Julius Evola. Septentrionis Lux


FÉLIX, EL MAESTRO, EL HÉROE 
noviembre 27, 2019, 8:51 pm
Filed under: Ética y valores, Tradición

Imagen relacionada

FÉLIX, EL MAESTRO, EL HÉROE

 

“En cualquier caso, creo que la fusión de la actividad mental sobre todo la imaginativa con las experiencias directas, constituyen la base para poder no solo acercarnos a la comprensión de la realidad natural, sino también para poder describirla y, por tanto, hacer a todos partícipes de nuestra vivencia.”

 

Félix Rodríguez de la Fuente

 

“En las raras ocasiones en que los esfuerzos que vengo realizando en defensa de los animales salvajes han llegado a fatigarme, me ha bastado pensar que la Naturaleza pertenece a los niños para reanudar mi batalla encaminada a la conservación de la fauna”.

 

Félix Rodríguez de la Fuente

 

Dejó este mundo el mismo día en el que vino a él: un 14 de Marzo. Rara vez los Dioses conceden tal privilegio, aunque evidentemente no estamos hablando de un hombre común. Hablamos del gran Félix Rodríguez de la Fuente, Maestro y Héroe.

 

Decía el Maestro que la Revolución Neolítica sin duda trajo importantísimos avances al ser humano, pero como veremos más adelante también tuvo algunas contrapartidas negativas. Se denomina Revolución Neolítica a la primera transformación radical de la forma de vida de la humanidad, que pasa de ser nómada a sedentaria y de tener una economía recolectora, es decir de subsistencia (caza, pesca y recolección) a productora (agricultura y ganadería).

Es decir que en términos relacionados con la historia de la cultura, corresponde al paso del período Paleolítico (piedra tallada) al Neolítico (piedra nueva) y de ahí su nombre. Tal paso tan fundamental para la humanidad desde el punto vista religioso correspondería al mito bíblico de Caín y de Abel. Estos dos hermanos simbólicos y arquetípicos encarnaban en sí ambos tipos de civilización. El asesinato de Abel por su hermano Caín en términos ontológicos simbolizaría el triunfo del sedentarismo, y a la larga de la actual humanidad depredadora, desacralizadora, profana y profanadora, de la repugnante civilización (parodia más bien de la misma) burguesa e industrial. No es por casualidad que en alguna ocasión se haya calificado a la actual pseudo-civilización moderna como de “cainita”, y a los hombres-masa de la Modernidad como “los Hijos de Caín”; además se atribuye a Caín según el mito bíblico la fundación de la primera ciudad… Abel encarnaría la espiritualidad primordial, de los orígenes “in illo tempore”; por contra Caín encarnaba la dispersión espiritual propia del mundo de las ciudades y grandes urbes, a un ritmo cada vez más creciente a medida que avanza el Kali-Yuga. La exégesis tradicionalista por tanto ve en ese triunfo una verdadera involución desde el punto de vista metafísico.

 

Ahora bien, si la Revolución Neolítica trajo consigo indudables e importantes avances para el ser humano, no es menos cierto que éste último perdió la dimensión de la trascendencia, la visión sagrada de la Naturaleza y del Cosmos que caracterizaba al hombre del Paleolítico, la convicción de ser una parte de un Todo, de ser un Pequeño Cosmos dentro del Gran Cosmos. La mentalidad Neolítica en cierto modo y a la larga era la negación de todo ello; podríamos decir que la aberración moderna y su deletérea visión del mundo son como una especie de hijo bastardo de la misma. La Naturaleza ya no es respetada con devoción, puede ser violada, profanada sin ningún rubor ni cortapisa, cualquier atentado contra ella es justificable en aras de un “progreso” nadie a ciencia cierta sabe hacia dónde. La actual crisis ecológica es consecuencia directa de esa anómala y barbárica forma de pensar y concebir el mundo.

 

Nos venía a decir el Maestro Félix que el verdadero “progreso” de la humanidad, que una Verdadera Revolución sería aquella en la que, sin desechar los importantes logros y avances que sin duda vinieron con el Neolítico, el ser humano volviera a recuperar esa DIMENSIÓN DE LA TRASCENDENCIA y esa concepción sagrada del Cosmos, su respeto reverencial a la sacralidad y a la divinidad de la Naturaleza, a la GOTTELSWELTANSCHAUUNG (Visión Divina del Mundo), Patria ideal y Templo a la vez. Precisamente Félix nunca se cansó de criticar la vida urbana, el crecimiento ilimitado y la destrucción del medio ambiente.

 

Sin duda el Legado, la Obra, el Mensaje de Félix Rodríguez de la Fuente pertenece a lo mejor de la Tradición Primordial. Él consiguió en nuestra Patria que especies animales entonces amenazadas de extinción fueran protegidas por el Estado, muchas de dichas leyes de protección fueron modelo en la plutocrática y democrática Europa de entonces (tanto la capitalista como la comunista); leyes de protección de aves rapaces tanto diurnas como nocturnas, de las aves carroñeras, del lince, del ciervo, del lobo, nacieron gracias a su influencia e inspiración. También se lanzó a la defensa del oso ibérico, así como de zonas naturales como las dunas de El Saler, el Parque de Doñana, las Tablas de Daimiel y la laguna de Gallocanta. Su intervención fue decisiva para acabar con las odiosas Juntas de Extinción de Animales Dañinos y Protección a la Caza y se contó entre los impulsores del Fondo Mundial para la Naturaleza en nuestro Patria. Auspició la promulgación de Parques Naturales y Nacionales y logró la preservación por ley del halcón peregrino y del lobo como indicamos más arriba. De hecho según se dijo entre 1971 y 1974 en España se le consideró «el personaje más famoso después de Franco»…. Ni que decir tiene que la podrida democracia HEZ-pañola actual con un estadito corrupto, potencialmente criminal, atomizado y multifraccionado hasta la náusea, es una descomunal atrocidad contra la Naturaleza y la Fauna patrias. Las distintas y enloquecidas administraciones de ese estadito putrefacto se pasan por el forro cualquier ley protectora; a diario escuchamos y leemos la muerte de lobos, linces, halcones, zorros, etc a manos de canallas y de miserables sin escrúpulos, encima la mayoría de las veces gozando de amparo legal.

 

Félix Rodríguez de la Fuente fue uno de los activistas ecologistas más precoces en España, además del responsable de despertar la conciencia ecológica y el respeto a la naturaleza en buena parte de sus compatriotas, aunque sería un error si lo comparamos a los actuales ecologetas de risa que no sabrían distinguir un árbol de un arbusto. Él consiguió que cuando llegaran los viernes por la noche cientos de miles y de miles de los españoles de entonces se quedaran embobados ante el televisor -entonces no existía la inmunda telebasura de hoy- viendo las imágenes y oyendo la espléndida belleza narrativa del sobrio y castellano discurso de Félix en aquel inmortal programa que comenzaba con una melodía vibrante, viril, electrizante. Memorables sus programas dedicados al Lobo, al Lince, al Azor… “El Hombre y la Tierra” aún hoy, 40 años después, sigue siendo único en su género, una verdadera Poesía intemporal y en movimiento, un verdadero canto a la Belleza y al Arte que es (debería ser) la Naturaleza inviolada. Ya nos decía el gran Antonio Gaudí que el verdadero LIBRO por excelencia era el de la Naturaleza, obra divina y ante la cual los libros de los hombres apenas son pálidos reflejos.

FÉLIX RODRÍGUEZ DE LA FUENTE SIEMPRE PRESENTE!!!

 

FUERZA HONOR Y TRADICIÓN

 

Joan Montcau

 



SOBRE LA DEGRADACIÓN DE LA JUVENTUD
noviembre 14, 2019, 9:02 pm
Filed under: Ética y valores, Tradición

Resultado de imagen de dibujo juventudResultado de imagen de juventud degenerada

SOBRE LA DEGRADACIÓN DE LA JUVENTUD
“Una de las señales de decadencia de la actual sociedad está representada por el mito de los jóvenes, por la importancia acordada al problema de la juventud en simultaneidad con una especie de tácita desvalorización de todo aquello que “no es joven”. Se diría que hoy en día el pedagogo y el sociólogo tienen miedo de perder el contacto con los “jóvenes” y no se dan cuenta de que así ellos caen en un “infantilismo”. Es la juventud la que debería enseñarnos algo, la que nos tendría que indicar nuevos caminos (de esta manera se han incluso expresado los parlamentarios democristianos), mientras que aquellos que por la edad tienen una verdadera experiencia de la vida deberían apartarse, en una postura totalmente opuesta de aquello que siempre se ha pensado, incluso entre los pueblos primitivos”.
JULIUS EVOLA
   La manera más segura, además de intrínsecamente perversa de destruir una Patria y de disolver una sociedad, es precisamente lo que hace el Sistema, corromper y degenerar al hombre desde su más tierna infancia, vía directa con ello a un mundo de esclavos. La juventud sistematizada de la Modernidad Plutocrática está a medio camino entre infantilismo más grotesco y la senilidad más repulsiva. Como decía Salvador Dalí “la mayor desgracia de la juventud actual es ya no pertenecer a ella”. Los jóvenes de hoy totalmente ayunos de grandes referentes, de Mitos, de principios, de verdaderos valores formadores de una auténtica personalidad, y previamente envilecidos y endemoniados por la democracia prácticamente desde que alumbran al mundo tras salir del claustro materno, se acaban convirtiendo en los mejores agentes, ejecutores y sirvientes de los poderes tiránicos de la subversión mundial. La mayoría de estos jovenzuelos imbéciles y atontados que hoy se consideran y alardean constantemente de ser “revolucionarios”, desconocen los pobrecillos que lo que realmente hacen es bailar al son y al compás que el Sistema les marca, gentecilla miserable y descerebrada donde las haya; carne de psiquiátrico y de dolencias cerebrales y físicas varias en su inmensa y repulsiva mayoría, y ello a la vuelta de la esquina…
   Al fin y al cabo todos estos “revolucionarios” de postín, como decía Evola con el pasar de los años acabarán totalmente integrados en todos los aspectos en el Sistema (aunque sea por vía psiquiátrica…) convirtiéndose en meras nulidades más. Recordemos a los “revolucionarios” del Mayo-68 francés, luego transformados en su mayoría en felices padres de familia burguesa. Al fin y al cabo las acciones de toda esta gentuza son son meros parches para mantener un Sistema profundamente injusto y fundamentalmente inhumano como decía José Antonio.
   Como decía el Príncipe indo-ario Buda “al igual que la vela no puede arder sin fuego, el hombre no puede vivir sin vida espiritual”, y aquí está la clave de todas las destrucciones y disoluciones del mundo moderno y de todas las infernales pesudo-doctrinas que del mismo emanan e impone, y hoy en esta fase final de ciclo ya a nivel global. Frente Cultural y Espiritual para un nuevo renacer, no hay otra.
Joan Montcau


LIBROS: “JOSÉ ANTONIO, TESTIMONIO”
octubre 18, 2019, 11:26 pm
Filed under: Ética y valores, Metapolítica, Política y tradición, Tradición

Resultado de imagen de José Antonio, testimonio Doncel

LIBROS: “JOSÉ ANTONIO, TESTIMONIO”

 

PATRIOTISMO VIRIL Y EL HOMBRE DE RAZA FUGAZ

 

“No hay más remedio que aplicarse cada cual en lo suyo, a la dulce esclavitud del trabajo. Sea nuestra oración de todas las mañanas: TE OFREZCO, ESPAÑA, LA LABOR QUE VOY A HACER DURANTE EL DÍA, PARA QUE TE PONGAS EN CAMINO DE SER PERFECTA; YO NO REGATEARÉ FATIGA EN MI TAREA HASTA ACABARLA CON PERFECCIÓN. Si no hacemos eso, no lograremos nada. Todo lo que llegue nacerá traspasado de muerte con ese frío del telar en que duermen las lanzaderas”.

José Antonio Primo de Rivera, 15-XII-1930. “JOSÉ ANTONIO, TESTIMONIO”, Editorial Doncel 1969.

 

El entonces falangista Adriano Gómez Molina publicó con motivo del XXXIII Aniversario del Alzamiento Nacional la obra arriba señalada. Se trataba de un libro de escritos -algunos íntimos- y de discursos distribuidos por orden cronológico y recopilados por temas del Fundador de la Falange. La novedad de dicho libro es que en el mismo aparecen una serie de textos que en su día no se recogieron, vayan a saber ustedes porqué, en las “Obras (in)Completas” que el Régimen del 18 de Julio publicó desde la Victoria de 1939 a través de la Falange oficial y organizaciones adyacentes y/o dependientes de la misma (Sección Femenina principalmente). Ediciones del Movimiento a lo largo de los años 60 publicó al margen de las citadas “Obras”, varios libros de textos inéditos de José Antonio; pero no sería hasta el año 1976 cuando el Instituto de Estudios Políticos de un Movimiento ya más que esclerotizado y moribundo publicara a título póstumo las obras “más completas” (valga la redundancia) que hasta entonces se habían publicado de José Antonio, se trataban ya de dos gruesos tomos y no del tomo de poco más de 900 páginas que hasta entonces se habían publicado de forma tan reiterada. Pero aun así, seguían siendo “incompletas” ya que en las mismas no aparecían textos que aparecieron a posteriori o que fueron “oportunamente” orillados por considerarlos entonces demasiado “fascistas”: “Germanos contra bereberes”, “Cuaderno de notas de un estudiante europeo”, “Aristocracia y Aristofobia”, tampoco apareció el informe secreto que sobre la situación política española  José Antonio Primo de Rivera redactó e hizo llegar al gobierno italiano en el verano de 1935, etc… Es muy curioso constatar que estas nuevas Obras “Completas” de José Antonio aparecieron en pleno proceso de Tra(ns)ición, es decir cuando el ya carcomido y corroído Estado del 18 de Julio estaba en pleno proceso de desmoronamiento y de autodestrucción, con un Movimiento Nacional y un Gobierno en manos de pseudo-falangistas: Ignacio García, conocido ya como “El Sepulturero” (último jefe del Frente de Juventudes, último jefe del SEU, último Secretario General del Movimiento…) y el canalla del “puedo prometer y prometo”, Adolfito Suárez. Esto último nos permite entrar en otro tema…

El autor del libro, más bien el recopilador del mismo, en el prólogo reivindica el discurso “revolucionario” del José Antonio de 1935 frente al presunto discurso “derechista” o “conservador” del Mitin de la Comedia del 29 de Octubre de 1933. Evidentemente el José Antonio de 1935-36 estaba mucho más radicalizado, pero el Eje Fundamental, los valores y los principios no habían variado un ápice entre ambos discursos. Sin duda este entonces falangista radicalizado (Adriano Gómez Molina) y “abierto a la izquierda” es de los que se quedó con el discurso puramente economicista de la Falange, como tantos otros que en los años sesenta-setenta exaltaban y se quedaron con la parte puramente sindicalista y societaria de la Falange a la vez que rehuían de los aspectos claramente fascistas que de su doctrina emergían, construyendo así una Pseudofalange más histérica que histórica.

La deriva de este entonces “rabioso revolucionario” que hasta el Discurso de la Comedia le parecía “poco revolucionario” y “derechista”, fue el colmo de lo grotesco y de lo risible. Este personaje tan “revolucionario” fue de los que entre otros muchos “falangistas” (Martín Villa, Rosón, Sancho Rof, Torcuatito alias “El Murciélago”, el citado Ignacio García, Eduardo Navarro, etc), pasó al equipillo del Perjuro Adolfito Suárez durante la Tra(ns)ición. Adriano Gómez Molina ya desde joven ocupó puestos muy significativos en el organigrama de la Secretaría General del Movimiento, en donde una de sus responsabilidades más significativas fue nada menos que la de Director de la Academia Nacional de Mandos del Frente de Juventudes, de la que salían los conocidos Instructores elementales y titulados en profesores de F.E.N. (Formación del Espíritu Nacional) y Educación Física. Eran, por decirlo de alguna forma, los llamados a impartir a las futuras generaciones las esencias de lo joseantoniano; para luego acabar con las huestes del nefasto Suárez y su podrida UCD… Por cierto, según las malas lenguas su famoso (el de Suárez) “puedo prometer y prometo” lo cogió prestado de otro traidor “azul” hoy reconvertido en tertuliano telebasuril y que además presume de rabioso antifranquismo y antifascismo: Fernando Ónega. Éste en 1975 era nada menos que Jefe de Prensa de la Guardia de Franco, los que hasta entonces se presentaban como “los duros y los más puros” del Régimen y del Movimiento, en fin…

Evola en un famoso artículo que escribió en los últimos años de su vida, calificó al hombre moderno como “el hombre de Raza Fugaz”, es decir aquél que es incapaz de mantener los mismos principios, la misma concepción del mundo y de la vida, el mismo Eje Existencial a lo largo de toda su vida, ésta está presa de los vaivenes y de las corrientes que el mundo exterior nos depara sin poder mantener la solidez interior. Son seres volubles, cambiantes, como dice el popular refrán “se arriman al sol que más calienta”. Este tipo de hombres, así como el fenómeno hoy tan frecuente del “chaqueterismo”, son ya típicos de sociedades decadentes y ginecocráticas, sociedades de carácter materialista donde la cantidad prima sobre la calidad. También Evola evoca el principio de la “Impersonalidad Activa” para hacer frente a los procesos de destrucción que de la Modernidad emanan; no buscar reconocimientos ni recompensas, hacer lo que hay que hacer pero sin excentricidades ni grandilocuencias, frialdad y desapego ante un mundo que ya nada tiene que ver con nosotros, “laconismo militar de nuestro estilo” como decía José Antonio. Por ello el Maestro Romano comparaba al chulesco, presuntuoso y bocazas hombrecillo de la Modernidad con un crustáceo, aparentemente fuertes e indestructibles por fuera, enormemente frágiles por dentro…

Reivindicamos pues el Patriotismo viril, guerrero y de estirpe de la Falange Histórica, ello frente a las distintas y varias ‘deshechas’ e ‘izmierdas’ -que no son pocas en esta nacioncita venida a menos y de pesadilla, además de terreno de pasto del susodicho “Hombre de Raza Fugaz”-, y a cual más traidora, vil y repugnante.

 

FUERZA HONOR Y TRADICIÓN

 

Joan Montcau

 



BIBLIOTECA: R U B R I C A T U S 
octubre 11, 2019, 9:18 pm
Filed under: Ética y valores, Historia

Resultado de imagen de libros Rubricatus

BIBLIOTECA:

 

R U B R I C A T U S

 

Gran novela de la historiadora y arqueóloga Isabel GarcíaTrócoli, ella con el Río Llobregat (Rubricatus) y la fundación de Barcino por los romanos de fondo. La novela como hilo conductor se basa en un periodo de transición, una época de cambio, cuando una cultura -la Ibero/layetana-, decae y se solapa con la nueva -la Romana-; el Viejo Orden ya gastado y con sus virtualidades metafísicas y espirituales ya agotadas, es sustituido por un Nuevo Orden, como el “Árbol Seco” de las leyendas del Medievo que acaba reverdeciendo y recuperando su antiguo vigor y prestancia.

 

Y es aquí en donde entran en acción dos sagas familiares protagonistas de la novela: una romana y una layetana. Sucesión de tradiciones de carácter heroico y guerrero, con un idéntico ETHOS y cosmovisión. La acción se desarrolla en el año 13 antes de Cristo y retrata la fundación de la Barcelona romana, el antiguo Barkeno de los pueblos layetanos y que Roma lo transformará en Barcino, una especie de sub-sede de la sagrada ciudad de Roma, un centro menor -aunque no por ello carente de importancia- de la Tradición Primordial aunque subordinado a la divina Roma.

 

Los principales protagonistas de la novela son Cayo Celio, veterano centurión de las guerras cántabras que con sus compañeros de la Cuarta Macedónica reciben al Emperador Octavio Augusto en el puerto de la ibérica Barkeno, allá donde el Río Rubricatus (Llobregat) desemboca sus rojizas aguas. El motivo es la fundación de la colonia Barcino (Año 13 A.C.). Barkal, último noble y aristócrata layetano consciente de que su cultura está herida de muerte, sin renunciar por completo a ella vive al estilo romano con su hija Garza, fruto de una relación con una misteriosa hechicera celta. Lucio (nombre derivado de Lug, Dios solar de las artes y los oficios), hijo del centurión Cayo Celio y educado en ambas culturas, en su persona se sintetizan y armonizan ambas espiritualidades guerreras y aristocráticas, la layetana y la romana. Lucio ha tenido una venturosa vida de lucha y combate con las legiones en Egipto y Germania, vuelve a Barcino tras la muerte de su padre para reencontrarse con el amor de su vida: Garza. Durante su estancia en Barcino se ve obligado a luchar y a combatir a aquellos layetanos que se resisten a abandonar su cultura ya en decadencia y a aceptar el Nuevo Orden romano.

 

A lo largo de la novela aparecen montañas, zonas y lugares hoy muy conocidos, pero con los nombres que en su momento les dieron los romanos: la actual montaña de Montjuic era conocida como Mons Jovis, Montaña de Júpiter; aparte del nacimiento oficial e histórico de la ciudad de Barcino (Año 13 A.C.), está el nacimiento Metahistórico y Mítico cuando según la leyenda el divino Hércules tras el naufragio en una tormenta de la Barca Nona (Novena) en la costa de Barcelona, él y los suyos ascendieron por la colina y sobre su cima se decidió la fundación de la ciudad. Precisamente entorno a dicha montaña parece ser, aunque no está muy claro, que también estuvo el centro espiritual de los pueblos layetanos (al parecer los layetanos se extendían por las comarcas del Baix Llobregat, el Vallés tanto Oriental como Occidental, el Maresme y el Barcelonés, es posible que incluso llegaran a la comarca del Bages), dicho Centro recibiría el nombre de Laie o Laiesken, aunque otras teorías dicen que tal denominación no indicaría a una ciudad en sí sino a una “región” o pueblo, es decir a la totalidad de los pueblos layetanos…Otros nombres que aparecen a lo largo del libro son el Podium Aquilae, la actual montaña del Tibidabo; el Promontorium Heraklides, es decir la actual montaña de San Ramón o Montbaig; Ad Fines el actual Martorell donde aún se conservan restos del antiguo puente romano, etc, lugares todos ellos de irresistible encanto y que vale la pena visitar y patearlos a fondo…

 

A lo largo del sobrio y electrizante relato intrigas, ambiciones familiares y políticas, luchas personales, guerra y muertes, envidias, venganzas, amistad, camaradería, honor, Milicia, Culto a los Antepasados, etc. Muy buena novela en definitiva donde la autora no puede ocultar su fascinación y admiración hacia ambas culturas y tradiciones guerreras europeas que lucharon y convivieron en nuestro territorio patrio. En este estupendo libro se incluye además un mapa de la primitiva Barcino con sus nombres romanos y de la desembocadura del Rubricatus.

 

Joan Montcau

 



EL DIVORCIO Y LOS HIJOS
septiembre 29, 2019, 5:25 pm
Filed under: Ética y valores, eduard_alcantara@hotmail.com

Resultado de imagen de divorcio hijos

EL DIVORCIO Y LOS HIJOS

Seguramente una de las principales razones de los problemas psicológicos de todo tipo que aturden a nuestros infantes y adolescentes (y que, desgraciadamente, arrastrarán a lo largo de su existencia) tiene relación directa con ese total desbarajuste familiar que el mundo Occidental viene sufriendo desde hace décadas y que, por separaciones y/o divorcios, los dejan sin uno de los dos referentes paternos que deben tener para crecer psíquicamente y emocionalmente estables. (Dicho sea esto sin ningún ánimo de defender modelos de familiar burgués o, simplemente, paródicos.) La promiscuidad inherente al hombre-masa actual se refleja en esos cambios continuos de pareja con la que convivir; reflejo, a su vez, de la inestabilidad interior del hombre moderno que deja de valorar lo que valoraba hace un rato y que, a su vez, es presa de esa especie de consumismo por el cual se desea –al igual que adquirir otro coche u otra vivienda- tener una nueva pareja. A esto hay que añadir como causa de las separaciones matrimoniales ese egoísmo, provocado por el individualismo de la modernidad, que antepone, en el adulto, las querencias y los caprichos propios ante la responsabilidad de la crianza de la progenie en su entorno familiar natural. Todo esto mejor comprendido en el contexto de la hegemonía del ´hombre fugaz´ -que preveía Evola para la actual fase de decadencia (la del ´Quinto Estado´)- y que se caracteriza por la necesidad continua de cambio compulsivo (en este caso de pareja). Exculpamos, cómo no, a tanta gente adulta que es víctima, sin desearlo, de divorcios y separaciones que han sido promovidos o queridos por sus convulsas parejas. ¡Auténtica sangría, ésta, padecida por tantos niños que difícilmente podrán evitar el no arrastrar, a lo largo de sus vidas, alguna secuela!

Eduard Alcántara

eduard_alcantara@hotmail.com

 



REFLEXIONES ACERCA DE LA MORAL

Resultado de imagen de moral del pecadoResultado de imagen de fides romana

REFLEXIONES ACERCA DE LA MORAL

Vayan, a continuación, una serie de reflexiones que en torno al tema de la moral hemos vertido en debates diversos.

——————————————————–

El hedonismo es una de las manifestaciones del mundo moderno: materialista y que sólo conoce de lo ínfero e irracional y del plano sensitivo. Como ignora los planos de la Realidad Suprasensible y Trascendente engorda al máximo la única realidad que conoce: la material. De ahí esa concupiscencia desbordada y ese pansexualismo que lo impregna todo. La Tradición no queda, no obstante, encorsetada por dogmas sociales ni morales sino que prefiere la ética (del honor, del valor, de la fides,…). Bien es cierto que si ese corsé puede ahogar a una minoría apta para superar la condición meramente humana sí resulta necesario (dicho corsé) para la mayoría que no es capaz de autogobernarse y autocontrolarse.

—————————————————-

La gente conservadora (de mentalidad pequeñoburguesa) no se mueve más que por prohibiciones y dogmas que intentan poner barreras a su debilidad interior. Las religiones de nuestro entorno no conocen de la vía Iniciática, esto es, de la posibilidad real de transmutarse interiormente y llegar a ser dueños de uno mismo: de autodominarse, de descondicionarse con respecto a todo aquello que aliena y subyuga interiormente. Es por esto que dichas religiones pueden tener fieles muy creyentes pero débiles en su interior (al igual que lo son los no creyentes) a los que no se les permite, por ejemplo, el sexo casual y extramatrimonial. Si, por alguna circunstancia, se topan con él acaban esclavizándose al mismo como cualquiera otro de sus congéneres descreídos.

—————————————————

Ernesto Giménez Caballero reivindicó, en cierta ocasión, “la revolución de las vírgenes” en un mundo en el que el concepto de virginidad había ya caído en desuso y había, incluso, sido ridiculizado. Nunca criticaremos la no virginidad por cuestiones morales sino por cuestiones de orden más bien axiológico (emparentadas con la fidelidad) o de profilaxis social (estabilidad del matrimonio como basamento de cualquier comunidad que se precie).

—————————————————

Ante la ‘moral del pecado’ consustancial a las religiones de la Biblia el Mundo de la Tradición levantó la ética del honor.

La moral del musulmán no dista mucho de la del judío creyente o de la del judeocristiano. Las llamadas Religiones del Desierto beben de las mismas fuentes existenciales.

La moral sólo es válida para la masa que no es capaz de autogobernarse interiormente y necesita, por ello, de dogmas y reglamentaciones que no la dejen desbocarse. En la Tradición la minoría capaz de autodominarse no necesitaba de códigos morales prescriptivos y, además, éstos le podían suponer un obstáculo para forjar la transustanciación interna que necesita de un previo descondicionamiento total (también con respecto a la moral). Lo que puede, en un Orden Tradicional, estar prohibido para la masa no lo debe estar para la minoría espiritualmente apta.

La moral originaria está indisolublemente unida a la religión. Sin embargo en nuestro mundo laico existen otras morales de corte social; y hasta político (la moral del pensamiento único políticamente correcto).

La moral judeocristiana es la moral del sentimiento de culpa autoflagelante, masoquista, humillador y acomplejador que deriva del dogma antitradicional del pecado original. Alguien que se siente pecador y culpable jamás concebirá la idea de que en su seno anide una semilla de la Espiritualidad que es posible Despertar arribando, así, a su Transformación ontológica. A este ser humillado sólo le cabe creer en Dios y no aspirar a ser como Él o aún más que Él (a ser uno con el Principio Primero Eterno e Incondicionado que se halla en el origen y más allá del mundo manifestado). La Iniciación no se concibe en la mente de estos seres acomplejados.

 

Eduard Alcántara

eduard_alcantara@hotmail.com



RELACIONES HOMBRE/MUJER
septiembre 24, 2019, 10:24 am
Filed under: Ética y valores, Eduard Alcántara, Tradición

Resultado de imagen de mujer humilla hombreResultado de imagen de matrimonio romano

 

RELACIONES HOMBRE/MUJER

 Hace ya un tiempo que se ha pasado de ese moralismo pequeño-burgués, de puras apariencias (y de “guardar las formas” por el qué dirán) y es que heredero de toda una concepción judeocristiana del cuerpo/sexo como fuente de pecado y condenación eterna, se ha pasado, decíamos, al pansexualismo actual. Pansexualismo disolvente no sólo por su onmipresencia sino, también, por la deriva intrínseca que ha tomado la cuestión sexual hoy en día. La polaridad entre hombre y mujer ha ido perdiendo valencias: el hombre cada vez ha ido feminizándose más y la mujer masculinizándose al mismo tiempo. El hombre ha ido perdiendo sus atributos intrínsecos como los de la estabilidad emocional, la coherencia, un considerable autocontrol, la virilidad y la virtus (entendida como, parafraseándose a Evola, ´derechura de ánimo´) y en cambio ha entrado en mansedumbre en sus relaciones con la mujer (cede a todos sus caprichos y a sus cambios de humor repentinos e inconsistentes por temor al conflicto con ella). Paralelamente a esta feminización del hombre la mujer ha ido masculinizándose y perdiendo su dulzura, su coquetería (que ha derivado en provocación vulgar rayana con la condición de meretriz), su apego natural hacia el hogar y hacia el cuidado de los hijos. Así las cosas, la polaridad (la diferencia), repetimos, entre hombre y mujer se ha ido diluyendo y, consecuentemente, la atracción sexual entre ambos sexos ha ido disminuyendo …Ya sabemos que dos polos magnéticos se atraen si son de signo opuesto. El resultado de esto es la inapetencia sexual, son las disfunciones sexuales, es el aumento de la homosexualidad masculina y femenina o es el aumento, la proliferación y la exageración de prácticas anómalas (como el sadomasoquismo, el fetichismo,…) que buscan el potenciar una líbido que se halla alicaída por culpa de este parecerse, cada vez más, el hombre a la mujer.

Es propio del hombre no decaído el papel de dominador (como jefe natural -recuérdese su papel Tradicional de “pater” de familia) debido a su connatural estabilidad alrededor de la que encuentran asidero y serenidad la mujer y los hijos. Es propio de la mujer no caída querer sentirse dominada debido al carisma que la coherencia del hombre le supone. Es significativo observar cómo, actualmente, el hombre ha hecho dejadez de sus funciones y atributos naturales y al no ser ya dominador ha decepcionado a una mujer que al no encontrar en su pareja al hombre Tradicional ha usurpado el papel de éste y ha pasado de dominada a dominadora y no ha dudado, incluso, en ningunear y humillar a su pareja no sólo en privado sino hasta en público. En el ámbito íntimo (sexual) ha pasado de sumisa a dominátrix y el hombre de dominador a sumiso. La mujer caída ve en el hombre caído a alguien a quien puede manejar a antojo como si de una marioneta se tratase …le ha perdido el respeto y atenta continuamente contra su dignidad. No siente ninguna pasión por este individuo sin personalidad y manejable. Se ha visto defraudada por lo que siempre una mujer no decaída esperó del hombre. Debido a esta desilusión con mucha frecuencia lo abandona por otro hombre, a la espera (¡inútil espera!) de encontrar en otro al hombre de verdad que no encontraron en éste.

Eduard Alcántara

eduard_alcantara@hotmail.com