Julius Evola. Septentrionis Lux


La profecia de Álvaro D’Ors
agosto 22, 2009, 1:12 pm
Filed under: Janus Montsalvat

Resultado de imagen de Álvaro d'Ors

Gran romanista -ganó la cátedra de Derecho Romano en la Universidad de Granada en 1943-, además de abogado y jurista, era también pensador político tradicionalista (y es que , aunque algunos les cueste creerlo, el franquismo dio pensadores de la talla de los falangistas Arrese, Muñoz Alonso, Legaz Lecambra o de tradicionalistas como Gambra, Fernández de la Mora o Elías de Tejada, sólo por citar unos cuantos), era hijo del gran Eugeni D’Ors, escritor, ensayista, filósofo, crítico de arte e ideólogo de la Falange. Su hermano, el gran arquitecto Víctor D’Ors, al igual que su padre, también fue falangista -fue el creador del logotipo de FE e inspirador durante la Cruzada de la “Ciudad Azul”,  un proyecto urbanístico falangista donde las sedes o “Casas de la Falange”, a modo de Templos del Nuevo Orden, eran concebidos como los centros espirituales de dicha ciudad. Sin duda, el primer franquismo (1936-59), antes del desarrollismo tecnocrático, estaba inspirado desde el punto de vista arquitectónico en el citado modelo, calificado de manera peyorativa por algún imbécil de “imperial” y “colosalista”-. Álvaro, sin embargo, se encaminó hacia el tradicionalismo carlista y durante la Cruzada luchó en un Tercio del Requeté, aunque con posterioridad creía, al contrario de otros carlistas, más en la “legitimidad de ejercicio” que en la “legitimidad de orígen”, hasta llegar a no rechazar del todo, al igual que el gran Fernández de la Mora, la idea de una República Presidencialista -equivalente a un Monarcato sin realeza-, al comprobar la degeneración y plebeyización de las dinastías europeas que quedaban (de hecho y por idénticos motivos, Blas Piñar afirma en su libro de 1979 “¿Hacia la III República?” conocer a varios carlistas de la época que ya abogaban por una “República tradicionalista” o de una “República bicolor”).

Álvaro D’Ors, además de fascinado por los clásicos griegos y romanos, sintió una gran admiración por la corriente de pensamiento alemana “Revolución Conservadora”, principalmente por Carl Schmitt al que dedicó su libro “De la Guerra y la Paz” en el año 1954. Ya hemos dicho en alguna ocasión que la filosofía regeneracionista de finales del siglo XIX y primer cuarto del siglo XX, al igual que la corriente de pensamiento fundada y liderada por el gran Ramiro de Maeztu, “Acción Española” a partir de 1931 -de la que emanaría con posterioridad la famosa y non-nata “Generación del 48” a la que pertenecía Álvaro, entre otros-, ambas corrientes, repetimos, son una versión hispánica de lo que se denominó en otros lugares de Europa “Revolución Conservadora”. Una revolución elitista y aristocrática en contra de los valores plebeyos de la Revolución Francesa -y de la norteamericana que la antecedió- y de la subversión moderna.

Álvaro, que sentía una gran admiración por el Franco-Militar, fue crítico, sin embargo, por el Franco-Político, sobre todo por no respetar los fueros regionales, aunque reconoce que su “centralismo” -desde luego más moderado que el de la basura borbónica que le precedió- quizás fue impuesto por las circunstancias. De hecho, respetó los fueros de Navarra y Álava y a punto estuvo de hacerlo con los de Vizcaya y Guipúzcua y de Cataluña de no ser por la presión de los militares, pero también -como señalan los historiadores Pío Moa y Vaca de Osma- de la traición de los separatistas. Álvaro D’Ors, opinaba que la España de Franco también perdió la II Guerra Mundial al igual que el resto de Europa, y aún sin haber participado directamente en ella, ya que los vencedores de aquella fueron sus enemigos metafísicos -de España y de Europa toda-: el Comunismo y el Capitalismo. Las consecuencias funestas para Europa que tuvo la tristemente célebre “Conferencia de Postdam” de los “tres grandes” -y antieuropeos: EEUU, Inglaterra y URSS-, en lo que respecta a España, fue ejecutada con 30 años de retraso. El Borbón y sus secuaces se encargarían a partir de 1975 de ejecutar aquella sentencia de muerte contra la España de Franco, para acabar convirtiéndonos en un país de dóciles autómatas y de consumidores chiflados.

El libro del cual extraeremos un párrafo muy interesante, “La violencia y el Orden”, está escrito en 1986, es decir antes de la caída de la URSS y del Bloque comunista. En dicho libro, coincidiendo con el Maestro Julius Evola, Álvaro dice que tanto el Capitalismo como el Comunismo, los dos modelos de globalización que entonces pugnaban por triunfar plenamente en el mundo mediante aquella mascarada diabólica que fue la “Guerra Fría”, eran además de intrínsecamente perversos por igual, metafísicamente iguales desde el punto de vista materialista. Es más, Álvaro estima como mucho más peligroso el Capitalismo, ya que con la derivación de este último hacia el Consumismo puro y duro (el “Quinto Estado” del que hablaba Julius Évola, es decir, el reino de los parias, de los que carecen de Tradición y de Raza verdadera, de la plebe, la civilización sin rostro), crea seres pervertidos y sin alma. Si el comunismo, con su brutalidad característica, creaba mártires, el Capitalismo, dado su forma sibilina de actuar y el embotamiento de los sentidos y a la imbecilidad a la que conduce, crea auténticos demonios, seres corrompidos enemigos de todo tipo de espiritualidad y dominados por la maldad. Para el gran Álvaro, la Política (con mayúscula), al igual que para José Antonio Primo de Rivera -por el que sentía una gran admiración- como para la gran mayoría -por no decir todos- de pensadores de la Derecha tradicional y metapolítica, la Política, repito, era Teología, Mística y Poesía. Servicio y Sacrificio. Dan náuseas sólo pensar en qué ha terminado convirtiéndose para la plebe la política (en este caso, con minúscula). A continuación el texto premonitorio que todos los verdaderos europeístas deseamos que acabe cumpliéndose para el bien de la Patria de nuestros ancestros -Europa- y para mal de esa pseudo-civilización maldita, caricaturesca, mezcla de infantilismo y senilidad, que es la americana.

¡¡¡ARRIBA ESPAÑA!!! ¡¡¡ARRIBA EUROPA!!!.

POR LA TERCERA ROMA: ¡¡¡SALUD Y VICTORIA!!!.

“Es evidente que en el hemisferio del Consumismo la vida es más llevadera, y no deja de haber aquí cierto aire de libertad, aunque las elecciones suelen estar muy condicionadas por la seducción de las masas, que ha alcanzado una perfección técnica irresistible, y que esta apariencia de libertad falta en el hemisferio comunista. Pero no es menos cierto que el deterioro humano del Consumismo, al ser más placentero e insensible, resulta por ello mismo mucho más letal que la brutal disciplina del Comunismo. Éste, por lo menos, puede hacer mártires, en tanto que el Consumismo no hace más que herejes y pervertidos (algo parecido dijo Évola en su “Cabalgar el Tigre”, apuntamos nosotros).

HAY TODAVIA UNA VENTAJA EN EL ESTE que no suele tenerse en cuenta, pero que me parece muy importante: el Este no sufrió la corrupción protestante, de suerte que, bajo la larva marxista, se esconde todavía un cristianismo, aunque pueda ser cismático, menos contaminado que el del Oeste, corrompido por la Reforma Protestante. Si algún día esa larva marxista pudiera ser eliminada, quizás sería del Este de donde otra vez habría que esperar la Luz: ¡Ex Oriente Lux!. Y bajo el quizá Mito de Moscovia como LA TERCERA ROMA no sabemos si no late todavía una verdad misteriosa que el futuro nos pueda desvelar. Pero el futuro sólo es de Dios, y los hombres no podemos predecirlo sin una gracia especial para ello.

En definitiva, puede haber una guerra mundial o puede ésta no ser necesaria, pero, en todo caso, ese NUEVO ORDEN sólo puede venir por la “violencia de Dios”, la theou bía que decían los griegos… Las victorias implican siempre violencia: PARA UN NUEVO ORDEN, UNA NUEVA VIOLENCIA”.

“La Violencia y el Orden”. Tratado de Teología Política, 1986. Álvaro D’Ors.



Judaísmo, Islam y Cristianismo
febrero 8, 2009, 11:46 am
Filed under: Cultura y pensamiento, Historia, Janus Montsalvat

Resultado de imagen de judíos moros y cristianos

Vamos a transcribir, a continuación, unos recientes aportes y reflexiones que, a través de diversas misivas, nos ha hecho llegar Janus Montsalvat y que, tras una previa puesta en situación del punto al que ha llegado España en nuestros días, giran en torno al lugar que ocupan, con respecto a los parámetros marcados por la Tradición Primordial, las tres formas de religiosidad que dan título a este escrito. 

 

                 ………………………………………………………………………………   

 

 

Expaña (con x) es, con diferencia, la nación más corrupta y degradada de Europa, con una de las clases políticas más nauseabundas, rastreras y cobardes del continente. Parafraseando a José Antonio cuando se mofaba de las juventudes afeminadas de Acción Católica, podríamos decir en este caso que Expaña es el único país donde lo más inútil y detestable es precisamente su juventud (en estos momentos me viene a la memoria el famoso artículo, totalmente rompedor, de Evola “Contra los jóvenes”). Una juventud completamente descerebrada, imbécil a más no poder y capaz, a lo sumo, de jugarse el pellejo en una discusión de tráfico o de fútbol, pero completamente incapaz de luchar por algo verdaderamente noble y constructivo. Una juventud repugnantemente amanerada y adocenada y cuya única aspiración es triunfar en programillas repulsivos y vomitivos como Operación Triunfo o Gran Hermano. Evidentemente -y por fortuna- hay excepciones. ¿De estas “excepciones”, de una minoría al fin y al cabo, podrá surgir algún día, más o menos lejano, algo verdaderamente nuevo?. Dios dirá. De momento lo que tenemos en ciernes es un Finis-Hispaniae total y absoluto.

Nos reclamamos hijos de la otra España, la España de la Luz del Norte, la España viril, heroica y caballeresca que aún en pleno siglo XX supo resurgir de sus cenizas como el Ave Fénix y aplastar a una de las manifestaciones más subversivas de la modernidad progresista (la II República). La otra España, esta España en manos de los hijos de las tinieblas, en manos de la plebe más vil y abyecta que ha habido en la Historia de la Humanidad, es objeto de mis más contundentes desprecio, repulsa y oposición. Si España, en su etapa ascendente, fue regida por Héroes, ahora, cuando parece que ya ha iniciado la fase de disolución diabólica -después de la putrefacción- está regida por fuerzas de una oscuridad y de una maldad que aterran. Pero, lo malo no es la basura que nos gobierna -que es mucha-, sino la pasividad, el pasotismo y la dejadez cobarde, idiota y entreguista de los gobernados.

 

Como decía Cristo: “El viento sopla donde quiere, y oyes su sonido, pero no sabes de dónde viene ni adónde va. Así es todo el que nace del Espíritu”. Mientras sigamos fieles a nuestra visión del mundo, ningún demonio del infierno logrará apartarnos de la Verdad y del Camino que nos conduce al Norte simbólico y espiritual. Sigamos, pues, sin desfallecer, y en la medida de lo posible, el famoso precepto benedictino: “Ora et labora”. La Acción y la Ascesis son los dos filos de la espada restauradora del Orden y el Equilibrio cósmicos.

                        ………………………………………………………

Tarde o temprano Europa tendrá que poner freno al avance de esa doctrina criminal y enfermiza que es el Islam. Comparemos la belleza y la poesía -“la poesía que promete”, como diría José Antonio- de los dichos de Cristo y de su doctrina viril y aristocrática, con ese mundo horrendo, oscuro, cruel y sin menor atisbo para la libertad humana, un mundo lleno de odios, prohibiciones, castigos y donde ni siquiera se puede contemplar la belleza de una mujer. Ese mundo que nos anuncia Mahoma, personificación de la “poesía que destruye” –citando nuevamente a José Antonio-, ese mundo, repito, que nos quieren imponer un puñado de dementes y enfermos mentales, verdadera carne de psiquiátrico, nos da náuseas y nos repugna en extremo. Ahora bien, lo peor son los cobardes y rastreros vendepatrias traidores que les han abierto las puertas y les han invitado a demoler nuestra Historia  y nuestra Gran Patria Europea conquistada a sangre y fuego por nuestros antepasados. Pero como dijo Cristo: “toda casa levantada contra sí misma, perecerá”… ¿Y qué son el Islam y el pestilente Nuevo Orden Mundial sino casas levantadas contra sí mismas?. Son las dos caras de una misma visión del mundo telúrica, titánica, ginecocrática, anti-viril, anti-espiritual y anti-aristocrática.

                     …………………………………………………………

Hace poco leíamos un artículo interesante del autor tradicionalista guenoniano francés, y experto en simbolismo y Masonería, Jean Tourniac. El título del artículo era “La Tradición Primordial” y venía a decir que, espiritualmente hablando, la tradición indo-aria sería la primera gran manifestación de la “Religio perennis” en este Kali-Yuga y, por lo tanto, la más pura. Hasta aquí, estamos completamente de acuerdo con él y no hay nada que objetar; pero en lo que no concordamos con él es en la afirmación que hace de que el islamismo sería la última gran revelación tradicional y, por lo tanto, la que, espiritualmente hablando de nuevo, acabaría cerrando el presente y disolutorio ciclo. La última gran revelación tradicional y, por lo tanto, la que cierra el ciclo, para nuestro entender, es el cristianismo; al menos, el cristianismo en su versión gnóstica y sapiencial. Cristo -y no un “obseso de Dios”, como calificaba de manera despectiva Evola a la corriente judaica del “profetismo”, corriente deletérea en extremo cuyo último representante tranquilamente podría ser el Mahoma de marras-, Cristo, repetimos nuevamente, es el Alfa y el Omega no sólo del Kali-Yuga, sino de todo el Manvantara. Héroe Universal de todos los Ciclos Humanos Cristo recapitula y sintetiza en su persona todos los mitos y símbolos de la Tradición Primordial… de ahí que mientras algunos han encontrado puntos de conexión del criastianismo con la tradición egipcia, otros lo hayan hecho con la greco-romana, otros con la nórdico-germana, otros con la celta, etc. ¿Qué puntos de conexión hay entre el mahometanismo y las religiones de Misterios precristianas como para afirmar, como hace Jean Tourniac, que el Islam es la última gran revelación tradicional del Kali-Yuga y, por lo tanto, de todo el Manvantara…?

                        ………………………………………………………

 Evola en su monumental “Revuelta contra el mundo moderno” ya señaló que es indiscutible que, por débiles que fueran, los lazos del hebraísmo con la Tradición Primordial fueron evidentes: el mito de Melquisedek (El Rey del Mundo), el mito del Jardín del Edén (Hiperbórea), el de los Elohim, los hijos de los dioses (los hiperbóreos), el Diluvio Universal, la catástrofe que acabó con la civilización atlante, el simbolismo de la Torre de Babel, la lucha de Jacob con el ángel, etc. Pero la llegada del profetismo supuso la ruptura definitiva del hebraísmo con la Tradición Primordial y trajo consigo un tipo de espiritualidad completamente deletérea, enfermiza, fanática y telúrica, con rasgos plebeyizantes y antiaristocráticos. El triunfo del profetismo supuso la sustitución, según Evola, del tipo viril y olímpico del vidente por el de aquél que se convierte en esclavo de una fuerza o poder que no controla y que actúa desde el exterior. El carácter antitradicional de estos personajes queda perfectamente reflejado en el hecho de que sus “profecías” están plagadas de alusiones a lo social o al mundo material y fenoménico. Ni que decir tiene que, al contrario de otras doctrinas tradicionales como, por ejemplo, el hinduismo o el helenismo, el hebraísmo no conoció nunca ningún intento de restauración heroica…

 Pues -a lo que íbamos- el islamismo, al menos en su versión ortodoxa e integrista, es MÁS DE LO MISMO sólo que a un nivel más degradado y, por lo tanto, más temible. Y decimos a un nivel más degradado porque, mientras el profetismo judío es una religión al servicio exclusivo de una raza, mejor dicho, de una anti-raza como es la judía, el profetismo musulmán es una religión de masas e igualitarizante y, además -y esto es lo más peligroso-, con pretensiones globalizantes (nos resistimos a utilizar el término sacro e imperial de UNIVERSALIDAD, opuesto a todo tipo de colectivismo, sea islámico o de otro tipo). Si Europa históricamente se ha afirmado luchando contra el Islam, no comprendemos cómo puede haber personas dentro de nuestro entorno que apoyen e incluso comulguen con estos descerebrados y criminales supersticiosos.

 

                      ………………………………………………………

 

Según recientes estudios parece que el nacimiento de Cristo en 25 de Diciembre es más probable de lo que se solía pensar. Definitivamente se podrían echar por tierra las teorías de ciertos “neo-paganos” y de otros tantos racionalistas, de que la Iglesia usurpó el “Dies Natalis Sol Invictus” para imponer su credo sobre los anteriores cultos pre-cristianos. Un profesor hebreo de la Universidad de Jerusalén, lo ha establecido con precisión partiendo de los documentos de Qumrán (los famosos manuscritos esenios del Mar Muerto). Si Cristo nació un 25 de Diciembre, su concepción fue 9 meses antes, es decir, en 25 de Marzo, como celebra la Iglesia; sabemos por el Evangelio de San Lucas que Juan el Bautista había sido concebido 6 meses antes, cuya concepción celebran las Iglesias de Oriente en 25 de Septiembre. El profesor Talmon -el anteriormente citado profesor hebreo-, partiendo de los rollos de Qumrán, ha conseguido precisar en qué orden cronológico se sucedieron las 24 clases sacerdotales, a una de las cuales pertenecía Zacarías, el padre de Juan el Bautista. Se trata de la clase Abía, que prestaba servicio litúrgico en el Templo dos veces al año, una de las cuales era en la última semana de Septiembre; así pues es muy verosímil la tradición de los cristianos orientales que fija el anuncio del ángel a Zacarías entre el 23 y 25 de Septiembre. Como sabemos, en la Palestina de la época se celebraba antes la concepción que el mismo nacimiento del ser, al igual que en otras culturas como, por ejemplo, la hindo-aria (¿qué opinaría de esto la actual basura moderna que busca cualquier pretexto para abortar los primeros días, semanas e, incluso, meses del embarazo para intentar justificar tamaño crimen contra natura?).

Y si a lo dicho hasta ahora le añadimos los estudios de algunos autores que identifican la famosa estrella de Belén con la Estrella-guía de Sirio -considerada en el Egipto antiguo como el “Sol Espiritual”-, y que precede en el firmamento a la famosa constelación de Orión, y que, además, apareció al Este del mismo en torno a un 25 de Diciembre de hace aproximadamente dos milenios…? Otro dato interesante es que la estrella de Belén tradicionalmente se ha descrito como una estrella de 5 puntas; pues bien, así es como los egipcios representaban en sus jeroglíficos a la Estrella-guía de Sirio. ¿Casualidades?

 

Eduard Alcántara

eduard_alcantara@hotmail.com



El centro europeo de documentación e información
febrero 8, 2009, 11:16 am
Filed under: Cultura y pensamiento, Janus Montsalvat, Política y tradición

Resultado de imagen de carl schmittResultado de imagen de González Fernández de la Mora

Aquel gran intelectual tradicionalista y ex-ministro de Obras Públicas durante el franquismo, que fue González Fernández de la Mora -fallecido ya hace algunos años-, a principios de los años cincuenta, junto con otros miembros de la “Generación del 48” -de la que ya escribimos no hace mucho- colaboró en la creación de una especie de Internacional de Derecha Contrarrevolucionaria denominada “Centro Europeo de Documentación e Información”, bajo la presidencia del Príncipe Otto de Habsburgo; que por entonces, según parece, gozaba de las simpatías de algunos sectores del carlismo español e incluso del mismísimo Francisco Franco.

Dicho Centro se definía como “de carácter político al servicio de lo que se ha llamado el Orden Tradicional” (José Ignacio Escobar, Marqués de Valdeiglesias) y se oponía a las cuatro Internacionales que, según dicho Centro, tenían aprisionada a Europa: la Internacional marxista, la Internacional masónica, la Internacional liberal y capitalista y, finalmente, la Internacional demócrata-cristiana que era comparada a Judas el traidor. Este Centro celebraba una reunión anual en el Monasterio de El Escorial a la que asistían personalidades de Derecha contrarrevolucionaria de toda Europa. Otro dato curioso es que uno de los “padres espirituales” de esta nueva Idea Europea era nada más ni nada menos que el gran jurista alemán y representante de la Revolución Conservadora Carl Schmitt; el cual también fue considerado como uno de los grandes inspiradores del III Reich. Carl Schmitt fue recibido en la España de Franco en 1962 con todos los honores y condecorado por el Instituto de Estudios Políticos del Movimiento -entonces dirigido por un falangista aspirante luego a demócrata llamado Manuel Fraga- considerándolo también como uno de los padres espirituales del Estado del 18 de Julio, además de cómo uno de los más grandes pensadores de la Europa contemporánea. Carl Schmitt , en su discurso en el Instituto ante la flor y la nata del franquismo, comparó a España con una especie de oasis en medio del desierto… ¡Quién lo diría hoy!.

A volandas de lo que acabamos de explicar sería bueno reflexionar sobre hasta qué punto desconocemos la historia de nuestra España más reciente y ello no sólo por culpa de una escoria democrático-progresista muy interesada en aborregarnos e idiotizarnos con sus anti-valores, sino también por culpa de tanto pseudo-revolucionario y plebeyizante que corretea por nuestros ambientes inflándonos la cabeza con sus ideales telúricos y economicistas para luego cambiarse de chaqueta -después de hacer mucho ruido- y acabar en el PP o en otros sitios peores. Ejemplos conocemos a montones. Estos pseudos-revolucionarios buscan con denuedo, a menudo, acrecentar su fama “revolucionaria” a costa de denigrar y menospreciar la obra mayúscula que nos dejó nuestro extenso elenco de pensadores tradicionalistas.

En otro orden e cosas, sería interesante saber si, teniendo en cuenta que dicho Centro empezó a funcionar a principios de los ´50 -en la época que apareció el monumental “Los Hombres y las Ruinas”-, Julius Evola tuvo algún tipo de contacto o de relación con ellos. No sería de extrañar teniendo en cuenta que Evola en esa obra se identifica con el monarquismo y la Derecha contrarrevolucionaria. Por otro lado, Fernández de la Mora era un hombre de una vastísima cultura que dominaba, además, varios idiomas como el italiano, francés, inglés, alemán y griego, además del latín. Su biblioteca particular pasaba de los veinte mil volúmenes… Tampoco sería de extrañar que hubiera conocido la obra, o parte de ella, de Evola.

Es imperdonable, por otro lado, esa especie de “censura” o de odio casi teológico que determinados “nacional-revolucionarios” tienen hacia todo lo que venga del tradicionalismo o de la Derecha contrarrevolucionaria y todo ello tiene la causa en su aberrante cosmovisión telúrico-ginecocrática, que más que luchar por traer un Nuevo Orden europeo, llevaría, con sus ideas demónicas, a Europa, de nuevo, a lo más hondo del precipicio. Un “nacional-revolucionario” se extasía con Ramiro Ledesma (bien, por otro lado, está), incluso por algún fantoche criminal de la extrema izquierda “políticamente correcto” como Che Guevara, Lenin, Fidel Castro, etc., pero publicar y/o dar a conocer obras de tradicionalistas como Donoso Cortés, Vázquez de Mella, Jaime Balmes, etc., es poco menos que un crimen imperdonable para esta gente cuya “alternativa” al Sistema a penas excede del nivel de lo meramete socioeconómico.

 

Joan Montcau



Nuevo texto para una ceremonia de Matrimonio
febrero 1, 2009, 6:39 pm
Filed under: Janus Montsalvat, Textos para ceremonias

Resultado de imagen de matrimonio

Y en los remotos tiempos el Principio Masculino y el Principio Femenino eran Uno sólo. Uno sólo incorruptible, imperecedero y eterno. Fuente de Luz y Luz en sí mismo.
Pero el Uno sólo fue relajándose en su tensión interior y perdiendo, paulatinamente, su Luz y su Sabiduría. La Luz fue tornándose oscuridad. Su unidad se empezó a resquebrajar y el Uno sólo dejó de serlo y se escindió en dos. De la unidad se pasó a la dualidad. De la unidad se pasó a la división y, así, los Principios Masculino y Femenino se desgajaron e iniciaron su devenir en el mundo por separado.
Del primigenio ser que, en los remotos tiempos, contenía ambos principios surgieron dos seres. Surgió el hombre y surgió la mujer. Y el hombre y la mujer, desde entonces, siempre anhelaron restaurar la unidad perdida y volver a ser Uno sólo. Pero, mientras se está a la larga espera de que acontezca el retorno de la Edad Áurea -la Edad de Oro en la que la Luz volverá para imponerse a la oscuridad y se restablecerá la ansiada unidad-, mientras se está a la espera de que los dos vuelvan a ser Uno sólo, mientras tanto, el hombre y la mujer no cejarán en su empeño de recrear la unidad perdida fundiéndose en uno en el momento del abrazo íntimo.

Así, no nos conformemos en calibrar este enlace entre vuestro enlace si no es en su dimensión más profunda y sacra: en aquella dimensión que os hará posible, a ambos, el superar contratiempos y desencuentros, porque cualquier problema que pueda acaecer en vuestra cotidiana convivencia lo podréis minimizar de inmediato cuando lo comparéis con las causas tan profundas y trascendentes que provocaron vuestra recíproca atracción. Causas que hunden sus raíces en tan remotos tiempos y contra las que ninguna contingencia ni ningún arrebato tienen nada que decir.

¡Felicidades!

Eduard Alcántara


TEXTO PARA UNA CEREMONIA DE MATRIMONIO

 Hace unos meses se casó un camarada nuestro. Escribió el siguiente texto y el sacerdote oficiante se lo dejó leer en el transcurso de la ceremonia nupcial. Lo enviamos por si a algún camarada en trance de contraer matrimonio le pudiera servir de inspiración, guía o modelo.

En primer lugar os damos las gracias por vuestra asistencia y colaboración en esta ceremonia sagrada. Como dijo un ilustre español: “escuetamente gracias, como corresponde al laconismo militar de nuestro estilo”. Ahora, y con el permiso del Padre, voy a leer unas pocas líneas que yo mismo he escrito para esta ocasión:

La misión trascendente y sagrada del matrimonio es, principalmente, la de fundar una familia. En todo orden Tradicional la familia ha sido la célula básica de la sociedad. En una civilización en ruinas como la presente, dominada por las fuerzas de lo bajo, la familia quizás sea la única manera de mantenerse en pie ante la ola de decadencia, descomposición y pérdida absoluta de valores que nos rodea, puesto que ella es el núcleo que simboliza la salvaguarda de lo permanente. Tiene que ser como una GUARDIA DE HIERRO para tiempos de crisis como los actuales.

Tras las tinieblas de un mundo carcomido y en proceso de putrefacción total, ya se vislumbra en el horizonte el brillo dorado de una nueva edad de los héroes que pugna por nacer, al igual que la oscuridad de la noche sucumbe ante el renacimiento del Sol Invicto.

Nuestro Señor Jesucristo, sol de justicia, luz del norte y héroe universal de todos los ciclos humanos, con su verbo incomparable y su muerte triunfal alumbró toda una concepción del mundo viril y aristocrática: “esforzaos a entrar por la puerta angosta, porque os aseguro que muchos buscarán cómo entrar y no podrán”. Así sea.

 

Eduard Alcántara

eduard_alcantara@hotmail.com



El Dalai Lama en Barcelona
febrero 1, 2009, 6:38 pm
Filed under: Janus Montsalvat, Religiones

Resultado de imagen de Dalai Lama

Si nos repugna el caos desastroso en el que se encuentra el catolicismo romano -sobre todo tras el claudicante y nauseabundo Concilio Vaticano II (1962-65)-, si miramos el estado en el que se encuentra el budismo tibetano el panorama no es mucho mejor.

Decimos esto con respecto a las sandeces y banalidades “políticamente correctas” que nos soltó su presunto gran representante el Dalai Lama paródico, en su última visita y conferencia en Barcelona ante un auditorio plagado de progres, separatistas, ecologistas afeminados y mujerzuelas con una visión hippy o “new age” del budismo… Claro, es la imagen deletérea que del budismo se tiene en este Occidente crepuscular y con un nivel de desacralización y de salvajismo que ni siquiera la plebe de África sería capaz de superar.

El Dalai Lama de risa nos repitió el típico discurso del Sistema que, por otra parte, también nos repite hasta la saciedad como una cotorra la Gran Prostituta romana (el Papa)… que si democracia, que si derechos humanos, que si separación entre
Estado y Religión -léase laicismo- cuando precisamente en toda sociedad auténticamente tradicional, el Estado así como cualquier acto de nuestra vida terrena -política, economía, deporte, arte, etc.- han de estar al servicio de la espiritualidad y de la religión (en su verdadera acepción de ésta, del latín re-ligare, es decir, unir lo divino con lo humano), que si pacifismo bovino y burgués (nada que ver con la “pax triunfalis” de la romanidad clásica), bla, bla, bla… Verdaderamente deleznable.

Está claro que al Dalai Lama su contacto con la modernidad desde que se exilió del Tibet le han convertido en una auténtica piltrafa y en una negación absoluta de la visión del mundo del Príncipe Buda “El Despertado”. El presunto Dalai Lama de risa más que despertarse lo que ha hecho es dormirse sobre un montón de basura maloliente -la modernidad-.

Pero lo que más nos removió el estómago fue la imagen del baboso de Carod-Rovira saludando con una efusividad y devoción casi perrunas al Dalai de marras. Suponemos que para sus adentros -nos referimos al separatista y a todos los que comulgan con su antiespañolismo-, identifican la invasión y represión que el pueblo tibetano sufre por parte del comunismo chino con la presunta situación en la que se encuentra Cataluña, supuestamente invadida y reprimida por los españoles. Y es que sus cerebros andrajosos no dan para mucho más.

Claro que otro tanto podríamos decir de la ralea que se dice cristiana y luego apoya a ETA, a la creación de un risible y carcajeante “Estat Català”, a la homosexualidad, al aborto, etc. A toda esta inmensa masa de imbéciles y de degenerados de toda laya, prepotentes, ensoberbecidos y complacientes, en definitiva, con su propia inmundicia, les espera, al decir del Apocalipsis de San Juan, la Muerte y les espera el Hades, es decir, la “segunda muerte” (después de la física) de la que hablan todas las tradiciones auténticamente espirituales: el lago de fuego donde van a parar las almas en pena que en vida no han
sabido despegarse en mayor o menor medida del mundo de lo ilusorio y de la mentira.

La democracia y el humanitarismo no tienen cabida en el más allá, sólo la Autoridad, la Totalidad, el Orden y la Jerarquía, valores todos ellos que horrorizan a este Occidente diabólico e igualitario. Leamos pues los textos sagrados de todas las tradiciones (antes de parlotear y de opinar histéricamente hay que leer, ¡imbéciles!) buscando siempre su valor simbólico y esotérico y dejemos de lado las sandeces del Dalai Lama paródico, de la Gran Prostituta Vaticana o de cualquier politicastro de turno o gilipollas pseudo-espiritualista pues, todos ellos sin excepción, están al servicio de las Fuerzas del Caos y de la Desintegración diabólicas y su fin en este mundo es el de desviar y desequilibrar a las multitudes.

En cuanto a los mamarrachos modernos que se las dan de “budistas” y que tienen de esa doctrina una visión telúrica y ginecocrática, les aconsejaríamos la lectura del gran libro de Evola “La doctrina del Despertar” donde nos expone cual era la naturaleza del budismo primigenio antes de plebeyizarse y, sobre todo, la personalidad completamente aristocrática y antidemocrática de Buda.

Suponemos que más de un pacifista pseudo-budista se caería de culo cuando leyera las citas de Buda contra el “vil vulgo” al que comparaba con la basura. La imagen de un Buda o un Cristo “políticamente correctos” sólo caben en mentes enfermas o en seres verdaderamente malditos. Por otro lado, Cristo -y esto lo decimos para toda esa lacra de los “cristianos de base”,
demócrata-cristianos, curitas progres y demás carroña- comparaba a la masa, a la plebe, con una piara de cerdos a los que no se les podía -no valía la pena, vamos- enseñar la auténtica doctrina.

Éstos prefieren adorar a un falso Cristo humanitario e igualitario y no al Cristo viril y aristocrático que había venido para traer “fuego, guerra y espada”, que hablaba de la “violencia que hay en el reino de los cielos” o el que iba a dirigir a las naciones (Imperium sacro) con “cayado de hierro” (Apocalipsis de San Juan).

Precisamente “el hierro” del que habla el cristianismo primigenio y solar hacía referencia, simbólicamente, al metal que representa la dureza, el temple y la inflexibilidad, cualidades todas ellas que buscaríamos en vano en el mundo moderno y en sus gentecillas putrefactas. Sólo hay dos Vias a seguir, la cosmovisión tradicional -mito verdaderamente movilizador para
toda auténtica Revolución que se precie- o la Modernidad con todos sus anti-valores y pseudo-doctrinas, anti-mítica y progresista por esencia.

IGNE NATURA RENOVATUR INTEGRA

Joan Montcau



Reflexiones sobre Cocacola
febrero 1, 2009, 6:17 pm
Filed under: Economía y consumo, Janus Montsalvat

 

 

 

 

 

 

Hace poco leímos un artículo muy interesante de Isidro-Juan Palacios sobre el simbolismo de las bebidas. En las civilizaciones tradicionales y pre-modernas, se crearon “bebidas de fuego”, es decir alcohólicas, ya que el ardor y embriaguez que producían se asimilaban al calor solar, a la potencia y calentor del Astro Rey. Bebidas como el vino, la cerveza, el vodka, etc. eran consideradas por estos pueblos que vivían la Tradición , bebidas sagradas.

Pero con la llegada de la modernidad, sobre todo en la etapa final del Kali-Yuga, la civilización moderna prototípica como es la americana ha inventado su propia bebida “sagrada”: la coca-cola, esta bebida satánica no sólo no produce ardor como las tradicionales, sino que ha de beberse contra mas fría mejor y además su color simboliza el de ese combustible fósil base de la actual economía planetaria -y sobre todo de la americana- y que está convirtiendo nuestro planeta en un inmenso y globalizado estercolero: el petróleo. Éste, en la última gran civilización que hubo en Occidente y que fue la Edad Media , era considerado como “aqua infernalis” (agua del infierno).

Así pues. esos dos símbolos que refleja esa bebida nauseabunda que es la coca-cola que son el “frío” y el “negro”, significarían, pues, la muerte de la primavera paradisíaca que existía en la Edad de Oro y por otro lado, la maldad. la oscuridad y el caos que acompañan en esta fase terminal del Kali-Yuga o Edad Oscura.

No deja de ser curioso cuanto menos de que los gobiernos occidentales por eso de “las afinidades electivas” de las que hablaba nuestro Maestro Julius Evola, hagan propaganda masivamente a favor de la Coca-cola y en contra de la bebidas de fuego con la excusa barata de que “destruyen nuestra juventud”. ¿No quedamos en que nuestros “maravillosos” jovencitos son el no va más, tan preparaditos ellos y tan “echaos pa’lante”? Que estos sean unos auténticos imbéciles incapaces de gobernarse a sí mismos, no es culpa de las bebidas sagradas, además ¿no dicen los textos sagrados que las cosas santas no hay que echarlas a los cerdos?. ¿Por qué no se habla de los destrozos que produce ese veneno negro en el organismo a un plazo más o menos largo?: diabetes debido a los altos contenidos de azúcar, descalcificación ósea sobre todo en los meses de verano debido a que la dependencia de la misma hace que cuando se tiene sed se beba en demasía en detrimento de otras bebidas naturales -agua, zumos, etc.- y que, por lo tanto, dejan a uno en permanente estado de deshidratación, embotamiento de los sentidos, afeminamiento, etc.

Los destrozos que el petróleo -agua infernal- hace en la naturaleza, violándola, degradándola y contaminándola, son parejos a los que la coca-cola hace en el organismo humano, es la ley de las analogías “lo que es arriba igual es abajo”, como decía el adagio hermético. La ciencia de los símbolos es tan precisa como las matemáticas o la geometría.

Un vaso de bebida “refrescante” ya sea aqua infernalis (coca-cola o pepsi-cola), o fanta o cualquier otra bebida antitradicional, equivale a un vaso de agua con TRECE CUCHARADAS DE AZÚCAR (lo ponemos con mayúsculas para resaltar lo criminal y bochornoso del asunto) añadidos al mismo. ¿Se imaginan por un momento los destrozos que tales cantidades de azúcar puede llegar a ocasionar al cuerpo humano y más si éste aún está en período de formación al tratarse de consumidores principalmente jóvenes?. Luego está el tema de los edulcorantes que son aún mas dañinos que la propia azúcar: el aspartamo, por ejemplo, es un edulcorante artificial que aparece en alguna de estas bebidas infernales “sin azúcar”, pero que es altamente cancerígeno…

 También está el tema de la lata de aluminio donde preferentemente se embotella hoy en día dichas bebidas: está casi demostrado -aunque por supuesto poco o nada se dice de ello- que el aluminio se filtra en la bebida debido al gas carbónico que éstas contienen y que a largo plazo podrían desembocar en graves enfermedades cerebrales como el Alzheimer o el Parkinson. Por todo esto nos causa mucha hilaridad cuando escuchamos las advertencias de ciertos carniceros de bata blanca -¿médicos?; ¿no era antaño la medicina auténtica, una ciencia sacertotal?- aconsejar a diestro y siniestro “no beber”… ¡A ver: no beber qué!, eso es lo que tendríamos que contestar a esos burócratas de la salud. ¿Por qué estos criminales sin escrúpulos no denuncian este tipo de bebidas infernales mucho mas destructivas que las bebidas de fuego?.

Ya lo decía Hipócrates “que tu alimento sea tu medicina” y no recurrir, o hacerlo mínimamente si no hay mas remedio, a esos burócratas fríos y desalmados que aún se atreven a jurar cínicamente un juramente en el que ni siquiera creen ni practican (¿cuantos medicuchos de hoy, tan modernos y tolerantes ellos, en día se oponen a las prácticas abortivas?).

Joan Montcau