Julius Evola. Septentrionis Lux


ASCENSO A LA RESERVA NATURAL DE CAN CATÁ (21-X-2020).
octubre 31, 2020, 11:23 am
Filed under: Sin categoría
Wikiloc | Foto de bosc can cata Font nova (3/6)
Redescubrir la historia de Cerdanyola a través del bosque
Collserola. Valles de Les Feixes | Montañas de La Luna

ASCENSO A LA RESERVA NATURAL DE CAN CATÁ (21-X-2020).

“No hay que olvidar que, para el hombre religioso, lo «sobrenatural» está indisolublemente ligado a lo «natural», que la Naturaleza expresa siempre algo que la trasciende. Como hemos dicho ya, si se venera a una piedra sagrada es porque es sagrada y no porque sea piedra; la sacralidad manifestada a través del modo de ser de la piedra es la que revela su verdadera esencia”

Mircea Eliade, “Lo Sagrado y lo Profano”

“Todo en cuanto en la vida humana se halla por debajo del mito, pertenece al plano de lo infrahumano”.

Hermann de Keyserling


   Can Catá es una masía de tipo neoclásico de los Siglos XVII-XVIII dentro del municipio de Cerdanyola del Vallés, en una de las zonas más boscosas y frondosas de la Sierra Oscura. Esta finca incluye la Reserva Natural de Can Catá, lugar de un gran encanto por su aspecto sombrío, misterioso y lúgubre; punto rodeado de un bosque espeso, gigantescos eucaliptos, pinos centenarios, lianas, etc., y sus construcciones rodeadas de musgos pútridos, erigidas a principios del Siglo XX y de tipo Novecentista, con una humedad en la zona que calaba los huesos. Un lugar ideal para rituales místico-totalistas e iniciáticos… En este sentido destacar el espectacular Anfiteatro escalonado que hace de contrafuerte o de muro de contención para posibles desprendimientos en la montaña en la que está ubicado, y una nevera de piedra muy característica en las antiguas masías y que aprovechaban la sombra para mantener frescas las comandas y bebidas; la misma con aspecto de “cámara” o de “receptáculo” para las iniciaciones y en cuyo interior entramos totalmente alucinados y absorbidos por la magia y belleza de todo el entorno pese a su abandono y deterioro por el paso del tiempo. Además en el centro del complejo hay una gran y larga mesa rectangular con sus respectivos bancos -todo de piedra- de varios metros de longitud, ideal para banquetes de cohesión y hermandad. Todo este conjunto se encuentra situado en el Valle de Les Feixes, dentro de lo que los antiguos romanos conocían como “La Sierra Oscura” precisamente por la frondosidad y densidad de sus bosques a la que antes hemos aludido: “Ahora los bosques están cubiertos de hojas; ahora el año está en su más bella estación.” (Virgilio); sin duda el Otoño es la mejor época del año para penetrar y adentrarse en la naturaleza. Además teníamos ante nosotros estructuras centenarias de singular hermosura que invitaban al ensueño.

   Las escuadras Baetulo y Rubricatus de la Centuria Pateadora Montañas Nevadas, nos adentramos en la Sierra Oscura accediendo desde el Parc Central de Nou Barris, nuestro punto de encuentro; una marcha de fuerte ascenso hasta llegar al Coll de la Ventosa, punto inmejorable desde el que se divisan perfectamente las 7 colinas antaño sagradas de la Barcino romana: Táber, Monterols, Putxet, Creueta del Coll, Carmel, Rovira y Peira; a nuestra izquierda y al fondo sobre una loma, una antigua masía -Can Masdeu- del Siglo XVII levantada sobre unas antiguas ruinas romanas, pasando luego a depender a principios del Siglo XX al Hospital de Sant Pau i la Santa Creu, que la utilizó como residencia para leprosos hasta los años 60, permaneciendo vacía por espacio de cuatro décadas hasta que en el 2001 fue ocupada por una chusma asquerosa y sin nivel que hoy tanto caracteriza a la podrida y progre Barcelona que camina a pasos agigantados hacia el salvajismo y la barbarie, y en ello estamos…

   En una época dominada por el plutocratismo más vil y por el maquinismo más infernal, en una sociedad podrida, atomizada y totalmente quebrada donde hasta los mismos hombres son, se comportan y son tratados por el Sistema como meras máquinas o robots, o simplemente como pura mercancía averiada de usar y tirar, una minoría nos dedicamos a hacer Mannerbunde. Ernst Jünger utilizaba la figura de “el emboscado” para definir al verdadero disidente de estos tiempos terminales: “llamamos emboscado a quien, privado de Patria por el gran proceso y transformado por él en un individuo aislado, está decidido a ofrecer resistencia y se propone llevar adelante la lucha, una lucha que acaso carezca de perspectiva. Un emboscado es, pues, quien posee una relación originaria con la libertad… El emboscado no permite que ningún poder, por muy superior que sea, le prescriba la ley, ni por la propaganda, ni por la violencia”. El emboscado de Jünger, como el hombre diferenciado y decondicionado del que hablaba Julius Evola, es aquel que en medio de un mundo en ruinas como el actual, busca o extrae la forma -principio de la personalidad- de lo informe (hombre-masa, destrucción de la personalidad en la colectividad), busca ante todo la diferencia en medio del caos nivelador, igualitarista e infrahumano de la barbarie democrática: “Idea, Orden, Élite, Estado, Hombres de la Orden; éstas son las líneas que debemos mantener, mientras sea posible” (Julius Evola, “Orientaciones”)…

   Llegamos a un monolito de piedra con el escudo de Barcelona tallado junto a una Cruz de Malta sobre las iniciales HSCySP (Hospital Santa Cruz y San Pablo), ahí se inicia una pista forestal que a su vez nos conduce a una intersección de senderos; tras escoger uno de los mismos nos adentramos en un bosque muy denso y silvoso en el que apenas entraban los rayos de la luz solar, comprendiendo entonces porqué los romanos conocían esta zona como la “Sierra Oscura”. Tras una travesía de 9 km nos encontramos de pura casualidad con el bello paraje de Can Catá que alguno conocía sólo por referencias; el “Guardián de la Sierra Oscura” nos guió al lugar sin nosotros siquiera percibirlo -el Daimon o Genio protector del bosque-…

   Después de recorrer e inspeccionar toda la demarcación y cada rincón de la misma, un muy frugal almuerzo en la gran mesa de piedra que se encuentra justo enfrente del Anfiteatro, ensimismados, casi en silencio, como si cada palabra pronunciada fuera un terrible sacrilegio perpetrado contra un lugar de poder que llamara a la introspección y al recogimiento, al menos a un cierto apartamiento y retiro del “mundanal ruido” (Fray Luis de León), y al que desgraciadamente regresaríamos -¡qué remedio!-, tras emprender el camino de regreso al infierno urbanícola. Como decía Alphonse de Chateaubriant “los bosques preceden a las civilizaciones, los desiertos las siguen”, y no hay peor desierto -desde el punto de vista espiritual- que la Modernidad y sus gigantescas megalópolis sin alma, “un mundo sin poesía” (Antonio Medrano).

   En resumen, una marcha de 17 km por una de las zonas más solitarias y a la vez más exuberantes de la Sierra de Collserola, quién sabe si también zona de futuros Concilios reivindicatorios de lo Absoluto…

FUERZA HONOR TRADICIÓN


Joan Montcau


Dejar un comentario so far
Deja un comentario



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: