Julius Evola. Septentrionis Lux


PARAÍSO MUSULMÁN VS PARAÍSO JOSÉ ANTONIO
septiembre 24, 2019, 5:46 pm
Filed under: Eduard Alcántara, Espiritualidad, Metafísica, Religiones, Tradición

Resultado de imagen de paraíso musulmánResultado de imagen de ángel valle de los caídos

PARAÍSO MUSULMÁN VS PARAÍSO JOSÉ ANTONIO

 

      Pueblos como los semitas -y otros afines o semitizados  por el accionar de ciertas religiones- han hecho gala siempre de un telurismo lunar que conlleva un sensualismo muy impregnado en sus entrañas. Así han concebido, cual es el caso del Islam, un paraíso erótico y sensual al que accederán aquéllos que mueran combatiendo por Allah. El devoto integrista no entiende de posibles mensajes esotéricos encriptados tras la descripción de un tal paraíso y se toma dicha descripción al pie de la letra: siete palacios de jade, con siete harenes cada uno y setenta y siete huríes en cada uno de ellos de las que podrá disfrutar en estado de erección eterna a la edad permanente de 33 años… ¿Se inmolarían estos integristas terroristas si en lugar de un paraíso erótico acorde con su idiosincracia se les ofreciera otro al estilo del que nos describía, hace 76 años, José Antonio Primo de Rivera?: Hace unos días recordaba yo ante una concurrencia pequeña un verso romántico: “No quiero el Paraíso, sino el descanso” –decía–. Era un verso romántico, de vuelta a la sensualidad; era una blasfemia, pero una blasfemia montada sobre una antítesis certera; es cierto, el Paraíso no es el descanso. El Paraíso está contra el descanso. En el Paraíso no se puede estar tendido; se está verticalmente como los ángeles. Pues bien: nosotros, que ya hemos llevado al camino del Paraíso las vidas de nuestros mejores, queremos un Paraíso difícil, erecto, implacable; un Paraíso donde no se descanse nunca y que tenga, junto a las jambas de las puertas, ángeles con espadas.” 

 

La concepción que se tiene del más allá es fiel reflejo de la cosmovisión que se defiende, de la que se procede por herencia ancestral y en la que se vive y se siente.

Los pueblos más carnalizados son restringidos, en su tendencia innata a la promiscuidad y al desenfreno, por estrictos dogmas y severas prohibiciones. Sólo así se les impide caer en el más absoluto deterioro moral y social. Así acontece en el contexto, p. ej., de las aludidas gente semitas. Esas fuertes y restrictivas subjeciones morales encuentran su desahogo psicológico compensatorio en la promesa de paraísos hipersensuales como el prometido por el Corán para el inmolado batallando por la fe enseñada por su profeta Mahoma.

En contraste con ello el paraíso imaginado por José Antonio representa una continuidad con ese entender la vida como milicia de la que hablaba el fundador de la Falange. El arquetipo del guerrero, del shatriya, no sólo prevalece, para quien con él se identifica o para las sociedades que lo hacen suyo, en la tierra sino que continúa en el Cielo. Hablamos de un paraíso difícil, de brega, de un paraíso en el que el alma del difunto se irá encontrando con una serie de pruebas ante las que sucumbirá o triunfará para o bien continuar sumido en el sâmsara  o devenir (pitra-yana  o ‘vía de los antepasados’) o bien alcanzar la total Liberación y la conquista de la Eternidad (deva-yana  o ‘vía de los dioses’). (1)

 

(1) Para ampliar el conocimiento acerca del entramado de ambas vías de ultratumba se puede consultar nuestro trabajo “La ilusión reencarnacionista”: https://septentrionis.wordpress.com/2009/02/08/la-ilusion-reencarnacionista/

Eduard Alcántara

eduard_alcantara@hotmail.com


Dejar un comentario so far
Deja un comentario



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: