Julius Evola. Septentrionis Lux


 “ICONOGRAFÍA Y SIMBOLISMO DEL CORAZÓN DE JESÚS”. Louis Charbonneau-Lassay. Editorial Olañeta, 1983. 
mayo 22, 2020, 3:53 pm
Filed under: Espiritualidad, Joan Montcau, Metafísica, Tradición

El extranjero » Blog Archive » Estudios sobre simbología cristiana ...

TÍTULO Y AUTOR:

 

“ICONOGRAFÍA Y SIMBOLISMO DEL CORAZÓN DE JESÚS”. Louis Charbonneau-Lassay. Editorial Olañeta, 1983.

 

 

1 ¿Qué tipo de libro es? Es un libro de simbolismo cristiano, concretamente de uno de sus símbolos más característicos y también generalmente más incomprendidos: el símbolo del Sagrado Corazón de Jesús. A modo introductorio decir que el simbolismo del Corazón tuvo un carácter solar y viril en todas las tradiciones tanto de Oriente como de Occidente, el Corazón como imagen del “Centro del Mundo” -Axis Mundi-, una imagen a nivel microcósmico de lo que el Sol, el Astro-Rey, lo es a nivel macrocósmico. Como reza el adagio hermético “como es arriba es abajo”: al Sol del Cielo le correspondería el Sol del cuerpo humano como Centro Espiritual del mismo (adormecido y que es preciso despertar, de ahí el simbolismo de la Rosa+Cruz, de los rayos que parten del mismo como Centro Manifestado, etc). En la Tradición Egipcia el Corazón era representado en forma de vaso o cáliz, es decir de receptáculo de la Sabiduría Divina; aquí entraríamos de lleno en las leyendas del Santo Grial y del Ciclo Artúrico que caracterizaron y dieron empaque al gran Medievo Gibelino con la Orden de los Templarios a la cabeza (precisamente también devotos del simbolismo en cuestión como veremos), pero esto ya para otra ocasión…  «El poder del símbolo es más grande que el de los hombres» decía Olimpiodoro, ello porque el símbolo es la imagen sensible de una realidad suprasensible, metafísica, metahistórica y metapolítica, y esto lo sabe tan bien la subversión moderna y democrática que ha sabido rodearse también de símbolos aunque los mismos tengan a su vez un carácter siniestro, paródico, caricaturesco, diabólico; el Símbolo a fin de cuentas es el motor del mundo y de la historia. Su carácter “mediador” -“pontifical”- entre dos mundos, entre lo humano y lo suprahumano o divino, o en su defecto o antítesis entre lo humano y lo infrahumano o infernal. Julius Evola, René Guénon o Guido di Giorgio escribieron extraordinarios tratados sobre simbolismo. Los trabajos sobre simbolismo occidental de Evola y de Giorgio, o la recopilación “Simbolos Fundamentales de la Ciencia Sagrada” de Guénon, verdaderamente extraordinarios y que aconsejamos. Ahora entraremos en materia sobre el presente libro en cuestión…

 

2 Resume su temática.

 

El autor hace un estudio sobre los orígenes del símbolo del Sagrado Corazón de Jesús antes de que éste se hiciera popular sobre todo a partir del siglo XVII. Se centra principalmente en unos extraños grafittis grabados a cuchillo que aparecieron en el Castillo de Chinon (Francia) atribuidos a los Templarios presos en los dramáticos días de la destrucción de la Orden del Temple (Siglo XIV). Entre ellos aparece el símbolo de un corazón irradiante. Según el autor probablemente se trataría de la representación más antigua del Corazón divino en el mundo. A este capítulo le siguen diversos estudios sobre la iconografía del Corazón de Jesús en las imágenes e insignias llevadas por los ejércitos contrarrevolucionarios de la Vendée en el Siglo XVIII. También diversas representaciones de dicho simbolismo entre los Siglos XIV y XVIII principalmente; destacamos una que aparece en el Museo Episcopal de Vich (Barcelona) en un molde para hostias, precisamente también del siglo XIV, resaltando el autor con ello el carácter “providencial” y precursor del Catolicismo español en cuanto a la representación de dicha iconografía, muy cercana en el tiempo como vemos a los grabados del Castillo de Chinon.

 

3 ¿Quién es su autor?

 

Louis Charbonneau-Lassay (1871-1946), arqueólogo, historiador, escritor, iconógrafo, grabador, experto en heráldica y numismática, y coleccionista de objetos antiguos. Practicó todas estas actividades como una extensión de su búsqueda espiritual y realización metafísica. Católico tradicionalista y gran experto en simbolismo cristiano. Monumental su “Bestiario de Cristo”, un estudio de simbología animal en el Cristianismo, una obra única en su género que también fue publicada por esta misma editorial (Olañeta) en dos grandes tomos. Louis perteneció a dos Hermandades iniciáticas que se originaron en la Baja Edad Media, concretamente en el Siglo XV cuando ya el germen de Modernidad empezaba a instalarse en su seno con el advenimiento de la aberración humanista, antecedente directo de la actual subversión democrática después de un largo proceso de involución y de descomposición de siglos. Estas dos Hermandades u Órdenes fueron la “Fraternidad de los Caballeros del Divino Paráclito” y la “Estrella Interna” que realmente era el Círculo Interior de la primera. La Estrella Interna estaba formada por sólo 12 miembros que se transmitían la filiación y la iniciación de padres a hijos, estamos pues hablando de verdaderas “cadenas iniciáticas”. Ambas Órdenes sufrieron en su propia carne la hecatombe que supuso la revolución burguesa y masónico-liberal de 1789, fueron prácticamente exterminadas y la mayoría de sus miembros asesinados por la canalla liberal. La cadena iniciática estuvo a punto de interrumpirse de no ser por la supervivencia del último caballero de la Estrella Interna, un anciano de 80 años, que logró in extremis asegurar la transmisión iniciando a un pequeño número de caballeros, los cuales, a lo largo del siglo XIX intentaron resucitar ambas Órdenes, así hasta llegar al siglo XX cuando Louis Charbonneau-Lassay fuera investido. Su domicilio había sido comandería de la Orden de los Hospitalarios y conservaba casi intacta su estructura originaria: un amplio salón decorado con una chimenea con la cruz de Malta, el jardín de tipo claustral y las ventanas góticas, hacían de la mansión un lugar fuera del tiempo donde Louis vivió como un verdadero asceta. Durante la II Guerra Mundial, en la Francia ocupada de 1940-44, su domicilio se convirtió en residencia de oficiales alemanes. Sus nuevos huéspedes se sorprendieron por la autoridad del sabio cuya colección trataron con respeto y admiración, especialmente entre la oficialidad de las SS, quizás por eso de las “afinidades electivas”… Si se nos permite un inciso, citaremos de paso al gran escritor también francés y nacionalsocialista Alphonse de Chateaubriant (1877-1951), fundador en 1940 del semanario fascista “La Gerbe”. Durante la Segunda Guerra Mundial fue miembro del Comité Central de la “Legión de Voluntarios Franceses contra el Bolchevismo”, una organización fundada en 1941 por Fernand de Brinon y Jacques Doriot para reclutar voluntarios dispuestos a luchar junto a los alemanes en Rusia. En 1945, huyó a Austria salvando su vida por los pelos, donde vivió bajo el alias de Dr. Alfred Wolf (Lobo…) hasta su muerte en un monasterio en Kitzbühel. Alphonse de Chateaubriant, devoto católico y tradicionalista, también perteneció a “La Estrella Interna”, nuevamente entramos en el terreno arriba indicado de las “afinidades electivas”. Existe una ley mental que es la siguiente: lo semejante atrae a lo semejante o, en otras palabras, lo igual atrae a lo igual… Ignoramos si tras la catástrofe que supuso la Derrota de Europa de 1945 ambas Órdenes consiguieron sobrevivir en el tiempo, aunque una de las características de la fase más oscura y demoníaca de la Edad de Hierro -en la que ya estamos de pleno-, es la desaparición de la escena de los verdaderos Maestros y de las verdaderas iniciaciones, aunque ello no quiere decir que una minoría o verdadera élite siga trabajando en el silencio “de las catacumbas”.

 

4 ¿Es parcial o imparcial?

 

Parcial ya que es un libro de simbolismo cristiano y escrito por un verdadero experto del mismo.

 

  1. Detalles de la edición.

 

Editorial Olañeta, especializada en temas sobre la Tradición Primordial y todo lo referente a la Sabiduría Perenne. Este libro concretamente es de 1983, el volúmen consta de 123 páginas, con bellas ilustraciones y grabados al boj hechos de mano del propio autor y ampliamente comentadas por el erudito.

 

6 Desacuerdos

 

Prácticamente ninguno, quizás lo único su intento de exculpar al Papado de la destrucción de la Orden del Temple, horrendo crimen que como algunos autores señalaron, supuso el triunfo del güelfismo en el seno de la Catolicidad y el inicio del “Ocaso de Occidente”, en cuya fase terminal y más crepuscular nos encontramos hoy…

 

7 ¿Por qué lo elegiste para leer?

 

Me interesa todo lo relacionado con el simbolismo, puesto que el símbolo en sí condiciona el desarrollo de una Idea a la vez Metapolítica y Metafísica.

 

8 ¿Cuál es tu valoración del libro?, ¿y su temática?

 

El libro muy bueno, y su temática ya no sólo desde el punto de vista histórico, sino simbólico y espiritual, es fundamental.

 

9 ¿Para quién está enfocado este libro?

 

Para los “buscadores de Tradición” en un mundo hoy totalmente ayuno de ella.

 

10 ¿A quién lo recomendarías?

 

A todos aquellos que comprendan que un verdadero movimiento político y cultural alternativo y anti-Sistema, nada es si no bebe de las fuentes que emanan de la Tradición sapiencial y de su áurea Cosmovisión. Como decía Julius Evola realmente “LA IDEA ES NUESTRA VERDADERA PATRIA”.

 

 

FUERZA HONOR TRADICIÓN

 

Joan Montcau

 


Dejar un comentario so far
Deja un comentario



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: