Julius Evola. Septentrionis Lux


FÉLIX, EL MAESTRO, EL HÉROE 
noviembre 27, 2019, 8:51 pm
Filed under: Ética y valores, Tradición

Imagen relacionada

FÉLIX, EL MAESTRO, EL HÉROE

 

“En cualquier caso, creo que la fusión de la actividad mental sobre todo la imaginativa con las experiencias directas, constituyen la base para poder no solo acercarnos a la comprensión de la realidad natural, sino también para poder describirla y, por tanto, hacer a todos partícipes de nuestra vivencia.”

 

Félix Rodríguez de la Fuente

 

“En las raras ocasiones en que los esfuerzos que vengo realizando en defensa de los animales salvajes han llegado a fatigarme, me ha bastado pensar que la Naturaleza pertenece a los niños para reanudar mi batalla encaminada a la conservación de la fauna”.

 

Félix Rodríguez de la Fuente

 

Dejó este mundo el mismo día en el que vino a él: un 14 de Marzo. Rara vez los Dioses conceden tal privilegio, aunque evidentemente no estamos hablando de un hombre común. Hablamos del gran Félix Rodríguez de la Fuente, Maestro y Héroe.

 

Decía el Maestro que la Revolución Neolítica sin duda trajo importantísimos avances al ser humano, pero como veremos más adelante también tuvo algunas contrapartidas negativas. Se denomina Revolución Neolítica a la primera transformación radical de la forma de vida de la humanidad, que pasa de ser nómada a sedentaria y de tener una economía recolectora, es decir de subsistencia (caza, pesca y recolección) a productora (agricultura y ganadería).

Es decir que en términos relacionados con la historia de la cultura, corresponde al paso del período Paleolítico (piedra tallada) al Neolítico (piedra nueva) y de ahí su nombre. Tal paso tan fundamental para la humanidad desde el punto vista religioso correspondería al mito bíblico de Caín y de Abel. Estos dos hermanos simbólicos y arquetípicos encarnaban en sí ambos tipos de civilización. El asesinato de Abel por su hermano Caín en términos ontológicos simbolizaría el triunfo del sedentarismo, y a la larga de la actual humanidad depredadora, desacralizadora, profana y profanadora, de la repugnante civilización (parodia más bien de la misma) burguesa e industrial. No es por casualidad que en alguna ocasión se haya calificado a la actual pseudo-civilización moderna como de “cainita”, y a los hombres-masa de la Modernidad como “los Hijos de Caín”; además se atribuye a Caín según el mito bíblico la fundación de la primera ciudad… Abel encarnaría la espiritualidad primordial, de los orígenes “in illo tempore”; por contra Caín encarnaba la dispersión espiritual propia del mundo de las ciudades y grandes urbes, a un ritmo cada vez más creciente a medida que avanza el Kali-Yuga. La exégesis tradicionalista por tanto ve en ese triunfo una verdadera involución desde el punto de vista metafísico.

 

Ahora bien, si la Revolución Neolítica trajo consigo indudables e importantes avances para el ser humano, no es menos cierto que éste último perdió la dimensión de la trascendencia, la visión sagrada de la Naturaleza y del Cosmos que caracterizaba al hombre del Paleolítico, la convicción de ser una parte de un Todo, de ser un Pequeño Cosmos dentro del Gran Cosmos. La mentalidad Neolítica en cierto modo y a la larga era la negación de todo ello; podríamos decir que la aberración moderna y su deletérea visión del mundo son como una especie de hijo bastardo de la misma. La Naturaleza ya no es respetada con devoción, puede ser violada, profanada sin ningún rubor ni cortapisa, cualquier atentado contra ella es justificable en aras de un “progreso” nadie a ciencia cierta sabe hacia dónde. La actual crisis ecológica es consecuencia directa de esa anómala y barbárica forma de pensar y concebir el mundo.

 

Nos venía a decir el Maestro Félix que el verdadero “progreso” de la humanidad, que una Verdadera Revolución sería aquella en la que, sin desechar los importantes logros y avances que sin duda vinieron con el Neolítico, el ser humano volviera a recuperar esa DIMENSIÓN DE LA TRASCENDENCIA y esa concepción sagrada del Cosmos, su respeto reverencial a la sacralidad y a la divinidad de la Naturaleza, a la GOTTELSWELTANSCHAUUNG (Visión Divina del Mundo), Patria ideal y Templo a la vez. Precisamente Félix nunca se cansó de criticar la vida urbana, el crecimiento ilimitado y la destrucción del medio ambiente.

 

Sin duda el Legado, la Obra, el Mensaje de Félix Rodríguez de la Fuente pertenece a lo mejor de la Tradición Primordial. Él consiguió en nuestra Patria que especies animales entonces amenazadas de extinción fueran protegidas por el Estado, muchas de dichas leyes de protección fueron modelo en la plutocrática y democrática Europa de entonces (tanto la capitalista como la comunista); leyes de protección de aves rapaces tanto diurnas como nocturnas, de las aves carroñeras, del lince, del ciervo, del lobo, nacieron gracias a su influencia e inspiración. También se lanzó a la defensa del oso ibérico, así como de zonas naturales como las dunas de El Saler, el Parque de Doñana, las Tablas de Daimiel y la laguna de Gallocanta. Su intervención fue decisiva para acabar con las odiosas Juntas de Extinción de Animales Dañinos y Protección a la Caza y se contó entre los impulsores del Fondo Mundial para la Naturaleza en nuestro Patria. Auspició la promulgación de Parques Naturales y Nacionales y logró la preservación por ley del halcón peregrino y del lobo como indicamos más arriba. De hecho según se dijo entre 1971 y 1974 en España se le consideró «el personaje más famoso después de Franco»…. Ni que decir tiene que la podrida democracia HEZ-pañola actual con un estadito corrupto, potencialmente criminal, atomizado y multifraccionado hasta la náusea, es una descomunal atrocidad contra la Naturaleza y la Fauna patrias. Las distintas y enloquecidas administraciones de ese estadito putrefacto se pasan por el forro cualquier ley protectora; a diario escuchamos y leemos la muerte de lobos, linces, halcones, zorros, etc a manos de canallas y de miserables sin escrúpulos, encima la mayoría de las veces gozando de amparo legal.

 

Félix Rodríguez de la Fuente fue uno de los activistas ecologistas más precoces en España, además del responsable de despertar la conciencia ecológica y el respeto a la naturaleza en buena parte de sus compatriotas, aunque sería un error si lo comparamos a los actuales ecologetas de risa que no sabrían distinguir un árbol de un arbusto. Él consiguió que cuando llegaran los viernes por la noche cientos de miles y de miles de los españoles de entonces se quedaran embobados ante el televisor -entonces no existía la inmunda telebasura de hoy- viendo las imágenes y oyendo la espléndida belleza narrativa del sobrio y castellano discurso de Félix en aquel inmortal programa que comenzaba con una melodía vibrante, viril, electrizante. Memorables sus programas dedicados al Lobo, al Lince, al Azor… “El Hombre y la Tierra” aún hoy, 40 años después, sigue siendo único en su género, una verdadera Poesía intemporal y en movimiento, un verdadero canto a la Belleza y al Arte que es (debería ser) la Naturaleza inviolada. Ya nos decía el gran Antonio Gaudí que el verdadero LIBRO por excelencia era el de la Naturaleza, obra divina y ante la cual los libros de los hombres apenas son pálidos reflejos.

FÉLIX RODRÍGUEZ DE LA FUENTE SIEMPRE PRESENTE!!!

 

FUERZA HONOR Y TRADICIÓN

 

Joan Montcau

 


Dejar un comentario so far
Deja un comentario



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: