Julius Evola. Septentrionis Lux


MUNDO MODERNO Y SABIDURÍA ANTIGUA, Arnaud Desjardins.
julio 11, 2021, 9:47 am
Filed under: Sin categoría
Mundo Moderno y Sabiduría Antigua Arnaud Desjardins| | - AliExpress

“El hombre moderno ha roto con ambas religaciones; la que lo unía con lo alto, porque ha hecho la experiencia de que es posible vivir prescindiendo de DIOS, y la que lo relacionaba con lo bajo, porque se ha alejado de la tierra… instalándose en el utopismo (las ideologías modernas y postmodernas). Quizás la mejor figura de este hombre sea la planta artificial. Ésta carece de raíces. No hacia lo alto, ya que ignora la luz del sol. No hacia lo bajo, ya que no recibe la humedad de la tierra.” (ALFREDO SÁENZ)

TITULO Y AUTOR: 

MUNDO MODERNO Y SABIDURÍA ANTIGUA, Arnaud Desjardins.

1 ¿Qué tipo de libro es? 

   Fundamentalmente un libro de crítica a la actual civilización (más bien parodia grotesca de la misma) que el autor inicia con el surgimiento del Humanismo, camuflado de “Renacimiento” (no precisamente en términos espirituales éste, como diría Evola desde un punto de vista tradicional el verdadero RENACIMIENTO fue el alto Medievo gibelino). Ya indicaron varios autores tradicionales algo muy característico de la subversión moderna, hoy tan actual pero que viene de centurias atrás como es el de la manipulación del lenguaje, la inversión diabólica del significado de las palabras… 

   En base a la Sabiduría Antigua y a la Tradición Sapiencial, el autor enumera y analiza las contradicciones intrínsecas de esta civilización, las amenazas que ella misma hace nacer y que cada vez son más numerosas, los graves peligros, materiales y psicológicos (no digamos espirituales) que corre la humanidad, la insatisfacción, la inquietud y la oposición creciente, el nivel de locura, necedad, imbecilidad y maldad generalizadas, todos “signos de estos tiempos” (donde cada vez más “el desierto crece y avanza…), “nos autorizan a poner en duda la solidez y el valor de los cimientos sobre los que los hombres hemos construido el mundo moderno” (A. Desjardins); aunque más justo sería decir CONSTRUIDO por los que realmente han conspirado contra la Tradición para preparar el advenimiento de un “mundo gobernado por personajes que no pueden ni imaginar aquellos cuyos ojos no penetran entre los bastidores”, como dijera un personaje nefasto y abiertamente antitradicional como era Benjamín Disraeli (judío, para más señas…) 

   Un poco a modo de simplificación, una de las características fundamentales de la Modernidad en general y de esta Edad Crepuscular en particular -y muy típico de los actuales sistemas demoplutocráticos-, es el de la charlatanería zafia, vacía e insustancial, el odio, la suciedad, el ruido, un activismo contra natura, enfermizo y envilecedor, la repugnancia por la estabilidad, la belleza, el orden, el culto del mero ESTAR sobre el SER, el predominio del PATHOS sobre el ETHOS, la pseudocivilización del Yo Egótico sobre la verdadera civilización del Sí Interior, la carencia absoluta de valores y de referentes verdaderamente elevados en un odioso mundo donde todo es relativo, sometido a duda y discutible; como decía José Antonio estamos ya inmersos en un mundo donde ya no existen entidades de valor permanente. El mismo Antonio Medrano distingue a aquellos en que sus “vidas” se limitan a un mero EXISTIR, es decir aquellos que viven completamente descentrados, sin principios ni valores ni referentes verdaderamente elevados; luego están aquellos que su vida -férrea, ardorosa y auténticamente vivida-, es un continuo INSISTIR, es decir vivir hacia dentro de uno mismo, en torno a un Centro espiritual y metafísico, con una Norma y Guía existenciales. Es la diferencia fundamental que hay entre el moderno subhumano democrático con respecto al Hombre de la Tradición, es la diferencia esencial que hay entre una Civilización del Estar y una Civilización del Ser: mientras aquella vive sobre arenas movedizas y sobre la Mentira, ésta última sobre la Verdad, sobre lo que es Eterno e Inmutable. MUNDO MODERNO O SABIDURÍA ANTIGUA. El Hombre de la Subversión o el Hombre de la Tradición, no hay más… 

   “Ser” es la palabra clave, y más en nuestros días donde en las sociedades se ha implantado un infernal sistema de vida puramente vegetativo o todo lo más, animalesco. Un mundo que renuncia al Ser y a la Sabiduría está fatalmente condenado a perecer bajo indescriptibles sufrimientos y destrucciones, es un mundo ya espiritualmente muerto y pronto los gusanos y las ratas devorarán ese cadáver: “Los hombres, en el mundo moderno, se arremolinan angustiados, como ratas en un laberinto de laboratorio” (N. G. Dávila). Las sociedades tradicionales se basaban en la certeza de que el verdadero sentido de la vida humana “en este mundo” se basaba en el Ser y no en el Tener, un camino preparatorio para el acceso a la Patria celeste o en otros casos, la conquista de la verdadera Inmortalidad. 

   Evidentemente es cierto que se necesita un mínimo de tener para poder ser. Ese tener puede ser material, intelectual o emocional: ropa, un hogar, alimento, amigos, camaradas, cónyuge, hijos, conocimientos, etc. Pero no hay que confundir lo que es necesario para poder desenvolverse en este mundo con lo que es verdaderamente fundamental y esencial. La verdadera Liberación (con mayúscula), al contrario de lo que proclama la chusma democrática y demoburguesa, no es cuando “más se tiene” sino cuando “más se es”, cuando uno consigue forjarse una verdadera personalidad en torno a una sagrada Visión del Mundo. “El mundo moderno no reconoce ninguna base metafísica; alardea, por el contrario, de haber hecho de la realidad aparente, la del hombre y la del universo, el suelo firme sobre el que ha edificado su civilización hoy vacilante” (A. Desjardins). La LEY DEL TENER y la LEY DEL SER, son las dos formas categóricas y paradigmáticas existenciales que separan espiritualmente a la subhumanidad de la verdadera humanidad; las “Dos Razas” -entendidas desde un punto de vista ontológico y metafísico-, tal como expusieron en uno de sus manifiestos allá por los años 60 del pasado siglo un interesante grupo de carácter neofascista y evoliano en Italia (Grupo los Dioscuros). 

   Formarse, leer constantemente, meditación y oración, Sabiduría Activa frente al activismo desenfrenado y diabólico de la Modernidad, montaña, deporte, unión de la Acción y de la Contemplación en una síntesis superior, estas son las formas de heroísmo que desde aquí invitamos a abrazar a todo aquel que existencial y espiritualmente se considere enemigo o esté al margen “de un mundo donde lo ideal es hacerse gregario” (Henry de Montherlant). CONOCER ES SER… 

   “Desde el momento en el cual el Hombre ha aparecido sobre la tierra en su forma actual, se han manifestado en él dos instintos profundos, dos almas, dos razas permanentemente en lucha entre sí en una guerra única cuyos opuestos objetivos tienen por nombre ESPÍRITU  y MATERIA, INTEGRACIÓN y DISOLUCIÓN. 

   “Dos instintos profundos, pero significando en realidad, una clara y luminosa vocación espiritual contrapuesta a un oscuro perderse de la forma y de las sensaciones; dos almas, pero una de ellas de origen divino y la otra tendiente a convertirse en subhumana; dos razas, pero una es la raza por excelencia puesto que el Espíritu tiende a unirse a la Materia en una armonía perfecta y la otra, la raza de la horda y del caos que brama ansiosamente por perderse en las dimensiones ilusorias del tiempo y del espacio”.

Los Dioscuros. Las Dos Razas, 1969 (¿?)

2.-  Resume su temática 

   En líneas generales una total negación de la Modernidad y de todos los pseudo-valores que de ella han emanado. Por contra, la Tradición Sapiencial es la Norma y el Eje, el germen imperecedero de todo lo sagrado, de todo el Universo manifestado -Macrocosmos y Microcosmos-, el fundamento de todas las tradiciones secundarias, el depósito Eterno de la Doctrina y del Conocimiento divinos, en una palabra, el Templo de la Verdad eterna e imperecedera, la IDEA siempre fresca y joven (nuestra verdadera Patria como dijo Evola). “La Primavera que por Cielo, Tierra y Mar se espera” en un mundo que se consume, llora y gime devorado por la Maldad y las Tinieblas. 

3.-  ¿Quién es su autor? 

   Arnaud Desjardins (18 de junio de 1925 – 10 de agosto de 2011) es uno de los primeros occidentales en descubrir y hacer descubrir, mediante documentales televisados, las grandes tradiciones espirituales ignoradas por los europeos: el hinduismo, el budismo (tibetano y zen) y el sufismo de Afganistán. Nacido en Francia dentro de la herejía protestante, su fuerte espiritualidad le hizo alejarse de la misma llegando a ingresar en un monasterio católico cisterciense. Más tarde se interesó por el Hinduismo y el Budismo. 

4 ¿Es parcial o imparcial en el tema que trata?

   Totalmente parcial. 

5.- Detalles de la edición 

  EDICIONES DE LA TABLA REDONDA, Editorial Sirio,1987. 

6.- Desacuerdos, anécdotas a su alrededor y relación personal con el mismo. 

   No lo conocía antes de leer este libro. Ciertos desacuerdos con el excesivo orientalismo del autor, muy en la línea de René Guénon. A este respecto ya Julius Evola en su “Cabalgar el Tigre” criticaba a los que en esta fase final del Kali-Yuga buscaban presuntos “paraísos espirituales” en Oriente: “el desierto avanza”,  y además a una velocidad cada vez más arrolladora y global. Además deja claro Evola que en cuanto a doctrinas espirituales y sapienciales, Occidente tampoco tiene nada que envidiar a Oriente. Por otro lado recalca que si la aberración moderna conquistó primeramente a Occidente para luego extender sus errores mundialmente, tampoco quiere decir que en un mañana más o menos próximo seamos los primeros en desembarazarnos de esa monstruosidad (aunque difícil lo vemos hoy en estos tiempos que corren…) 

7.- ¿Por qué lo elegiste para leer? 

   El título del libro de por sí ya es altamente sugestivo, y su temática aún más. 

8.- ¿Cuál es tu valoración del libro como tal?, ¿y su temática? 

   Altamente positivos ambos.

9.- ¿Para quién está enfocado este libro? 

   Para todo aquel que vea la Modernidad como una auténtica anomalía y subversión, una calamidad que nos ha conducido a la actual “Gran Parodia” (René Guénon), es decir a la ruptura con la Tradición y a la instauración de la civilización más enteramente materialista y titánico-demoníaca de la Historia. 

10.- A quién lo recomendarías? 

   A todo Hombre de la Tradición.

Joan Montcau