valía el elemento celeste y luminoso personificado en una divinidad masculina; en las otras el culto a la Gran Diosa, a la Gran Madre, divinidad de carácter telúrico y nocturno. La Civilización de los Héroes y la Civilización demétrica y ginecocrática. Era la diferencia entre el ETHOS aristocrático de la diferencia y el PATHOS la de la promiscuidad panteísta y orgiástica. Una dominada por principios ascendentes e inamovibles de Orden y de Rectitud, la otra de orden descendente por antitradicional, sustentada por principios disolventes”.

 

El gran escritor francés Henry de Montherlant también sustentaba dicho esquema:  “dos filosofías se disputan el mundo, en las que han instalado su Imperio. Una, femenina en su genio, se funda en lo inverificable y que ha originado el desorden… La otra, viril… Ha alcanzado su expresión más completa en la Roma antigua, tras la conquista de Grecia, también inspiró el catolicismo romano, los conceptos de Tradición y Autoridad…” La paganidad indo-europea tanto de Oriente como de Occidente también hablaba de la lucha entre las fuerzas divinas y las fuerza telúrico-demoníacas del caos y de la oscuridad. El mismo Ciclo Cristiano, antes de caer presa de la aberración clerical-güelfa (Siglos XIV-XV) y del odioso “aggiornamento” finalmente (Concilio Vaticano II 1962-65), también nos hablaba de la eterna lucha entre las fuerzas de la Luz y de las Tinieblas, como también se hacía una interpretación metafísica y viril del principio evangélico “no resistencia al Mal” (fórmula análoga al “Cabalgar el Tigre” de la tradición extremo-oriental).

 

José Antonio en uno de sus últimos escritos también teorizó sobre las “Dos Españas”, una de carácter disolvente y claramente involutivo, y otra con la que él se identificaba plenamente, de carácter ascendente, viril y heroico, la España hija de la Romanitas y de la Christianitas medieval, la España de la Reconquista, la España de aquél fascinante Ciclo Heroico que fue nuestro Siglo de Oro Hispánico, promesa de una Primavera que truncó la pestilencia moderna y protestante, la España de la conquista americana, la España guerrera en lucha contra los enemigos de la Tradición (las pestes sarracena, protestante, liberal y marxista). Como dijo el Caudillo falangista “hay que levantar frente a la Poesía que Destruye, la Poesía que Promete…” No sólo es un tema de “dualidad de civilizaciones”, sino también de “elección de tradiciones”, según se elija doctrinal y existencialmente una u otra, así será el carácter del individuo y la personalidad de cada uno, y José Antonio se delineó claramente por la España Grande y vinculada a la verdadera Europa, por la Civilización de los Héroes… JOSÉ ANTONIO SIEMPRE PRESENTE!!!

 

 

Joan Montcau

 


Dejar un comentario so far
Deja un comentario



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: