Julius Evola. Septentrionis Lux


LXXXIV ANIVERSARIO DE UN MARTIRIO (3-XII-2020)
diciembre 19, 2020, 11:54 am
Filed under: Sin categoría
La catedral de Barcelona, la joya del gótico en Barcelona
El Santo Cristo de Lepanto
Los Portantes bajan el Santo Cristo de Lepanto - Arzobispado de Barcelona
La estatua del Obispo Irurita y un misterio de la guerra civil (1939) –  Vestigios de Barcelona
Santa Misa en memoria del Dr. Irurita, Obispo mártir de Barcelona. 80º  aniversario.

  LXXXIV ANIVERSARIO DE UN MARTIRIO (3-XII-2020)

“Más que un Ejército hiriendo vence un Héroe perdonando.”


Pedro Calderón de la Barca

 “OPORTET ILLUM REGNARE:

AL SUMO DIOS OMNIPOTENTE AQUÍ YACE EL EXCMO. Y RVMO. DR. D. MANUEL IRURITA ALMANDOZ.NACIO EL 13-AGO-1876, PROMOVIDO A LA SEDE DE LERIDA EL 20-DIC-1926 Y TRASLADADO A LA DE BARCELONA EL 13-MAR-1930, POR ODIO A LA FE FUE ASESINADO EL 3-DIC-1936. EL BUEN PASTOR DIO SU ALMA POR SUS OVEJAS. DESCANSE EN PAZ”.

Lápida del Obispo Manuel Irurita. Capilla del Santo Cristo de Lepanto. Catedral de Barcelona

“Los hombres pelean; sólo Dios da la victoria”.

Santa Juana de Arco

   En nuestro país se produjo una salvaje persecución religiosa que entre los años 1931 y 1939, arrojó el mayor número de Mártires de todo el Siglo XX y posiblemente de todos los tiempos. Fueron asesinados cerca de 7000 en total entre obispos, sacerdotes y religiosos en general, algo que suele olvidarse hoy en día con demasiada ligereza por una masa en su aplastante mayoría borreguil y cretina, pero en particular, y por supuesto muy interesadamente, por la gentuza que hoy pretende levantar su sucia y perversa bandera de una pretendida “Memoria Histórica” con fines claramente diabólicos y disolutorios. Qué duda cabe que tal proceso intrínsecamente perverso va íntima y directamente ligado al objetivo final de toda esta hidra tenebrosa e infernal, cuyo objetivo es el definitivo Finis Hispaniae; física, moral, existencial y sobre todo, espiritualmente…

   Mientras toda esa bazofia de mequetrefes progresistas y postmodernos henchidos de democracia y de globalismo multikultureta, pretende reivindicar una pseudo-memoria más histérica que propiamente histórica (ello evidentemente con fines propagandísticos y de ingeniería social), una minoría hacemos el esfuerzo por reivindicar nuestra propia memoria histórica, la de los verdaderos patriotas que vivieron, lucharon y sacrificaron sus vidas por el triunfo del Bien, de la Belleza y de la Verdad, ello en medio de un desierto espiritual pavoroso.

   El pasado día 3 de Diciembre, Festividad de San Francisco Javier, y con motivo el LXXXIV Aniversario del vil asesinato del Obispo Manuel Irurita (1) durante la Cruzada; la Hermandad Totalitaria Barcino hizo acto de presencia en la Santa Misa que se ofició en la Capilla del Santo Cristo de Lepanto (2) en la Catedral de Barcelona, organizada por la Asociación Cultural “Hispania Martyr Siglo XX”, fundada en 1982 con el fin -señalado en el art. 5 de sus Estatutos-, de “promover, orientar e impulsar las actividades lícitas necesarias a efectos de obtener de la Santa Sede la glorificación, – beatificación – canonización, de los gloriosos Mártires Españoles del Siglo XX; estudiar toda la problemática surgida en torno a estos presuntos mártires; dar a conocer sus nombres, circunstancias, gestas y triunfo, a nivel nacional, diocesano, regional o local”. Gigantesca y más que loable labor la suya, sin lugar a dudas…

   Antes de la Misa, el Presidente de Hispania Martyr Sr. D. Javier Echabe, hizo un breve discurso recordando la memoria del Mártir cuya conmemoración hoy nos reunía, y por extensión la de todos los que cayeron bárbaramente asesinados durante la Cruzada de 1936-39, o en los prolegómenos de la misma (República masónica y demoliberal de 1931-36). Seguidamente la extraordinaria homilía del Padre Antonio, Consiliario de Hispania Martyr, recordando a los presentes que son ya más de dos mil los Mártires de nuestra Cruzada elevados a los Altares, víctimas de una de las persecuciones religiosas más salvajes y diabólicas hasta entonces ocurridas. Decía Santo Tomás de Aquino que los Mártires eran Testigos de la Verdad, y precisamente por ello sufrieron crimen y martirio a manos de los Testigos de la Mentira, tanto de los criminales y perversos homicidas de entonces, como de los canallas y malvados de hoy en día que se disfrazan de una presunta “memoria histórica”, ello en medio de la imbecilidad y cretinización generalizadas de una sociedad cada vez más infame, podrida, envenenada y pusilánime. “Solve et Coagula”…

   Finalizada la Santa Misa, todos los asistentes nos dirigimos al Claustro de la Catedral hasta llegar a la capilla levantada en memoria de los Mártires de nuestra Cruzada, y donde se rezó un responso, dirigido el mismo también por el Padre Antonio. Finalmente los camaradas de la Hermandad Totalitaria Barcino, nos separamos del resto de los asistentes y congregados para dirigirnos a la bella y viril estatua del año 1943 del Obispo Irurita que hay ya en la calle, concretamente en la fachada del Obispado, y a cuyos pies los camaradas de Hispania Martyr habían depositado previamente un ramo de flores; ante dicha estatua rendimos honores gritando un ¡Viva Cristo Rey! como reconocimiento del Reinado de Cristo vivo y entre nosotros, y también por todos aquellos miles de Mártires que sacrificaron sus vidas por el Triunfo del mismo, posibilitando con el derramamiento de su sangre la germinación y el alumbramiento de una nueva Era Triunfal para nuestra Hispania Sacra, hoy en un nuevo ocaso…

   Puede que la llama de la FE -ya no digamos del Conocimiento-, se hayan apagado en nuestra Patria que hasta no hace mucho tiempo presumió de ser la “Centinela de Occidente”, pero si la Divina Providencia lo quiere, ambos –FE y CONOCIMIENTO– volverán a prender en muchos corazones, aunque inicialmente sólo sea en unas minorías, en una serie de “cadenas iniciáticas” o “fratrías”; de ahí el culto al Sagrado Corazón como símbolo del Centro del Mundo, de vuelta al Origen. “Por encima de todo, conservad la paz del corazón, que es el mayor tesoro. Para conservarla, nada ayuda tanto como el renunciar a la propia voluntad y poner la voluntad del Corazón Divino en lugar de la nuestra, de manera que sea ella la que haga en lugar nuestro todo lo que contribuye a su gloria, y nosotros, llenos de gozo, nos sometamos a él y confiemos en Él totalmente” (Santa Margarita María de Alacoque). Afirmar y fortalecer nuestro “Sí interior”, es decir la presencia divina dentro de nosotros; ello frente a la exaltación del mero “Yo Egótico” que es lo que caracteriza a todas las pseudo-doctrinas subversivas y demoníacas de la Modernidad sin distinción; o como dijo el gran Antonio Medrano, se trataría más de INSISTIR (vivir hacia adentro, en torno a un Centro espiritual y Metafísico simbolizado por el corazón, bajo una Norma y Guía existenciales), que del mero EXISTIR de la Modernidad (vivir descentrado, desprincipiado, desnortado, desorientado, hacia afuera). Entre los que “insisten” y los que sólo se limitan al mero “existir”, es la diferencia fundamental que hay entre aquellos que viven en “la PATRIA (con mayúsculas) de todos los seres que se salen de lo común” (Henry de Montherlant), y los simples, ridículos y grotescos “ciudadanos del mundo” como hoy definen al pobre hombre-masa totalmente atomizado, apátrida, desvirilizado y esclavizado de la postmodernidad nihilista. Precisamente hoy se ha conmemorado a toda una legión de Mártires que realmente VIVIERON e INSISTIERON –con todo el sentido de grandeza trascendente, sagrada y por supuesto histórica que tienen ambas términos-, en unos tiempos donde parecía que lo tenían todo en contra, pero que jamás renunciaron, hasta el sacrificio de sus propias vidas terrenas incluso, al Centro, a la Norma y al Origen. ¡¡¡SEMPER FIDELIS!!!

FUERZA HONOR Y TRADICIÓN

Joan Montcau

NOTAS:

 (1)  Monseñor Manuel Irurita Almandoz (nacido en Larráinzar, Navarra, 13 de agosto de 1876) fue Obispo de Lérida entre 1927 y 1930, año en que tomó posesión de la sede de Barcelona, cargo que ocuparía hasta el estallido de nuestra Cruzada de Liberación Nacional (1936-39). Tras el inicio de la contienda para nosotros sagrada, Manuel Irurita fue apresado por la chusma anarquista siendo vilmente asesinado -junto con otros religiosos y patriotas-, en el cementerio de la localidad barcelonesa de Moncada y Reixach, ello el 3 de Diciembre de 1936.

 (2)  La Capilla del Santísimo y del Santo Cristo de Lepanto fue construida en el Siglo XV, siendo la Sala Capitular de la Catedral hasta el Siglo XVII cuando fue canonizado San Olegario y la sala pasó a ser su mausoleo. La Capilla del Santísimo es de planta rectangular cubierta por una gran bóveda de crucería estrellada. La clave de bóveda central de la capilla representa Pentecostés y es del Siglo XV también. En el interior de la capilla hay un sepulcro barroco del Obispo de Barcelona, San Olegario, y encima, se encuentra el Santo Cristo de Lepanto, que data del siglo XVI. Los restos del Obispo Irurita están sepultados a los pies de esta talla sagrada; Mártir de la Cruzada cuya muerte conmemoramos este pasado día 3 de Diciembre del presente año en el LXXXIV Glorioso Aniversario.

   El Santo Cristo de Lepanto estuvo presente en la galera Real, buque insignia de Juan de Austria, comandante en jefe de la flota cristiana e hijo ilegitimo del Emperador Carlos V. Según la leyenda, de repente dicho buque estuvo a punto de saltar por los aires convertido en un montón de astillas por la artillería que había disparado una galera turca, cuando el proyectil estaba a punto de impactar, la estatua inclinó su cuerpo hacia la derecha esquivando la bala. A causa de este milagro, el Cristo junto a otros trofeos del combate fueron trasladados a la catedral de Barcelona como agradecimiento al Cielo por la victoria cristiana. Como dijo nuestro Miguel de Cervantes acerca de aquella batalla mítica: “la más memorable y alta ocasión que vieron pasar los siglos, ni esperan ver los venideros”, y precisamente en la que él mismo participó…



ATANOR (Cuadernos de Pensamiento Tradicional), Ediciones Alternativa: “EL FLAUTISTA MÁGICO (MESIANISMO HITLERIANO Y NACIONAL-SOCIALISMO)”. Franco Cardini, 1978.
diciembre 5, 2020, 3:49 pm
Filed under: Espiritualidad, Joan Montcau, Julius Evola, Metafísica, Tradición
Il capitalismo è la vera minaccia per l'umanità": intervista a Franco  Cardini

Fotografía: Franco Cardini

ATANOR (Cuadernos de Pensamiento Tradicional), Ediciones Alternativa: “EL FLAUTISTA MÁGICO (MESIANISMO HITLERIANO Y NACIONAL-SOCIALISMO)”. Franco Cardini, 1978.

“El mito cuenta una historia sagrada; relata un acontecimiento que ha tenido lugar en el tiempo primordial, el tiempo fabuloso de los comienzos“.

Mircea Eliade


  1. ¿Qué tipo de libro es?

   ATANOR fue una publicación bimestral del Círculo Cultural “La Antorcha” que apareció en Barcelona en la primera mitad de la década de los 80, dirigida por Ernesto Milá. La temática era de tipo totalmente tradicional: tradiciones sagradas, metapolítica, metafísica, simbolismo, etc. El número que tenemos entre manos concretamente es el número 2 y desconocemos cuántos llegaron a publicarse realmente, pero cuyo contenido todo él es de sumo interés; textos de René Guénon, de Julius Evola, de Ernesto Milá -uno dedicado al simbolismo del pez en el cristianismo primigenio y otro sobre la Tradición Primordial-, otros de George Gondinet y de Alex Voglino dedicados al gran J.J.R. Tolkien y a la literatura fantástica en general denunciando el demonismo moderno; pero vamos a centrarnos en el último capítulo de esta gran revista doctrinal (y muy artesanal, por cierto), el más extenso de todos ellos y sobre una temática rara vez interpretada desde el punto de vista de la Weltanschauung  tradicional que es lo que nos interesa a nosotros. Estamos hablando de Hitler y del Movimiento Nacional-socialista tan demonizados hoy por esta postmodernidad nihilista verdaderamente demoníaca, valga la redundancia.

   “El Flautista Mágico” fue un extenso texto que apareció en febrero de 1978 en el número 29 de la revista tradicionalista italiana “Intervento”, y que se reprodujo íntegramente con posterioridad en la revista francesa -también de temática tradicional- “Totalité”, número 14. El autor de dicho texto fue el historiador e intelectual tradicionalista Franco Cardini, donde se dedica a analizar el “otro” rostro del hitlerismo, aquel que generalmente nos es escamoteado, cuando no descaradamente tergiversado, manipulado y falsificado. Una interpretación del fenómeno nacional-socialista dentro de una óptica y perspectiva tradicional y metapolítica. Una brillante e intensa exposición en apenas 12 paginas.

  1. Resume su temática…

      El autor analiza ciertos aspectos del Nacional-socialismo histórico y de la figura de su fundador haciendo una exégesis tradicionalista de los mismos, discriminando lo que hubo tanto de positivo como de negativo, aseverando en que dicho Movimiento, “al margen de sus componentes progresistas y tecnocráticas, las cuales fueron por lo demás masivas y evidentes” dice Cardini, lo que realmente llamó –y llama- la atención del mismo fue el carácter radicalmente anti-moderno y anti-historicista en su capacidad mito-poética, en su dimensión y proyección míticas; y todo ello al margen de sus componentes obreristas o “de izquierda”, así como ciertas influencias de tipo jacobino de las que tampoco se salvaron otros movimientos nacional-revolucionarios de la época, dicho sea de paso; sin hablar de ciertas componentes ocultistas y pseudo-esotéricas que verdaderamente fueron puramente residuales frente a lo que cierto tipo de literatura-basura pretende afirmar. El autor, curiosamente, compara la revolución hitleriana en muchos aspectos con la revolución japonesa de la época Meiji: en el sentido que, al igual que esta, tendió a crear un cuerpo tecnológicamente avanzado e industrioso -en el sentido “occidental” del término digamos-, pero sobre un alma dirigida exactamente en sentido inverso, es decir una dirección programática y espiritualmente consciente hacia las antiguas tradiciones heroicas, hacia los Ancestros. Una revolución que conectaba con el “homo mythicus”, con el hombre del “illud tempus” tan odiado por la barbarie moderna. Ahora ya entendemos la verdadera razón del odio extremo que la Modernidad y la superstición democrática y progresista sienten por el nacional-socialismo hasta el punto de centrarse en la figura de su fundador y líder Adolf Hitler, elevándole al rango de “enemigo metafísico” por excelencia. Y es que la inmundicia democrática vio en todo ello lo que quizás ni los mismos seguidores del III Reich apenas consiguieron entrever durante la existencia histórica del mismo… En una sociedad cada vez más podrida y disoluta que vive de utopías a cual más absurda y sinsentido, el Mito puede tener la capacidad de movilizar, de “despertar”; de ahí su enorme peligro para el demonismo moderno abiertamente subversivo y anti-tradicional, anti-mítico por esencia. Como señala muy acertadamente el autor, el Mito puede tener la capacidad  de hacer escapar al hombre del deprimente y desesperante mundo de lo “real” y de lo cotidiano; decía decía René Alleau que “el ‘tiempo mítico’ transcurre paralelamente al ‘tiempo histórico’, pero con otro ritmo. Lo que llamamos ‘acontecimientos’ no son quizá más que múltiples advenimientos, internos y oscuros, que se vierten a la luz del día, cristalizados y formando de pronto una masa”. Y esto es lo que el mundo contemporáneo no perdona a Adolf Hitler, esa revitalización del Mito, del Rito, del Símbolo, ese intento de “retorno a los orígenes” (aunque a veces el mismo tuviera ciertos caracteres paródicos o caricaturescos), hasta el punto de convertirse en una figura enemiga de la historia y no digamos del historicismo; un personaje metahistórico desde el punto de vista simbólico, y ello en pleno siglo XX. Por otro lado si para el Sistema luchar contra el mismo con las ideas y sobre el plano político es imperdonable, intentar destruirlo con las divisiones panzer y con las Waffen-SS es ya el colmo, es el “pecado capital” por excelencia…

   Según Franco Cardini, si algún día desaparecieran como por ensalmo las pruebas históricas sobre la figura de Hitler, éste bien podría transformarse, a modo de leyenda, en una especie de “mito solar” o más bien en una especie de Sabio mágico-chamánico al estilo del Merlín del Ciclo del Grial. Incluso llega a decir que en su experiencia totalitaria al frente del III Reich por él fundado, fue más la de un verdadero “Rey Mago” que la de un guerrero o jefe político; es más, bajo su sistema político nos podemos encontrar con una especie de remedo de la antigua tripartición funcional común en las antiguas civilizaciones indoeuropeas, una Sociedad de Castas. En la cúspide la Primera Casta centrada en el Führer y en su misión, que el autor califica de “chamánico-sacerdotal”, la Segunda Casta el elemento guerrero y militar con la “Orden Negra” SS a la cabeza; finalmente la Tercera Casta, el elemento productivo con un “Frente del Trabajo” superador del concepto de “clase social”, con una economía totalmente subordinada al plano político al contrario de lo que ocurre en el liberalismo burgués y en las plutocracias de las que el actual y apocalíptico Nuevo Orden Mundial es la quintaesencia

   Cuando la Modernidad odia a Hitler y a todo lo que él representaba y le rodeaba, realmente lo que odian como dice Cardini, es que él comprendió como nadie que la humanidad necesita mitos movilizadores; por otro lado fue tal el consenso que tuvo en vida, incluso hasta la muerte, que ningún otro político moderno jamás conseguirá ni soñando. Le acusarán de todo tipo de maldades habidas y por haber, pero lo que realmente el Sistema teme y odia es al personaje que predicó como ninguno la fraternidad patriótica, del fin necesario de los egoísmos privados, de la belleza del trabajo y de la “obra bien hecha”, del verdadero Arte, del sacrificio del interés común, el amor por la Naturaleza a la que hay que respetar y no violar de forma tan vil y criminal como hace la democracia, del carácter constructivo de las virtudes cívicas, la prédica y la práctica de la austeridad, del amor por el Servicio y por el Sacrificio, la lucha por una vida sana y exenta de vicios envilecedores y esclavizantes; ESTO ES LO QUE REALMENTE ODIA EL SISTEMA… “La fascinación, negativa o no, que Adolf Hitler ejerce aún es extraña. La atroz primavera hitleriana. Fue la esperanza de vida no realizada. La vieja inteligencia racionalista, la que se obstina en calificar de irracional y criminal la revuelta actual de las jóvenes generaciones, odia sobre todo en Adolf Hitler la última ilusión mítica, la cruel juventud perdida” (Franco Cardini).

  1. ¿Quién es su autor?

   Franco Cardini, tradicionalista, antiguo militante del “Movimiento Social Italiano”. Historiador y gran medievalista.

  1. ¿Es parcial o imparcial en el tema que trata?

   Es parcial puesto que parte desde la Cosmovisión tradicional del mundo, muy crítico con algunos aspectos del Nacional-socialismo histórico, pero extrae del mismo todo lo que tuvo de positivo desde el punto de vista tradicional que no fue poco.

  1. Detalles de la edición…

   Ya lo comentamos más arriba. El artículo que nos trae es de 1978, la revista en concreto –ATANOR- creemos que de 1984 más o menos, ya que no aparece la fecha. Editada en Barcelona.

  1. Desacuerdos, anécdotas a su alrededor y relación personal con el mismo…

   Desacuerdos prácticamente ninguno.

  1. ¿Por qué lo elegiste para leer?

   Poco hay de decente o de legible desde el punto de vista comentado, es decir una visión del hitlerismo a la luz de la Tradición, porque al fin y al cabo como dice Cardini “la esencia del nacional-socialismo sigue siendo Adolf Hitler…”

  1. Valoración del texto

   Altamente positivo y muy recomendable desde nuestro particular punto de vista.

  1. ¿Para quién está enfocado este texto?

   Para todo “Hombre de la Tradición”, un hombre que “vive” en la Modernidad pero sin formar espiritualmente parte de la misma. Formarse y avanzar: “Es necesario alternar la reflexión y la acción, que se completan y corrigen la una con la otra. También para avanzar se necesitan las 2 piernas: la acción y la reflexión…” (Antonio Gaudí)

  1. ¿A quién lo recomendarías?

   A todo aquel interesado por el fenómeno hitleriano y que quiera justamente interpretarlo desde una perspectiva metapolítica, más allá de la odiosa política mundana que todo lo corroe y convierte en mercancía averiada.

Joan Montcau