Julius Evola. Septentrionis Lux


UNA VOZ QUE CLAMA EN EL DESIERTO
mayo 8, 2021, 7:56 am
Filed under: Sin categoría
Conozca el origen de la moreneta, la Virgen de Monserrate – El Visitante
Parroquia de la Concepción - Actividades Semana Santa

«Sin la comunidad de Tradición no hay Patria».

JUAN VÁZQUEZ DE MELLA

“Una sociedad sin religión, no es más que un conjunto monstruoso de hombres, que sólo saben gritar, aborrecerse y despedazarse.”

ANTONIO APARISI Y GUIJARRO
  

   Con motivo de la conmemoración de Nuestra Señora de Montserrat, más popularmente conocida como La Moreneta, el pasado sábado 24 de Abril asistimos a la Santa Misa según el rito tradicional oficiada por el Padre Javier Utrilla. Tal celebración se adelantó tres días ya que realmente la Iglesia Católica homenajea a la Patrona de Cataluña el 27 de Abril.

   Dice la tradición, que unos niños pastores encontraron en la montaña la imagen de la Virgen de Montserrat en el año 880. Al enterarse de la noticia, el obispo de Manresa intentó trasladar la imagen hasta la ciudad, pero fue imposible. Aquello se interpretó como el deseo de la Virgen de permanecer en el lugar, por lo que ordenó la construcción de la ermita de Santa María, origen del actual monasterio. Ciertamente la montaña por su carácter ascendente, axial y vertical, punto de unión o de conexión entre el Cielo y la Tierra, es uno de los símbolos fundamentales de la ciencia sagrada. El simbolismo de la montaña aparece repetidamente en el Evangelio: recordemos el Sermón de la Montaña, el episodio de las tentaciones a las que Satanás sometió a Nuestro Señor Jesucristo en la cima de un monte, la elección de los 12 discípulos también sobre un monte, sus retiros espirituales en el Monte de los Olivos, la Crucifixión misma de Nuestro Señor sobre el Monte Gólgota, la aparición a los apóstoles también sobre un monte tras la Resurrección, etc. “Las montañas constituyen un mundo aparte: son menos una parte del planeta que un reino independiente, insólito y misterioso, en el que las únicas armas para aventurarse son la voluntad y el amor» (Gaston Rebuffat). En la montaña uno se siente más cerca de la Divinidad al mismo tiempo que uno se aleja de la masa, de la mundanidad y de lo indiferenciado, y más en estos tiempos apocalípticos en los que vivimos. La reconquista de la Unidad y de lo Absoluto sobre la dispersión, el caos y la desintegración tan característicos del repugnante demonismo moderno que tan arrolladoramente avanza desde el advenimiento triunfante de las subversiones humanista y protestante, las dos primeras grandes revoluciones neta y totalmente anticristianas y de las que emanarían en adelante todas las aberraciones habidas y por haber: absolutismo, liberalismo, evolucionismo, existencialismo, psicoanálisis, anarquismo, pseudoespiritualismo, marxismo, democracia, nacionalismos centralistas o periféricos, materialismo biológico, relativismo, cientifismo, etc; cuando el hombre rompe todo vínculo con lo sagrado y con la Tradición, se abren las puertas del Infierno en el mundo…

   La capilla de la Inmaculada Concepción viene a ser como un oasis de paz y de espiritualidad en medio del inmenso detritus que es hoy la putrefacta Barcelona plutocrática, mundialista y progresista, hoy un verdadero desierto espiritual y una grotesca parodia de lo que fue la verdadera Barcelona tradicional y católica. Cuando penetramos en el interior de la capilla, nos vino a la memoria unas palabras del Evangelio: “Entren por la puerta estrecha, porque es ancha la puerta y espacioso el camino que lleva a la perdición, y son muchos los que van por allí. Pero es angosta la puerta y estrecho el camino que lleva a la Vida, y son pocos los que lo encuentran”… Es la diferencia de vivir y de desenvolverse en un espacio sagrado o un espacio profano (profanado y profanador más bien, “el mundanal ruido” del que hablaba nuestro Fray Luis de León).

   Extraordinario responso del Padre Utrilla, hizo un balance en líneas generales del proceso de decadencia que ha sufrido el pueblo español desde hace ya varios siglos, proceso de decadencia y de degeneración paralelo a la pérdida de la fe y de su unidad de destino y de misión, ello hasta llegar al siglo XIX -el siglo del materialismo burgués por excelencia- con la descomposición de la Catolicidad debido a la penetración de las satánicas ideas de la Ilustración que hicieron estragos en nuestra Patria, así como todas las ideologías disolventes y antidivinas que surgieron tras la descomposición de la ecúmene de la Cristiandad europea y del Sacro Imperio, así como también del Imperio Español (que en sí constituyó un auténtico milagro histórico). En España, en pleno proceso disgregador y de caída por la pendiente, sólo el Tradicionalismo Carlista mantuvo con valentía y brío las llamas de la Fe y de la Tradición, de la verdadera España en definitiva. Una auténtica Hermandad sagrada y heroico-militar en lucha contra los eternos enemigos de Las Españas, cosa que demostró en tres Cruzadas contra la canalla liberal en aquel infausto S. XIX, y que culminó con la Santa Cruzada de Liberación Nacional de 1936-39 que aportó miles y miles de mártires a la Catolicidad; batalla mítica y legendaria entre las Dos Ciudades de San Agustín -la Ciudad de Dios y la Ciudad del Hombre-: “dos amores fundaron dos ciudades, es a saber: la terrena el amor propio hasta llegar a menospreciar a Dios, la celestial el amor a Dios hasta llegar al desprecio del sí propio. La primera puso su gloria en sí misma, y la segunda, en el Señor; porque la una busca el honor y la gloria de los hombres, y la otra estima por suma gloria a Dios” (San Agustín). Guerra sagrada la de 1936-39 donde precisamente el Tercio de Requetés de Nuestra Señora de Montserrat constituyó una de las unidades militares de la España Nacional más famosas y condecoradas de la contienda, destacando por su participación en el Frente de Aragón y en la batalla del Ebro. El Tercio de Nuestra Señora de Montserrat es reconocido en la historiografía como la unidad del bando nacional que durante la contienda sufrió un mayor número de bajas en porcentaje o en términos comparativos. El número total de efectivos que lucharon en el Tercio está estimado en torno a unos 1600 oficiales y requetés. Una verdadera aristocracia religioso-miitar al servicio de la Patrona de Cataluña, Nuestra Señora la Virgen de Montserrat. ¡¡¡Qué diferencia la de aquellos valientes y creyentes catalanes con el nauseabundo panorama de la Cataluña actual!!!

   Por desgracia, a la corta o a la larga como hemos visto, y tal como está hoy la situación de nuestra Patria, forzoso es decir que aquella fue una de tantas “victoria sin alas”, quizás porque sus frutos no fueron o no quisieron ser bien aprovechados por los encargados en mantener el espíritu y la gestión de aquella Victoria sin parangón contra la peste masónico-liberal y marxista, aunque  preciso es reconocer que el nefasto Concilio Vaticano II (1962-65), vendría a agravarlo aún más todo con el verdadero proceso de apostasía generalizada que sufrirían la sociedad española en general y  la Iglesia en particular desde entonces en adelante, ello hasta convertirnos en la actualidad -como muy certeramente señaló el Padre Utrilla-, en una especie de “laboratorio” o de “campo de pruebas” con vistas a instaurar una verdadera tiranía perversa y totalitaria de la que hoy empezamos a ver sus negros frutos iniciales, ya no sólo en Cataluña y por ende en todo el conjunto de nuestra Patria, sino en toda Europa, la que otrora fuera el baluarte de la Cristiandad y de la Verdad. En el caso de Cataluña, se da la tremenda paradoja de que en poco más de un siglo haya pasado de ser la abanderada y el último reducto de la verdadera España tradicional, a ser hoy en día una verdadera avanzadilla de la subversión separatista, antitradicional y anticatólica, exactamente igual a lo que ocurre en Vascongadas. España mismo pasó de ser considerada como la “Centinela de Occidente” a convertirse en unas cuantas décadas en el prostíbulo, estercolero y vomitorio de la despreciable y criminal Europa de los Mercaderes con sus nauseabundas plutocracias mundialistas y multikulturetas; sin duda nos encontramos ya en esos tiempos terminales anunciados por Nuestro Señor Jesucristo: “Entonces, si alguno os dijere: Mirad, aquí está el Cristo, o mirad, allí está, no lo creáis. Porque se levantarán falsos Cristos, y falsos profetas, y harán grandes señales y prodigios, de tal manera que engañarán, si fuere posible, aun a los escogidos. Ya os lo he dicho antes. Así que si os dijeren: Mirad está en el desierto, no salgáis; o mirad, está en los aposentos, no lo creáis” (Mateo 24:23-26).  Pero como nos dice el Evangelio al final la Verdad triunfará, porque ésta viene de Dios y es la que conduce a la verdadera Libertad y la Salvación, mientras que las distintas ideologías del mundo provienen de la Mentira y del Diablo, y que sólo conducen a la esclavitud, la locura, la demencia homicida y a la barbarie más absolutas, como hoy muy bien estamos viendo a la perfección día a día.

   Finalizada la Santa Misa, un refrigerio entre todos los asistentes -con el Padre Utrilla incluido que bendijo la mesa-, en un entrañable, alegre y relajado ambiente en perfectas armonía, hermandad y camaradería.




¡¡¡VIVA ESPAÑA!!!  ¡¡¡VIVA CRISTO REY!!!
¡¡¡VIVA NUESTRA SEÑORA LA VIRGEN DE MONTSERRAT!!! 

Joan Montcau


Dejar un comentario so far
Deja un comentario



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: