Julius Evola. Septentrionis Lux


ATANOR (Cuadernos de Pensamiento Tradicional), Ediciones Alternativa: “EL FLAUTISTA MÁGICO (MESIANISMO HITLERIANO Y NACIONAL-SOCIALISMO)”. Franco Cardini, 1978.
diciembre 5, 2020, 3:49 pm
Filed under: Espiritualidad, Joan Montcau, Julius Evola, Metafísica, Tradición
Il capitalismo è la vera minaccia per l'umanità": intervista a Franco  Cardini

Fotografía: Franco Cardini

ATANOR (Cuadernos de Pensamiento Tradicional), Ediciones Alternativa: “EL FLAUTISTA MÁGICO (MESIANISMO HITLERIANO Y NACIONAL-SOCIALISMO)”. Franco Cardini, 1978.

“El mito cuenta una historia sagrada; relata un acontecimiento que ha tenido lugar en el tiempo primordial, el tiempo fabuloso de los comienzos“.

Mircea Eliade


  1. ¿Qué tipo de libro es?

   ATANOR fue una publicación bimestral del Círculo Cultural “La Antorcha” que apareció en Barcelona en la primera mitad de la década de los 80, dirigida por Ernesto Milá. La temática era de tipo totalmente tradicional: tradiciones sagradas, metapolítica, metafísica, simbolismo, etc. El número que tenemos entre manos concretamente es el número 2 y desconocemos cuántos llegaron a publicarse realmente, pero cuyo contenido todo él es de sumo interés; textos de René Guénon, de Julius Evola, de Ernesto Milá -uno dedicado al simbolismo del pez en el cristianismo primigenio y otro sobre la Tradición Primordial-, otros de George Gondinet y de Alex Voglino dedicados al gran J.J.R. Tolkien y a la literatura fantástica en general denunciando el demonismo moderno; pero vamos a centrarnos en el último capítulo de esta gran revista doctrinal (y muy artesanal, por cierto), el más extenso de todos ellos y sobre una temática rara vez interpretada desde el punto de vista de la Weltanschauung  tradicional que es lo que nos interesa a nosotros. Estamos hablando de Hitler y del Movimiento Nacional-socialista tan demonizados hoy por esta postmodernidad nihilista verdaderamente demoníaca, valga la redundancia.

   “El Flautista Mágico” fue un extenso texto que apareció en febrero de 1978 en el número 29 de la revista tradicionalista italiana “Intervento”, y que se reprodujo íntegramente con posterioridad en la revista francesa -también de temática tradicional- “Totalité”, número 14. El autor de dicho texto fue el historiador e intelectual tradicionalista Franco Cardini, donde se dedica a analizar el “otro” rostro del hitlerismo, aquel que generalmente nos es escamoteado, cuando no descaradamente tergiversado, manipulado y falsificado. Una interpretación del fenómeno nacional-socialista dentro de una óptica y perspectiva tradicional y metapolítica. Una brillante e intensa exposición en apenas 12 paginas.

  1. Resume su temática…

      El autor analiza ciertos aspectos del Nacional-socialismo histórico y de la figura de su fundador haciendo una exégesis tradicionalista de los mismos, discriminando lo que hubo tanto de positivo como de negativo, aseverando en que dicho Movimiento, “al margen de sus componentes progresistas y tecnocráticas, las cuales fueron por lo demás masivas y evidentes” dice Cardini, lo que realmente llamó –y llama- la atención del mismo fue el carácter radicalmente anti-moderno y anti-historicista en su capacidad mito-poética, en su dimensión y proyección míticas; y todo ello al margen de sus componentes obreristas o “de izquierda”, así como ciertas influencias de tipo jacobino de las que tampoco se salvaron otros movimientos nacional-revolucionarios de la época, dicho sea de paso; sin hablar de ciertas componentes ocultistas y pseudo-esotéricas que verdaderamente fueron puramente residuales frente a lo que cierto tipo de literatura-basura pretende afirmar. El autor, curiosamente, compara la revolución hitleriana en muchos aspectos con la revolución japonesa de la época Meiji: en el sentido que, al igual que esta, tendió a crear un cuerpo tecnológicamente avanzado e industrioso -en el sentido “occidental” del término digamos-, pero sobre un alma dirigida exactamente en sentido inverso, es decir una dirección programática y espiritualmente consciente hacia las antiguas tradiciones heroicas, hacia los Ancestros. Una revolución que conectaba con el “homo mythicus”, con el hombre del “illud tempus” tan odiado por la barbarie moderna. Ahora ya entendemos la verdadera razón del odio extremo que la Modernidad y la superstición democrática y progresista sienten por el nacional-socialismo hasta el punto de centrarse en la figura de su fundador y líder Adolf Hitler, elevándole al rango de “enemigo metafísico” por excelencia. Y es que la inmundicia democrática vio en todo ello lo que quizás ni los mismos seguidores del III Reich apenas consiguieron entrever durante la existencia histórica del mismo… En una sociedad cada vez más podrida y disoluta que vive de utopías a cual más absurda y sinsentido, el Mito puede tener la capacidad de movilizar, de “despertar”; de ahí su enorme peligro para el demonismo moderno abiertamente subversivo y anti-tradicional, anti-mítico por esencia. Como señala muy acertadamente el autor, el Mito puede tener la capacidad  de hacer escapar al hombre del deprimente y desesperante mundo de lo “real” y de lo cotidiano; decía decía René Alleau que “el ‘tiempo mítico’ transcurre paralelamente al ‘tiempo histórico’, pero con otro ritmo. Lo que llamamos ‘acontecimientos’ no son quizá más que múltiples advenimientos, internos y oscuros, que se vierten a la luz del día, cristalizados y formando de pronto una masa”. Y esto es lo que el mundo contemporáneo no perdona a Adolf Hitler, esa revitalización del Mito, del Rito, del Símbolo, ese intento de “retorno a los orígenes” (aunque a veces el mismo tuviera ciertos caracteres paródicos o caricaturescos), hasta el punto de convertirse en una figura enemiga de la historia y no digamos del historicismo; un personaje metahistórico desde el punto de vista simbólico, y ello en pleno siglo XX. Por otro lado si para el Sistema luchar contra el mismo con las ideas y sobre el plano político es imperdonable, intentar destruirlo con las divisiones panzer y con las Waffen-SS es ya el colmo, es el “pecado capital” por excelencia…

   Según Franco Cardini, si algún día desaparecieran como por ensalmo las pruebas históricas sobre la figura de Hitler, éste bien podría transformarse, a modo de leyenda, en una especie de “mito solar” o más bien en una especie de Sabio mágico-chamánico al estilo del Merlín del Ciclo del Grial. Incluso llega a decir que en su experiencia totalitaria al frente del III Reich por él fundado, fue más la de un verdadero “Rey Mago” que la de un guerrero o jefe político; es más, bajo su sistema político nos podemos encontrar con una especie de remedo de la antigua tripartición funcional común en las antiguas civilizaciones indoeuropeas, una Sociedad de Castas. En la cúspide la Primera Casta centrada en el Führer y en su misión, que el autor califica de “chamánico-sacerdotal”, la Segunda Casta el elemento guerrero y militar con la “Orden Negra” SS a la cabeza; finalmente la Tercera Casta, el elemento productivo con un “Frente del Trabajo” superador del concepto de “clase social”, con una economía totalmente subordinada al plano político al contrario de lo que ocurre en el liberalismo burgués y en las plutocracias de las que el actual y apocalíptico Nuevo Orden Mundial es la quintaesencia

   Cuando la Modernidad odia a Hitler y a todo lo que él representaba y le rodeaba, realmente lo que odian como dice Cardini, es que él comprendió como nadie que la humanidad necesita mitos movilizadores; por otro lado fue tal el consenso que tuvo en vida, incluso hasta la muerte, que ningún otro político moderno jamás conseguirá ni soñando. Le acusarán de todo tipo de maldades habidas y por haber, pero lo que realmente el Sistema teme y odia es al personaje que predicó como ninguno la fraternidad patriótica, del fin necesario de los egoísmos privados, de la belleza del trabajo y de la “obra bien hecha”, del verdadero Arte, del sacrificio del interés común, el amor por la Naturaleza a la que hay que respetar y no violar de forma tan vil y criminal como hace la democracia, del carácter constructivo de las virtudes cívicas, la prédica y la práctica de la austeridad, del amor por el Servicio y por el Sacrificio, la lucha por una vida sana y exenta de vicios envilecedores y esclavizantes; ESTO ES LO QUE REALMENTE ODIA EL SISTEMA… “La fascinación, negativa o no, que Adolf Hitler ejerce aún es extraña. La atroz primavera hitleriana. Fue la esperanza de vida no realizada. La vieja inteligencia racionalista, la que se obstina en calificar de irracional y criminal la revuelta actual de las jóvenes generaciones, odia sobre todo en Adolf Hitler la última ilusión mítica, la cruel juventud perdida” (Franco Cardini).

  1. ¿Quién es su autor?

   Franco Cardini, tradicionalista, antiguo militante del “Movimiento Social Italiano”. Historiador y gran medievalista.

  1. ¿Es parcial o imparcial en el tema que trata?

   Es parcial puesto que parte desde la Cosmovisión tradicional del mundo, muy crítico con algunos aspectos del Nacional-socialismo histórico, pero extrae del mismo todo lo que tuvo de positivo desde el punto de vista tradicional que no fue poco.

  1. Detalles de la edición…

   Ya lo comentamos más arriba. El artículo que nos trae es de 1978, la revista en concreto –ATANOR- creemos que de 1984 más o menos, ya que no aparece la fecha. Editada en Barcelona.

  1. Desacuerdos, anécdotas a su alrededor y relación personal con el mismo…

   Desacuerdos prácticamente ninguno.

  1. ¿Por qué lo elegiste para leer?

   Poco hay de decente o de legible desde el punto de vista comentado, es decir una visión del hitlerismo a la luz de la Tradición, porque al fin y al cabo como dice Cardini “la esencia del nacional-socialismo sigue siendo Adolf Hitler…”

  1. Valoración del texto

   Altamente positivo y muy recomendable desde nuestro particular punto de vista.

  1. ¿Para quién está enfocado este texto?

   Para todo “Hombre de la Tradición”, un hombre que “vive” en la Modernidad pero sin formar espiritualmente parte de la misma. Formarse y avanzar: “Es necesario alternar la reflexión y la acción, que se completan y corrigen la una con la otra. También para avanzar se necesitan las 2 piernas: la acción y la reflexión…” (Antonio Gaudí)

  1. ¿A quién lo recomendarías?

   A todo aquel interesado por el fenómeno hitleriano y que quiera justamente interpretarlo desde una perspectiva metapolítica, más allá de la odiosa política mundana que todo lo corroe y convierte en mercancía averiada.

Joan Montcau


Dejar un comentario so far
Deja un comentario



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: