Julius Evola. Septentrionis Lux


MARCHA POR EL MONS IOVIS (27-XII-2020)
enero 16, 2021, 11:52 am
Filed under: Sin categoría
EL ALTAR DE HÉRCULES Y LA FUNDACIÓN MÍTICA DE LA CIUDAD DE BARCELONA | El  Cadenazo
Atasco de cadáveres en el Cementerio de Montjuïc
Más recursos para el mantenimiento del cementerio de Montjuïc | Info  Barcelona | Ajuntament de Barcelona
Monumento a la sardana - Sitios de Barcelona
Monumento a Dante Alighieri - Toniweb
Fuente de la Plaza de España (Barcelona) - Wikipedia, la enciclopedia libre
Font del Gat - Wikipedia, la enciclopedia libre

MARCHA POR EL MONS IOVIS (27-XII-2020)

“Por mucho que recorramos el mundo detrás de la belleza, nunca la encontraremos si no la llevamos con nosotros”.

Louis Audobert

“Los viejos caminos tienen mucha experiencia”.

Joan-Enric Farreny

“Lo arcaico no son antiguallas. Lo antiguo está más próximo a lo original, o sea al Origen, y por tanto a esos mundos internos no sujetos al tiempo”.

Mireia Valls

La Antigüedad como una imagen o manifestación de la Perennidad, de la Universalidad; por ello esta vez elegimos una de las grandes montañas sagradas –y no precisamente por su altitud- de Barcelona para efectuar una nueva ruta a la vez cultural e iniciática; una montaña además de tremendas resonancias míticas y metahistóricas: Mons Iovis o Monte de Júpiter como la bautizaron los romanos, hoy conocida popular y oficialmente como Montjuïc.

Montjuïc es un cerro de 173 metros de altitud sobre el nivel del mar, bautizado por los romanos como Mons Iovis, la Montaña o Promontorio de Júpiter, ya que según la leyenda fue sobre dicha montaña donde el Héroe Solar Hércules decidió fundar la ciudad de Barcelona. Sobre esta montaña sagrada la Hermandad Totalitaria Barcino efectuó un recorrido simbólico rememorando pues tal efeméride fundacional, pasando por los lugares más simbólicos y emblemáticos del cerro sacro: Casa Antúnez, la Ciudad de los Muertos, el Altar de Hércules, los jardines Joan Brossa donde antiguamente estaba ubicado el mítico Parque de Atracciones, fenecido a finales de los años 90 del pasado siglo (inaugurado en 1966 por el Caudillo), cuya entrada está presidida por un monumento del año 1965 levantado en honor a la sardana -y curiosamente calificado por algunos de monumento “franquista”-, hace unos meses por cierto bárbaramente mutilado por la chusma; visitamos también el espectacular complejo arquitectónico de la Font del Gat, la estatua del gran Dante, el fabuloso rapsoda bajomedieval de Florencia apodado el “Poeta Supremo”, gran defensor en su época del Sacro Imperio Romano-Germánico, perteneciente a las Órdenes iniciáticas y católico-gibelinas de los “Fieles de Amor” y de la “Fede Santa”, además de ser uno de los grandes genios de la Literatura Universal. Pasamos también por los Museos Arqueológico y de Historia, fantásticas edificaciones de corte neoclásico levantados con motivo de la Exposición Universal de 1929; el Palacio de los Deportes (1), el edificio modernista Caixaforum, construido hace más de un siglo por el gran arquitecto Puig i Cadafalch. Era otra Barcelona, sin duda, y eso se refleja de forma muy cristalina en las construcciones y edificaciones de aquella época no tan lejana en el tiempo (algunas de ellas apenas tienen un siglo), y en la basura constructiva de esta época de postmodernismo nihilista y caótico que todo lo que hace es un verdadero insulto a la ética y a la estética, pero mucho más al Orden, a la Belleza, al Arte, a la Verdad. El “Ciclo Olímpico” inaugurado con la fundación mítica y legendaria de Barcelona por Hércules hace más de tres milenios (algo más de dos milenios su fundación “oficial”: Barcino), se cierra definitivamente y de forma catastrófica con la postmoderna y repugnante Barcelona “colaucada”: con la invasión -tan simbólica como real-, de numerosas gentes dispuestas a devorar una ciudad cada vez más cadavérica y en descomposición; el advenimiento de una sub-humanidad demoníaca verdaderamente espeluznante, ginecocracia y telurismo a raudales; el triunfo (momentáneo) del Mal, de la Fealdad y de la Barbarie…

Partimos de la antigua Provençana, fundada según la leyenda por Proventius o Provius, mítico Héroe Fundador y epónimo romano. De hecho, uno de los grandes símbolos identitarios de dicha localidad, es una Cabeza de Medusa del siglo II d.C. confeccionada con mármol del Egeo, que se cree que debía formar parte de un conjunto funerario más complejo; fue hallada por un agricultor durante la segunda mitad del siglo XIX en un punto indeterminado en los alrededores de la Ermita de Santa Eulalia de Provençana, justo al lado por donde pasaba uno de los ramales de la Vía Augusta. Hay indicios bastante fundados de la ubicación de una villa romana en esa misma zona donde hoy se encuentra la ermita medieval del Siglo XII, tal vez la residencia de Proventius (2)… Otra teoría es que Provençana fuese un nombre de origen altomedieval relacionado con los pobladores occitanos (provenzales) que se instalaron en Barcelona en época carolingia cuando la Marca Hispánica de Carlomagno o en el Siglo X.

Una de las leyendas que mayor calado ha tenido en el imaginario colectivo barcelonés es la de origen romano, con Hércules como protagonista 400 años ó 500 antes de la fundación de Roma (753 A.C.). Según la mitología, Hércules, tras el cuarto trabajo, que le fue impuesto en penitencia por haber asesinado a su mujer y sus hijos en un rapto de locura pasajera provocado por la diosa Hera, se une a los Argonautas liderados por Jasón en la búsqueda del Vellocino de Oro cruzando el Mediterráneo con nueve navíos. Una tormenta dispersó la flota cerca de la costa catalana, aunque consiguieron reagruparse todos salvo una nave. Jasón le ordenó a Hércules la búsqueda del noveno navío (Barca Nona), que encontró a orillas de la colina de Montjuïc o Mons Iovis (Monte de Júpiter). Al parecer, a los tripulantes les fascinó tanto el lugar que con la ayuda de Hércules y Hermes fundaron una ciudad con el nombre de Barcanona tras los correspondientes ritos de fundación. Esta sería una de las variantes de un mismo mito ancestral; pues bien, según la tradición popular, mítica y legendaria el noveno navío embarrancó en la costa en la zona hoy conocida como Can Tunis (Casa Antúnez), lugar sobre el que hicimos un pequeño recorrido llamándonos la atención el gran remanso de paz y de calma que hoy se respiran (¡quién lo diría hace un par de décadas!), comprimida como está entre la zona portuaria y las naves industriales que la rodean, además de los intereses especulativos de la plutocracia que amenaza con arrasarla para crear otra de sus odiosas y mastodónticas junglas de cemento y asfalto.

Nos introducimos en el gigantesco cementerio que comienza precisamente en la falda del cerro sagrado y que ocupa prácticamente la totalidad de la ladera sur de la montaña, iniciando una ruta por el interior del mismo. Aconsejamos sobre todo las rutas artística e histórica; grandes y bellos panteones de tipo neo-gótico y neo-románico, bellas estatuas cargadas de gran simbolismo, tumbas algunas hechas incluso con hierro forjado, preciosas vidrieras de gran colorido, rincones de gran misterio y misticismo. El cementerio cuenta, pues, con una gran cantidad de sepulturas y panteones de gran valor artístico, que abarcan diversos estilos: neoclasicismo, historicismo, modernismo, novecentismo, eclecticismo, etc. Entre los diversos autores se encuentran arquitectos como: Joan Martorell, Lluís Domènech i Montaner, Enric Sagnier (el genial artífice del Templo Expiatorio de España que se encuentra en el Tibidabo), Josep Puig i Cadafalch, Josep Maria Jujol (discípulo predilecto de Gaudí), etc; y escultores como: Josep Llimona,, Josep Clarà, Eusebi Arnau o Josep Maria Subirachs. No fue por casualidad que iniciáramos la ruta mortuoria precisamente por la Calle Santa Eulalia, Santa Patrona de las ciudades de Barcelona y de Hospitalet de Llobregat. Nos detuvimos unos instantes y contemplamos meditabundos la tumba del sacerdote, además de gran poeta y escritor, Jacinto Verdaguer, autor inmortal de bellas obras poéticas como “La Atlántida” (1877), “Idilios y cantos Místicos” (1879), “Canigó” (1886), “Montserrat” (1898), etc.

Después de un largo recorrido por esta fantástica a la vez que fascinante “Ciudad de Los Muertos” del Siglo XIX, nuestro siguiente objetivo fue el denominado “Altar de Hércules”, una roca megalítica orientada hacia el Norte y de probable uso cultual; tiene una inscultura o cazoleta en su centro a modo de altar, presumiblemente para rituales de libación, funerarios y/o de consagración. Según la leyenda, sobre dicha roca el Héroe Solar Hércules o Herakles fundó y consagró la nueva ciudad de Barca nona (Barcelona). Muy cerca de dicha roca megalítica, se encuentran las ruinas el antiguo Castell del Port, una fortificación del Siglo XI planeada para controlar la ciudad medieval y el comercio del territorio del río Llobregat (Rubricatus para los romanos). Se sabe con seguridad que dicha fortificación se levantó sobre asentamientos layetanos; quien sabe si la legendaria LAIE o LAIESKEN (3) de los pueblos íbero-layetanos que algunos han situado precisamente en el Mons Iovis; algo así como la antecesora de la ciudad íbera de Barkeno (y que los romanos rebautizarían con el nombre de Barkino o Barcino entre los años 15 y 10 A.C.), o su centro sagrado.

Después de rememorar la mítica fundación de Barcelona sobre ese altar sagrado orientado hacia el Septentrión y con el mar Mediterráneo de fondo, nos dirigimos hacia las ruinas de la fortificación arriba reseñada haciendo cima sobre las mismas, las vistas y la panorámica son espectaculares, conscientes además como estábamos de estar pisando tierra sagrada y sobre una sucesión de tradiciones verdaderamente heroico-viriles: LAIE, BARKENO, BARCINO, BARCELONA…

Reemprendemos la marcha dirigiéndonos hacia la zona donde antaño estuvo ubicado el mítico Parque de Atracciones, inaugurado en el año 1966 y demolido definitivamente a partir del año 1998 en que cerró sus puertas. Actualmente el espacio que ocupó dicho complejo se reconvirtió en unos bellos jardines con el nombre del poeta Joan Brossa, con rutas de paseo y zonas escalonadas por las que se puede descender prácticamente hasta nuestro siguiente objetivo: el fascinante complejo arquitectónico de corte novecentista -con la mítica fuente incluida- de la Font del Gat.

Muy cerca de la puerta de entrada a dichos jardines, se encuentra el famoso y emblemático monumento a la sardana; se trata de una obra realizada por el escultor Josep Cañas, que se encuentra emplazada en la carretera del Castillo de Montjuïc, justo frente a la entrada de los Jardines Joan Brossa como hemos dicho, con un diámetro de cuatro metros y ocho figuras de unos dos metros de altura, talladas en piedra caliza de Ulldecona (Tarragona). En el centro de la escultura, el autor colocó una piedra de la montaña de Montserrat, para simbolizar las pertenencias, como los bolsos, que los sardanistas acostumbran a dejar mientras bailan esta danza tradicional catalana; por supuesto que dicha piedra axial simboliza también el Eje o Centro del Mundo, siendo Montserrat una de las Montañas Sagradas más famosas y a la vez más enigmáticas del mundo. Precisamente el pasado mes de Octubre del presente año que ya llega a su fin, los brazos de las ocho figuras del monumento fueron arrancados por alguna cuadrilla de rufianes y de canallas de la peor especie, aunque hay que recalcar que no era la primera vez que dicho monumento había sufrido algún tipo de atentado o de desperfecto. No deja de ser la mar de simbólico que precisamente lo que se ha destruido del monumento en cuestión, haya sido el símbolo de la Unidad, de la Totalidad (los danzantes en círculo cogidos de las manos), paralela a la destrucción generalizada -en su Unidad, en su Grandeza, en su Libertad-, que padece nuestra Patria -y principalmente en Cataluña junto con Vascongadas- en estos últimos 45 años de tiranía democrática y antiespañola, sobre todo desde la maldita Prostitución-78 y su satánico estadito multifraccionado de modernos Reinos de Taifas a cual más ridículo, corrupto y grotesco, además de potencialmente criminal. Al fin y al cabo, tal como decía Julius Evola , “el advenimiento de la democracia significa algo más serio y más grave de lo que hoy puede parecer desde el punto de vista puramente político, es decir, como el error y la estupidísima infatuación de una sociedad que se prepara la propia fosa”…

Llegamos al complejo de la Font del Gat, un conjunto de jardines que ocupan la pendiente que va desde la parte más alta de los mismos hasta el paseo de Santa Madrona. Se trata de un conjunto de caminos, terrazas y rincones que se adaptan al relieve del terreno con pérgolas, miradores, escaleras, rampas y una cascada, llamativas estatuas hieráticas que parecían transportarnos a la antigua Hélade; una auténtica gozada en definitiva. A destacar la famosa fuente que está ubicada dentro de estos jardines, emplazada en una arcada construida con piedra tosca y debe su nombre a la forma de su surtidor con una cara felina. El gran edificio novecentista (1918) fue construido por el gran arquitecto Josep Puig i Cadafalch, y convertido en restaurante además de alojar en su interior el “Centro de Estudios Olímpicos y de Deporte Juan Antonio Samaranch”.

Continuamos el peregrinaje hasta llegar a la Plaza de Dante, presidida en su centro con la denominada “Fuente de la Belleza”, una preciosa escultura obra de Josep Llimona de 1925, fue colocada en el contexto de la urbanización de la montaña de Montjuïc efectuada para la celebración de la Exposición Internacional de 1929. Esta bella obra está inscrita como Bien Cultural de Interés Local. Se trata de una escultura de mármol blanco que representa un desnudo femenino, y que se encuentra rodeado de manantiales de agua, todo ello levantado sobre una plaza circular. Metros más allá, se encuentra la estatua del genio de Florencia e inaugurada en el año 1921. De bronce y piedra y con el brazo derecho en alto a modo de salutación romana, en la piedra está grabada la siguiente inscripción: VI CENTENARIO DANTESCO / XIV SETTEMBRE MCMXXI / IL COMITATO BARCELLONESE / DELLA / DANTE ALIGHIERI / ALLA / CITTÀ DI BARCELLONA… Dicha estatua fue donada por los italianos residentes en Barcelona con motivo del sexto centenario de la muerte del gran vate romano (Florencia 1265-Ravenna 1321). La Hermandad Totalitaria Barcino rindió honores al “Poeta Supremo”, al gibelino y gran defensor del Sacro Imperio Romano-Germánico en pleno y disolvente güelfismo tristemente triunfante en el Siglo XIV, aberración titánico-demoníaca que acabaría destruyendo por completo la ecúmene medieval y abriendo paso a la deletérea Modernidad, perversa y abyecta pseudo-civilización en cuya fase terminal nos encontramos, y hoy disfrazada de Covidiotismo globalizador e idiotizante.

El Museo de Arte de Cataluña (de estilo neoclásico, construido entre 1926 y 1929), el Museo Arqueológico (estilo novecentista, construido entre 1927 y 1929), el Palacio de los Deportes (inaugurado en el año 1955 con motivo de los Juegos Mediterráneos), el edificio modernista de Caixaforum, antaño conocido como Casaramona y que llegó a ser sede de la Caballería de la Policía Armada y de Tráfico durante la Era de Franco (estilo modernista, construido entre 1909 y 1912), la Fuente Mágica (1929), las 4 columnas de Puig i Cadafalch (1919), las dos Torres Venecianas, idénticas, que están ubicadas en la embocadura de la avenida de la Reina María Cristina, una en cada acera. De estilo historicista ambas y construidas entre 1928 y 1929 como acceso al recinto de la Exposición Internacional de Barcelona de 1929, a modo de modernas Columnas de Hércules, el mítico fundador de Barcino. La Puerta por donde se accede a la montaña sagrada, y también donde parece uno transitar o transportarse hacia otro mundo… Finalizamos esta ruta cultural frente al fabuloso monumento escultórico (y enormemente simbólico) de la fuente de Plaza España (4), obra diseñada por el arquitecto Josep Maria Jujol, el gran discípulo de Antonio Gaudí, y también construida en 1929 con motivo de la varias veces citada Exposición Universal de 1929. Jujol para la construcción de esta gran obra de arte, se inspiró en la monumentalidad de la arquitectura clásica grecorromana. Por otro lado, el polifacético Ildefonso Cerdá fue quien en su día proyectó el famoso Eixample como vía de comunicación entre Barcelona y las poblaciones del Baix Llobregat; parece ser que en el lugar donde hoy se levanta el monumento, antiguamente había una Cruz del Término. Un largo y muy instructivo recorrido en definitiva sobre la montaña sagrada que los romanos bautizaron como el Monte de Júpiter, nombre mencionado por Pomponio Mela en su obra “Corografía”: “Desde aquí hasta Tarraco se encuentran las poblaciones de Blande, Iluro, Baetulo, Barcino, Subur, Tolobi; los pequeños ríos Baetulo, el Rubricatus, al costado del Monte de Júpiter, en la costa de Barcino, y el Maius, entre Subur y Tolobi”. Como han señalado ciertos autores como Mireia Valls y Josep M. Gracia (5), Barcelona se constituyó como un centro sagrado del Mediterráneo -al igual que Roma, Atenas o Jerusalén-, imagen del Centro del Mundo y manifestación de la Tradición Primordial, aunque en cierto modo secundario al ser subsidiario de Roma. Como bien decía nuestro gran Ernesto Giménez Caballero como título a una de sus obras que escribió precisamente al final de nuestra Cruzada (1939), cuando todo parecía augurar para la Santa España un nuevo resurgir y amanecer imperiales: ¡¡¡ROMA MADRE!!!

FUERZA HONOR Y TRADICIÓN

Joan Montcau

NOTAS: (1) Obra arquitectónica inaugurada en 1955, en plena Era de Franco. Precisamente hasta el 2004 junto a dicho edificio hubo un monolito con la efigie del General Moscardó, el mítico Héroe del Alcázar de Toledo que en esos momentos era Delegado Nacional de Deportes del Movimiento. El monolito acabó siendo víctima de la furia y del odio iconoclasta de la chusma democrática y separatista, para variar…

(2) Proventius o Provius, héroe epónimo fundador -como hemos dicho- de lo que hoy se conoce (desde el Siglo XII) como Hospitalet. Se sabe de presencia romana en la localidad desde el Siglo II A.C., concretamente entre las zonas de La Torrassa y Santa Eulalia de Provençana. Por otro lado, al hilo de lo comentado respecto al mito de los “Héroes Fundadores”, en Cataluña también tenemos al personaje legendario Otger Katalon, que con los Nueve Barones de la Fama habría vencido en Cataluña a las hordas sarracenas (Siglo VIII) durante la Reconquista. Una leyenda que apareció alrededor del Siglo XV, y que narraba los orígenes míticos de Cataluña y las andanzas del héroe godo de la mano de Pere Tomic, en el libro “Las Historias y Conquistas del Rey de Aragón y condes de Barcelona”. Pere Tomic se refirió a la conquista sarracena de nuestra Patria en el 711 de la siguiente manera: “con enormes pecados perdieron, ¡oh dolor!, la España: los condes y reyes con inmortales virtudes la recobraron”…

Durante el último cuarto del Siglo XII se funda un hospital para pobres y peregrinos parece ser que dependiente de la Orden monástico-militar de San Juan de Jerusalén o de los Hospitalarios. Dicho hospital en el que se practicaba la beneficencia, además se convirtió en un centro de atracción de población. No sería hasta principios del Siglo XV cuando el nombre de “SPITALET”, aparecería por primera vez en un documento oficial. De aquellos dos núcleos de población que surgieron en torno al citado hospital de la Orden de los Hospitalarios y de la Ermita de Santa Eulalia de Provençana, surgiría poco a poco la actual –y horrenda, contrafigura paródica de la ciudad tradicional-, megalópolis de Hospitalet de Llobregat.

(3) El escritor Roland Mor Roy dice al respecto: “Laie, antigua ciudad no encontrada. Podría referirse al asentamiento previo a la fundación de Barkeno que los Romanos llamarón Barkino. El enclave ibero hubiera ocupado la Montaña de Montjuic en su vertiente donde hoy ocupa el cementerio y parte de la zona franca que antiguamente eran marismas”.

(4) Acerca del gran simbolismo de este fantástico monumento, los escritores Jaume Fabre y Josep M. Huertas en un estudio sobre el mismo del año 2014, dicen al respecto: “El centro de la plaza se colocó una fuente monumental diseñada por Josep Maria Jujol, con una ornamentada decoración escultórica obra de Miguel Blay, Frederic Llobet y los hermanos Miquel y Llucià Oslé. De inspiración clásica, el sentido iconográfico de la obra representa una alegoría poética a España, según el programa establecido por Jujol. Sobre un estanque de planta triangular se sitúa un edículo con tres nichos con grupos escultóricos que simbolizan los ríos que desembocan en los tres mares que rodean la península ibérica: el Ebro para el mar Mediterráneo, el Guadalquivir y el Tajo para el océano Atlántico y unas figuras de adolescentes para los ríos del mar Cantábrico, todos ellos obra de Blay. En los vértices del estanque se hallan tres grupos que representan los frutos y dones de las aguas: la Abundancia, la Salud Pública y la Navegación, obra de los hermanos Oslé. Alrededor del cuerpo central se encuentran tres columnas corintias con diversas figuras y emblemas que simbolizan la Religión (una cruz con Ramon Llull, Santa Teresa de Jesús y San Ignacio de Loyola), el Heroísmo (una espada con Don Pelayo, Jaime I de Aragón e Isabel la Católica), y las Artes (un libro con Ausiàs March y Miguel de Cervantes), todo ello diseñado por Jujol. Remata la obra un pebetero de fuego con tres Victorias, obra en bronce del escultor Frederic Llobet. Por otro lado, al pie del monumento se sitúan seis cartelas con la inscripción en latín Senatus Populusque Barcinonensis (Senado y Pueblo de Barcelona), en imitación del SPQR romano”.

(5) Muy aconsejables al respecto las obras “LAS SIETE COLINAS DE BARCELONA. Itinerarios míticos y simbólicos”, de Mireia Valls; y “Barcelona, la Ciudad de las Aves”, de Josep M. Gracia. “Como se ve, son innumerables los centros sagrados en todo el planeta, no porque existan muchos “centros”, sino porque esta idea, siendo una y única perteneciente a la Tradición Unánime y Primordial, está simbolizada en el plano concreto por diversas localizaciones geográficas que se desplazan con el transcurso del tiempo, pero que no hacen sino evocar y hacer siempre presente esa idea primordial, atemporal, preexistente a cualquiera de sus manifestaciones” (Mireia Valls). Es decir que la manifestación de un determinado centro sagrado y espiritual “histórico”, es a su vez la emanación espacio-temporal de un Centro metafísico y metahistórico; de la misma manera que el Microcosmos es una imagen en pequeño del Macrocosmos, el Axis Mundi, el Centro Espiritual del Universo, el Motor Inmóvil del que hablaba Aristóteles. “Lo que hoy se llama religión cristiana existía en los Antiguos y no ha cesado jamás de existir desde el origen del género humano, hasta que Cristo mismo, habiendo venido, ha empezado a llamar cristiana a la verdadera religión que existía mucho antes” decía San Agustín. Por otro lado, nuestro gran pensador tradicionalista del Siglo XIX Juan Donoso Cortés –muy admirado por Julius Evola, por cierto-, escribía: “La verdad esencial del cristianismo ha sido revelada al hombre, vertida en su espíritu y colocada en la historia, desde que la primera palabra divina se ha dado en el mundo”. Sin duda el Cristianismo fue la última y más perfecta manifestación de la Tradición Primordial, Sapiencial, Unánime y Perenne, precisamente porque en cierto modo es la que simbólicamente pone fin al Kali-Yuga o Edad Oscura, cerrando por tanto todo un Manvantara o Ciclo Cósmico (en cuya fase terminal nos encontramos), para a su vez -según nos profetiza el Evangelio y más concretamente el Apocalipsis de San Juan-, inaugurar uno nuevo y una nueva Edad de Oro: “Y vi un cielo nuevo y una tierra nueva, porque el primer cielo y la primera tierra pasaron, y el mar ya no existe. Y vi la ciudad santa, la nueva Jerusalén, que descendía del cielo, de Dios, preparada como una novia ataviada para su esposo.…” (Apocalipsis 21:1).


Dejar un comentario so far
Deja un comentario



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: