Julius Evola. Septentrionis Lux


EL KALI-YUGA Y EL “FINAL DE LOS TIEMPOS”. LAS PREDICCIONES VÉDICAS SOBRE KALI YUGA: los signos precursores
mayo 23, 2019, 4:57 pm
Filed under: Metapolítica, Tradición

EL KALI-YUGA Y EL “FINAL DE LOS TIEMPOS”

LAS PREDICCIONES VÉDICAS SOBRE KALI YUGA: los signos precursores

El período que precede al cataclismo que debe destruir el actual Ciclo Humano está marcado por los desórdenes que son los signos anunciadores de su final. Como ocurrió en el caso de los Asuras, Shiva no puede destruir más que las sociedades que se han alejado de su papel, de la Tradición, han transgredido la Ley Natural. Según la teoría de los ciclos que regulan la evolución del mundo, nos aproximamos hoy en día al final del Kali Yuga o Edad de Hierro, la edad de los conflictos, de las guerras, de los genocidios, de las malversaciones, de los sistemas filosóficos y sociales aberrantes, del desarrollo maléfico del saber que cae en manos irresponsables, la política y la dirección de los Estados caen en manos de tarados y auténticos psicópatas (ved las modernas democracias plutocráticas regidas por auténticos canallas y criminales sin escrúpulos). Las razas, las castas se mezclan, los hombres se visten como mujeres o viceversa. Todo tiende a nivelarse y el nivelamiento (igualación por lo bajo, por lo muy bajo), en todos los ámbitos, es el preludio de la muerte, de la disolución y de la desintegración diabólicas. Al final del Kali Yuga este proceso se acelera, el proceso de decadencia y de descomposición cada vez es más rápido y a un nivel cada vez más acelerado y enloquecedor. El fenómeno de aceleración es uno de los signos de la catástrofe que se aproxima. Los Purana describen los signos que caracterizan al último período, el crepúsculo del Kali Yuga.

.

Leemos en el Linga Purana:

-«Son los más bajos instintos los que estimulan a los hombres del Kali Yuga. Ellos eligen preferentemente ideas falsas (en Europa desde el final del Medioevo el proceso de subversión es clarísimo: Güelfismo, Humanismo, Protestantismo, Liberalismo, Anarquismo, Comunismo y un largo etc de doctrinas aberrantes y totalmente antitradicionales). No dudan en perseguir a los sabios. El deseo les atormenta. La negligencia, la enfermedad, el hambre, el miedo se extienden. Habrá graves sequías. Las diferentes regiones de los países se opondrán unas a las otras.

Los libros sagrados ya no se respetarán. Los hombres no tendrán moral, y serán irritables y sectarios. En la edad de Kali se extienden las falsas doctrinas y los escritos engañosos (hoy a un nivel brutal con la telebasura y los medios de (des)información del Sistema).

Las personas tienen miedo ya que descuidan las reglas enseñadas por los sabios y no efectúan ya más los ritos correctamente.

Muchos perecerán. El número de príncipes y de agricultores disminuirá gradualmente. Las clases obreras quieren atribuirse el poder real y compartir el saber, la comida y los lechos de los antiguos príncipes. La mayor parte de los nuevos jefes es de origen obrero. Ellos perseguirán a los sacerdotes y a los que tengan sabiduría.

Se matará a los fetos en el vientre de su madre y se asesinará a los héroes (hoy tristemente a la orden del día y a un nivel verdaderamente espantoso). Los Shudra (obreros) pretenderán comportarse como Brahmanes (sabios) y los sacerdotes como obreros (inversión de valores, regresión de las castas).

Los ladrones llegarán a reyes, los reyes serán ladrones (auténticas plebes coronadas, tenemos el caso muy cercano de HEZ-paña).

Muchas serán las mujeres que tendrán relaciones con varios hombres (hoy disfrazada tamaña aberración de “conquista de la mujer”…)

La estabilidad y el equilibrio de las cuatro castas de la sociedad y de las cuatro edades de la vida desaparecerán de todas partes. La tierra producirá mucho en algunos lugares y demasiado poco en otros.

Los dirigentes confiscarán la propiedad y harán de ella un mal uso. Ellos dejarán de proteger al pueblo (a la orden del día y a un nivel cada vez más creciente y descarado).

Hombres viles que habrán adquirido un cierto saber (sin tener las virtudes necesarias para su uso) serán honrados como sabios (sectas destructivas, movimientos contra-espirituales y claramente contra-iniciáticos tipo New Age…)

Hombres que no poseen las virtudes de los guerreros llegarán a ser reyes. Habrá sabios que estarán al servicio de hombres mediocres, vanidosos y rencorosos. Los sacerdotes se envilecerán al vender los sacramentos (en Occidente la Iglesia Católica, sobre todo desde el deletéreo Concilio Vaticano II 1962-65 el tema es clarísimo y vergonzoso). Habrá muchas personas desplazadas, errando de un país a otro (fenómeno moderno de la inmigración, claramente destructivo). El número de hombres disminuirá, el de mujeres aumentará.

Los animales de presa serán más violentos. El número de vacas disminuirá. Los hombres de bien renunciaran a tener un papel activo.

Comida ya cocinada será puesta en venta. Los libros sagrados se venderán en las esquinas de las calles. Las chicas jóvenes comerciarán con su virginidad. El dios de las nubes será incoherente con la distribución de lluvias. Los comerciantes harán operaciones deshonestas. Ellos estarán rodeados de falsos filósofos pretenciosos. Habrá muchos mendigos y parados. Todo el mundo empleará palabras duras y groseras. No se podrá confiar en nadie. Las personas serán envidiosas. Nadie querrá ser recíproco con un servicio recibido. La degradación de las virtudes y la censura de los puritanos hipócritas y moralizantes caracterizarán el periodo del fin de Kali. Ya no habrá más reyes. La riqueza y las cosechas disminuirán. Grupos de bandidos se organizarán en las ciudades y en el campo. El agua escaseará y los frutos serán poco abundantes. Aquellos que deberían asegurar la protección de los ciudadanos no lo harán. Numerosos serán los ladrones. Las violaciones serán frecuentes. Muchos individuos serán pérfidos, lúbricos, viles y temerarios. Llevarán el pelo en desorden. Nacerán muchos niños cuya esperanza de vida no superará los dieciséis años. Aventureros tomarán la apariencia de monjes con la cabeza afeitada, vestimentas naranja, y rosarios alrededor del cuello. Se robarán las reservas de trigo. Los ladrones robarán a los ladrones. Las personas se volverán inactivas, letárgicas y sin objetivo. Las enfermedades, las ratas y las substancias nocivas les atormentarán

(nuevamente todo ello muy a la orden del día). Personas afligidas por el hambre y el miedo se refugiarán en los «refugios subterráneos» (kaushikä).

Raras serán las personas que vivirán cien años. Los textos sagrados serán adulterados. Los ritos serán descuidados. Los vagabundos serán numerosos en todos los países.

Los heréticos se opondrán al principio de las cuatro castas y de las cuatro épocas de la vida. Personas no cualificadas pasarán por expertos en materia de moral y de religión.

Las personas masacraran a las mujeres, a los niños, a las vacas y se matarán unos a otros.»

.

En Vishnu Purana (Libro VI, cap. 1):

«Las personas del Kali Yuga pretenderán ignorar las diferencias de razas y el carácter sagrado del matrimonio (que asegura la continuidad de una raza), la relación de maestro a alumno, la importancia de los ritos. Durante el Kali Yuga personas de cualquier origen se casarán con chicas de cualquier raza. Las mujeres se harán independientes y buscarán bellos varones. Ellas se adornarán con peinados extravagantes y dejarán a un marido sin recursos por un hombre rico (vivir para ver!!! …).

Ellas serán delgadas, golosas, apegadas al placer. Producirán demasiados hijos pero serán poco respetadas. No se interesarán más que en ellas mismas, serán egoístas, sus palabras serán pérfidas y engañosas.

Mujeres de alta alcurnia se entregarán a los deseos de los hombres más viles y practicarán actos obscenos.

Los hombres no querrán mas que ganar dinero, los más ricos serán los que detenten el poder. Aquellos que posean muchos elefantes, caballos y carros serán reyes. Las personas sin recursos serán sus esclavos.

Los jefes de estado no protegerán ya más al pueblo sino que, por medio de los impuestos, se apropiarán de todas las riquezas. Los agricultores abandonarán sus trabajos de labranza y de cosecha para volverse obreros no especializados (kârû-karmä) y tomarán la conducta de los «fuera-de-casta». Muchos se vestirán de harapos, estarán sin trabajo, dormirán en el suelo, viviendo como miserables.

Por la falta de poderes públicos muchos niños morirán. Algunos tendrán el pelo blanco ya a los doce años.

En estos tiempos la vía trazada por los textos sagrados desaparecerá. Las personas creerán en teorías ilusorias. No habrá ya más moral y la duración de la vida se reducirá.

Las personas aceptarán como artículos de fe las teorías promulgadas por cualquiera. Se venerarán los falsos dioses en los falsos ashrams en los cuales se decretarán arbitrariamente ayunos, peregrinajes, penitencias, donación de bienes, austeridades en el nombre de pretendidas religiones. Personas de baja casta llevarán un hábito religioso y, por su comportamiento mentiroso, se harán respetar.

Las personas tomarán el alimento sin haberse lavado. No venerarán ni el fuego doméstico ni a los huéspedes. No practicarán los ritos fúnebres.

Los estudiantes no observarán las reglas de su estado. Los hombres establecidos no harán ya más ofrendas a los dioses ni dones a las personas meritorias.

Los ermitaños (vanaprasthä) comerán comida de burgueses y los monjes (sanyasi) tendrán lazos amorosos (snéhä-sambandhä) con sus amigos.

Los obreros (shudrä) reclamaran la igualdad con los sabios. Las vacas no serán salvadas porque ellas darán leche.

Los pobres harán una gloria de su pobreza y las mujeres de la belleza de su cabello.

El agua faltará y, en muchas regiones, se mirará el cielo con la esperanza de un chubasco. Las lluvias escasearán, los campos se volverán estériles, los frutos no tendrán más sabor. El arroz faltará, se beberá leche de cabra.

Las personas que sufran la sequía se alimentarán de bulbos y de raíces.No tendrán alegrías ni placer. Muchos se suicidarán. Sufriendo de hambre y de miseria, tristes y desesperados, muchos emigrarán hacia los países en los que crece el trigo y el centeno.

Los hombres con poca inteligencia, influenciados por teorías aberrantes, vivirán en el error. Ellos dirán: ¿para qué los dioses, los sacerdotes, los libros santos, las abluciones?

Ya no se respetará más el linaje de los ancestros. El joven esposo irá a vivir a casa de sus suegros. El dirá: «¿qué significan un padre o una madre? Todos según sus actos, su Karma, nacen y mueren. (por lo tanto la familia, el clan, la raza, no tiene ningún sentido)»

En el Kali Yuga los hombres no tendrán virtudes, ni pureza, ni pudor, y conocerán grandes desgracias.»

.

En Linga Purana (capítulo 40):

«Durante el periodo de crepúsculo en que acaba el Yuga, el justiciero vendrá y matará a los malvados. Nacerá de la dinastía de la luna. Su nombre es guerra (Samiti). Vagará por toda la tierra con una vasta armada. Destruirá a los Mlécchä (los bárbaros) por miles. Destruirá a las personas de baja casta que han tomado el poder real (de la realeza) y exterminará a los falsos filósofos, los criminales y las personas de sangre mezclada. Comenzará su campaña en su trigésimo segundo año y continuará durante veinte más.

Matará a millones de personas, la tierra será arrasada. Las personas se matarán entre ellas furiosamente. Al final quedarán por un lado y por otro grupos de personas que se matarán entre ellos para robarse mútuamente. Agitados y confusos abandonarán sus mujeres y sus casas.

No tendrán educación, ni ley, ni vergüenza, ni amor. Abandonarán los campos para emigrar fuera de las fronteras de su país.

Vivirán del vino, de la carne, de las raíces y de los frutos, se vestirán con cortezas, con hojas, con pieles de animales. No utilizarán más la moneda. Tendrán hambre, estarán enfermos y conocerán la desesperación. Es entonces cuando algunos comenzarán a reflexionar.»

Predicciones de textos sacros varias veces milenarios de la tradición indo-aria sobre el Kali-Yuga; en fin el panorama que tenemos delante es desolador, cualquier parecido con el mundo actual y toda la basura que nos rodea es pura coincidencia, ¿¿¿¿¿¿o no??????? …

J. MONTCAU

Anuncios


LA ESCALA, LA ESCALERA Y LA ESPIRAL, SÍMBOLOS DE ASCENSIÓN, DE ELEVACIÓN ESPIRITUAL Y RITOS DE PASO
mayo 23, 2019, 4:36 pm
Filed under: Espiritualidad, Metafísica, Tradición

 

 

 

LA ESCALA, LA ESCALERA Y LA ESPIRAL, SÍMBOLOS DE ASCENSIÓN, DE ELEVACIÓN ESPIRITUAL Y RITOS DE PASO

“Consideremos a las dificultades como peldaños para una vida mejor.”

Ludwig van Beethoven

La escala tiene un significado simbólico único, unión espiritual entre la Tierra y el Cielo (Axis Mundi, Eje del Mundo), otro tanto como el simbolismo del puente; por ello en el mundo antiguo los verdaderos Jefes representaban en su persona la acción pontifical, “hacedores de puentes” entre el mundo celeste y el terrestre. La escala es símbolo por excelencia de la ascensión y de la perfección, también de la superación iniciática. Es una ascensión vertical y gradual donde la comunicación entre los diferentes niveles se establece en los dos sentidos. La verticalidad es la línea de lo cualitativo y de la altura. Por contra, la horizontalidad sigue la línea de lo cuantitativo y de la superficie, es el símbolo sagrado y universal de la CRUZ, símbolo primordial a la vez de los 4 elementos y de la quintaesencia, el Principio Supremo manifestado. La escala siempre se representa en el arte como el soporte imaginativo de la ascensión espiritual, metafísica y suprahumana.

J. MONTCAU



EL ESPÍRITU DEL LOBO
mayo 10, 2019, 9:19 pm
Filed under: Espiritualidad, Metafísica, Religiones, Tradición

Una pequeña camada de lobos ha vuelto a nacer en Roma 2.700 años después de Rómulo y Remo

EL ESPÍRITU DEL LOBO

https://magnet.xataka.com/un-mundo-fascinante/una-pequena-camada-de-lobos-ha-vuelto-a-nacer-en-roma-2-700-anos-despues-de-romulo-y-remo

 

“Quien es odiado por el pueblo como el lobo por los perros es el espíritu libre y soberano, enemigo de todas las bajezas y de todo adorar, que vive en el bosque.“

Friedrich Nietzsche

El simbolismo del lobo para las sociedades nórdicas, griegos y romanos tenía que ver con la Luz. En la mitología nórdica y germana, las valquirias, diosas guerreras, cabalgaban montadas en Lobos para atravesar el cielo (realmente los espíritus de los héroes Caídos en combate que ascienden a la Mansión Celeste/Valhalla). El terrible Lobo Fenrir devora estrellas y representa la muerte cósmica (final de todo un Manvantara), considerando que es el “portador de la boca de los infiernos que se abre enteramente en el horizonte de la Tierra.”

El lobo, símbolo fundacional de la Roma primigenia (verdadera Edad de Oro de Occidente), también es el símbolo en la mitología nórdico-germánica de esta edad terminal en la que nos encontramos inmersos: la Edad del Lobo (Edad de Hierro en la greco-romana, Kali-Yuga en la indo-aria). Quizás, quien sabe, esta noticia sea todo un augurio de un mundo que se desintegra y fenece por un lado, y por el otro la promesa de un nuevo ciclo ascensional que pugna por nacer entre dolores de parto…

J. MONTCAU



LA IGLESIA DE JUDAS
mayo 9, 2019, 10:08 pm
Filed under: Espiritualidad, Julius Evola, Metafísica, Religiones, Tradición

 

LA IGLESIA DE JUDAS

“El cinismo es una traición intelectual”.

Norman Cousins.

“Y si nos volvemos hacia las contingencias de tiempos más recientes, sobre todo a las figuras de los dos últimos pontífices, Juan XXIII y Paulo VI, en medio de un clima de renovación y modernización, con la creciente aversión hacia el “integrismo” católico y a los llamados “residuos medievales”, parece inclinar la balanza hacia un caos desastroso”.

Julius Evola

Cinismo, hipocresía, villanía, bellaquería, todo eso y mucho más es lo que hoy por hoy es la Iglesia, su abandonismo, espíritu renunciatorio y cobarde voluntad de suicidio son verdaderamente espeluznantes; en eso ha quedado reducida la antaño viril, aristocrática y guerrera Catolicidad, sustituida por un extraño y repugnante mejunje de bazofia humanista, multiculturalismo autodestructivo y mundialismo barato, además de una complicidad con el poder plutocrático y subversivo sin precedentes. Decía Julius Evola anunciando ya en los años sesenta del pasado Siglo el proceso suicida de esta Iglesia que ha querido “coger el tren de los tiempos” que la Modernidad marcan, que con ello quiso quizás popularizarse, abrirse a las masas pensando que con ello sería mejor vista, tolerada y recibida, pero el resultado ha sido totalmente el opuesto. En realidad las cosas que más atraen y que más se fortalecen tanto interior como exteriormente, son aquellas que se aferran a lo Absoluto, a los Principios Eternos que nunca cambian y permanecen, aquello que no es democrático, ni progresista, ni igualitario, ni masificante; todo lo contrario es decadencia, destrucción y muerte, y esto se verá muy prontito. Se trataría más de INSISTIR (vivir hacia adentro, en torno a una Guía y Norte existenciales), que del mero EXISTIR (vivir hacia afuera, desprincipiado y al servicio de los poderes dominantes y de las modas tan pasajeras como demónicas) como hace la Iglesia actual mundana y mundanizada hasta la náusea.

Como decía José Antonio “Vivamos en el mundo. Pero tengamos nuestro mundo aparte en un rincón del alma”. Las doctrinas e instituciones que se apegan hacia un Centro espiritual, metapolítico y metafísico verdadero, son el mayor enemigo de la actual tiranía mundialista y multikultureta que el Sistema impone por doquier. “Un catolicismo que se eleve al nivel de una tradición verdaderamente universal, unánime y peremne, en la que pueda integrarse en una realización metafísica en la vía del despertar, el símbolo, el rito y el sacramento en acción de

poder, el dogma en expresión de un conocimiento absoluto e infalible, que no sea una expresión humana y como tal viviente en seres desligados del vínculo terrestre mediante una exaltación mística, donde el pontificado revista su función mediadora originaria, un catolicismo de tal índole podría suplantar a cualquier “espiritualismo” presente o futuro. Pero observando la realidad ¿no es quizá un sueño?” (Julius Evola).

JOAN MONTCAU