Julius Evola. Septentrionis Lux


RUTA TOTALITARIA POR LA “OTRA BARCELONA” (11-I-2020).
febrero 9, 2020, 3:33 pm
Filed under: Espiritualidad, Julius Evola, Tradición

Vista previa de imagenResultado de imagen de Montjuich altar de HérculesResultado de imagen de museu MarèsVista previa de imagenVista previa de imagenResultado de imagen de unicornio en CatedralResultado de imagen de unicornio en Catedral

RUTA TOTALITARIA POR LA “OTRA BARCELONA” (11-I-2020).

 

“Veo mi camino, pero no sé adónde conduce. Es no saber adónde voy lo que me inspira para recorrerlo”.

 

Rosalía de Castro

 

Gran jornada la del sábado 11 de Enero. Ruta por los alrededores de la catedral de Barcelona, admirando su rico simbolismo, sus estatuas y monumentos, escudos, etc. Se visitó también el precioso Belén ubicado en el Museu Marès y de corte totalmente tradicional, nada que ver con la basura satánica que la endemoniada y tortilleril verruga con patas (la “alcaldesa” de la Barcelona putrefacta) instaló en la Plaza de San Jaime, un verdadero y diabólico insulto a los barceloneses de bien (cada vez menos a medida que el Mal avanza) y a la Catolicidad. Otra manifestación más a imagen microcósmico de la eterna lucha entre las Fuerzas de la Luz y las de la Tinieblas en el plano macrocósmico.

Entre todas las leyendas fundacionales de nuestra ciudad, tal como nos relató magistralmente nuestro guía totalitario J.G., seguramente la que mejor ha llegado hasta nuestros días es la que atribuye la fundación de Barcelona a Hércules, el Héroe divino y solar de la Tradición Romana. Sin duda esta es la que más casa con nuestra Weltanschauung (Visión de Mundo) uránica y “nórdica”: la barca que se extravía, la nona, es en la que se encuentra el propio Héroe y la expedición de la cual formaba parte ésta en principio no era para fundar una nueva ciudad, si no que esta no era otra que la de Jasón y los Argonautas en busca del Vellocino de Oro. Hércules, tras embarrancar dicha barca en la costa, ascendió a la cima del Monte de Júpiter (el actual Montjuic) y se quedó maravillado de dicha colina y valles que la rodeaban, es entonces cuando decidió fundar una ciudad bautizándola como Barcanona, la barca novena y de aquí el nombre de Barcelona. De hecho muy cerca del actual cementerio de la Montaña Sagrada están los restos de un misterioso asentamiento, y en el mismo hay una gran roca con una inscultura o cazoleta conocida tradicionalmente como “El Altar de Hércules”…

Sea como sea, la popularidad de Hércules sigue siendo tal que aún hoy se pueden observar en las calles de la ciudad numerosas esculturas y fuentes, así como la existencia de una calle que lleva su nombre en el corazón de la ciudad. Esta popularidad no le debe de hacer mucha gracia a otro personaje que durante siglos compitió por ser el fundador de Barcelona, Aníbal Barca. Aquí estamos nuevamente ante un tema de “elección de tradiciones” como dijo Julius Evola en su inmortal obra “Los Hombres y Las Ruinas”: según la Tradición prototípica que se escoja como cosmovisión, así será el alma y la personalidad de un pueblo, sociedad o Estado determinados: mientras el mito “herculiano” es de carácter solar, ascético-guerrero, antidemocrático y aristocrático; el mito “anibaliano” (válgase la expresión) sería su antítesis, es decir lunar, ginecocrático, femenino-demoníaco y telúrico. La Luz del Norte contra la Luz del Sur, dos tipos de espiritualidad total e irreconciliablemente opuestas y antitéticas. La Aristocracia Sacral emanada de la Tradición Primordial en toda su pureza, y la promiscuidad materialista y panteísta antesala de la superstición progresista, igualitaria y democrática, la Modernidad en definitiva. La elección de la Hermandad Totalitaria está muy clara pues…

Finalmente visita al Museo de Historia de la ciudad, un viaje simbólico por la Barcelona ancestral, mítica y legendaria, la Barcelona anterior a la llegada del demonismo y de la peste modernista, progresista y democrática. La Barcelona layetana, la romana, la visigótica y la medieval, sucesión de tradiciones igualmente viriles y heroicas. Vale la pena visitar dicho Museo, una estancia que se nos antojó corta, todo ello en familia y con un guía de lujo. Para los más pequeños se efectuó una gincana cultural, aunque como suele ser costumbre en este tipo de eventos, los más mayores disfrutaron tanto o más que sus hijos, no faltando alguna que otra “trampa” para poder alzarse con la victoria final… Y es que el alma totalitaria no está exenta a veces de ese aire entre juvenil y pícaro que caracteriza a nuestra cosmovisión antidemocrática del mundo que hoy se bate casi en retirada ante el avance de las ruinas y de las tinieblas de la Edad Más Oscura. SEMPER FIDELIS!!!

FUERZA HONOR Y TRADICIÓN

Joan Montcau

 


Dejar un comentario so far
Deja un comentario



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: