Julius Evola. Septentrionis Lux


Tradicion y modernidad
septiembre 6, 2009, 2:55 pm
Filed under: Janus Montsalvat, Tradición

Según el simbolismo astrológico, el Sol recibe su Luz de sí mismo, mientras que la Luna, al carecer de Luz propia, la toma del Sol. La Luz reina por la noche, cuando el Sol se ha puesto. Por lo tanto, la Luna representa o simboliza el eclipse, la noche, la oscuridad. No es de extrañar que todas las grandes civilizaciones de la humanidad hayan tomado como símbolo el Sol. Curiosamente el islamismo, religión fatalista y con pretensiones globalizadoras en esta fase final del Kali-Yuga o Edad de Hierro, tiene por símbolo la Luna…
 
   En esta etapa final del Kali-Yuga, que también podríamos denominar como Edad de la Luna, reinan por doquier la oscuridad, la confusión y el eclipse total como valores políticos dominantes. Simbólicamente, el Oeste (Occidente) ocupa el lugar del Este (Oriente); el nadir ocupa el del cénit. Se ha producido una inversión total. Lo que deberia estar en lo alto ha sido relegado abajo (la plebe domina sobre los sabios, guerreros o ascetas); lo que tendría que estar confinado en la oscuridad se halla a plena luz (la maldad y la imbecilidad están mejor vistas por las masas fanatizadas que la bondad o la humildad); lo que había de continuar débil se ha hecho fuerte (ahí está el culto actual a todo tipo de degradación, depravación o de minusvalía), en tanto lo que era fuerte se ha hecho débil hoy (las castas espirituales y aristocrático-guerreras). Tal es la inversión satánica que se ha producido en nuestros días.
 
   La Historia de la Humanidad es una lucha constante entre dos cosmovisiones: la solar y la lunar. Tradición y Modernidad son dos órdenes de la realidad totalmente irreconcialiables y antagónicos entre sí. Los valores de la Tradición tienen su antítesis en los anti-valores de la Modernidad o subversión anti-tradicional:
 
   

MUNDO TRADICIONAL (Valores)

-Estabilidad         

-Poder de uno sólo      

 -Soledad del poder (jerarquía, organicismo). 

-Poder conferido por una consagración (iniciación).                          

-Poder confirmado por el tiempo (sociedades estamentales. Castas).   

-Armas llevadas por una casta (aristocrático-guerrera)                      

-La Montaña que emerge de los mares (simbolismo de la Verticalidad sobre el Caos).                                                         

-Continuación de la Tradición (duración).                                         

-Verdad.

MODERNIDAD (Anti-valores)

-Inestabilidad

-Poder de todos (Era de las masas, Quinto Estado. Edad de los parias).

-Poder popular (plebeyismo, masificación).

-Poder conferido por votos (invasión de la sub- humanidad en la esfera de la política).

-Poder destruido por el tiempo (fin de las castas. Igualitarismo).

-Armas en manos de todos (Muy típico de Yanquilandia, civilización prototípica de la Modernidad. Lucha de clases).

-La Montaña hundida en los mares (simbolismo de la descomposición del Orden).

-La revolución permanente (eclipse).

-Mentira.

    Existe un lazo sutil entre el Hombre y la Tierra, entre las grandes leyes del cosmos y el Hombre (“como es arriba, es abajo”). Nuestra civilización perversa y suicida, con esa especie de fuga hacia delante que es la superstición del “progreso”, ha roto ese lazo: el “cordón dorado” de la Tradición que nos unía espiritualmente con nuestros antepasados ha sido abolido (individualmente, sólo la Iniciación puede restaurarlo aún en tiempos de caos generalizado). Otra nueva Edad de Oro despuntará, pero sólo después del final -catastrófico, sin duda- de esta Edad de Hierro-, del mismo modo que un hombre no puede renacer a una nueva vida sino después de la muerte.

SEMPER FIDELIS.

Anuncios

1 comentario so far
Deja un comentario

Me gustaría recordar a Akenatón, que intentó reestablecer el culto al sol en una sociedad corrompida por un clero meramente plutocratico. No soy un experto en tradición y espiritualidad, pero en mis lecturas creo haber entendido la radicalidad de la revolución que promulgó Akenatón en base al disco solar, como nexo natural entre la fuerza energética y creadora del sol (lo llamarían ahora científica) y su impronta espiritual en los hombres.

Comentario por Diego Urioste




Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: